Un debate mediatizado en un escenario sin precedentes: ¿adónde conduce la fragmentación?

A tres semanas de la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Francia, el martes tuvo lugar un debate histórico, en el que participaron los once candidatos. Durante casi cuatro horas los candidatos esgrimieron discursos, estrategias e ideas de cara a los retos de Francia para la siguiente legislatura: entre ellos, Europa, la estrategia antiterrorista, el modelo de estado, la corrupción, la inmigración.

En un contexto político europeo delicado, marcado por el inicio del Brexit, las elecciones francesas se dan en un escenario inédito: las encuestas indican una abstención del 34% y un porcentaje de indecisos, 36%, sin precedentes en la Francia moderna.

La crisis del bipartidismo francés ha dado lugar a un sistema altamente fragmentado que la friolera de 11 candidatos escenifica con claridad, y esto en un clima de incertidumbre y polarización: la izquierdista Nathalie Artaud, el antiamericano François Asselineau, el neogaullista Nicolas Dupont-Aignan, la euroescéptica Marine Le Pen o el anticapitalista Philippe Poutou.

Según un sondeo instantáneo realizado por BTMV, una de las cadenas organizadoras, los espectadores señalaron como ganador al candidato de izquierda de “Francia Insumisa”, Jean-Luc Mélenchon, seguido de Philippe Macron. A pesar que el sondeo de BTMV no reflejó intención de voto, otras encuestas apuntan constantemente a Macron y Le Pen como los candidatos que se enfrentarán en la segunda vuelta del 7 de mayo, en la que se perfila Macron como vencedor.

Sin embargo, el alto grado de fragmentación y el debate polarizado, unido al gran número de indecisos y la alta abstención, dificultan la previsibilidad de los sondeos y encuestas que se están llevando a cabo. Tendremos que esperar la llegada de las elecciones, y más precisamente de la segunda vuelta, para conocer al nuevo inquilino, o inquilina, del Elíseo.


Un último sondeo da como vencedor a Macron en primera y segunda vuelta

Tras el debate de los candidatos a la presidencia de la República se ha publicado un nuevo  sondeo sobre intención de voto para las elecciones que se celebran en un mes, el 23 de abril. Los resultados obtenidos divergen de los datos recogidos en febrero.

 

 

ENCUESTAS INTENCIÓN DE VOTO (1ªvuelta)
8 FEBRERO
22 FEBRERO
21 DE MARZO
Marine Le Pen
25,5 – 26% 27 – 28% 24,5%
François Fillon

17 – 18%

20 – 21%

17%

Emmanuel Macron

22 – 23,5%

17 – 18,5%

26%

Benoît Hamon
15 – 15,5% 12 – 13%

11,5%

Jean-Luc Melenchon
12 – 13% 12 – 13%

13,5%

 
ENCUESTAS INTENCIÓN DE VOTO (2ªvuelta)
8 FEBRERO
22 FEBRERO
21 DE MARZO
 

Le Pen vs. Fillon

 

 

44% vs. 56%

 

44% vs. 56%

46% vs. 54%*

Le Pen vs. Macron
 

37% vs. 63%

 

41% vs. 59%

36% vs. 64%**

*El 35% de los encuestados no desearon expresar su voto en esta opción.

**El 16% de los encuestados no desearon expresar su voto en esta opción.

¿Qué ha cambiado entre el 22 de febrero y el 21 de marzo?

  • Emmanuel Macron no sólo supera nuevamente a François Fillon en intención de voto, tras ganar 8 puntos en un mes, sino que también se coloca como favorito para ganar en la primera ronda, superando por primera vez a Le Pen. Cabe apuntar que Macron, según un sondeo realizado durante el debate presidencial, resultó el más convincente de los cinco candidatos con un 29% de aprobación.
  • Como ya se ha apuntado, Marine Le Pen deja de ser favorita para vencer en la primera vuelta, incluso rebajando su porcentaje de intención de voto por debajo de los datos extraídos a principios de febrero. Tampoco consiguió ser la más persuasiva en el debate, superada por Macron y Melenchon y empatada con Fillon consiguiendo ambos un 19% de aprobación de la audiencia.
  • Por su parte, François Fillon pierde los 3 puntos que había ganado el 22 de febrero y vuelve a quedar relegado a una tercera posición. Pese a que resistió el envite del debate -según los encuestados- los escándalos en torno a su persona no han dejado de agravarse con el transcurso de las semanas, haciendo mella en la confianza de la ciudadanía.
  • Jean-Luc Melenchon gana 0,5% respecto a los datos anteriores, además de haber sido el segundo candidato más decisivo en el debate presidencial con el beneplácito del 20% de los espectadores. Sumado a eso, la pérdida de 1,5 puntos de Benoît Hamon le colocan en cuarto lugar en la carrera hacia el Elíseo, relegando al candidato socialista a un quinto puesto histórico para el PS. Hamon, elegido por primarias, no convenció en un debate en el que solo recibió una aprobación del 11%.

A un mes de las elecciones, estos datos no parecen definitivos. El atentado perpetrado en Londres el 22 de marzo ha aumentado en hasta 9 puntos la intención de voto a la candidatura de Marine Le Pen –según recoge Bloomberg– , una consecuencia que puede resultar temporal o  que podría impulsar a la líder del Frente Nacional hacia una victoria en Francia.

¿Cuáles son las estimaciones para la segunda vuelta?

Ahora es el candidato del partido independiente En Marcha! el que lidera tanto la primera como la segunda vuelta, a la que pasaría con Le Pen según estos datos. Macron sigue siendo el dirigente más viable para vencer a la candidata del Frente Nacional, que también perdería frente a Fillon, pero con un margen más estrecho.

No obstante, cabe destacar que un 35% de los encuestados no desearon expresar su intención para una supuesta segunda vuelta de Le Pen contra Fillon, un porcentaje demasiado relevante como para no interpretar estas estimaciones con precaución.


El 22% de las Pymes contrata seguros con 2 o más compañías

Sigma Dos ha realizado un estudio junto a Liberty para analizar la cultura aseguradora de las Pymes españolas, qué siniestros les preocupan más y cuáles son sus necesidades principales a la hora de contratar y gestionar sus seguros.

La primera conclusión muestra que estas empresas cuentan con una alta confianza en su aseguradora y califican con un 8,2 sobre 10 su fiabilidad. El estudio muestra también que el 95,5% considera que es útil contar con un seguro en el negocio. De hecho, la totalidad de ellas (98,6%) cuenta con una póliza de seguro, principalmente relacionado con la RC (41,4%) y ya por detrás se encuentran los de MultirriesgoAccidentes y D&O. El 15% de estas empresas afirma que trabaja con 2 aseguradoras y el 7,5% llega a tener contratos con 3 o más compañías.

Rapidez, gestión y personalización

El informe destaca que las pequeñas y medianas empresas reclaman de sus aseguradoras principalmente que responda con rapidez cuando se solicita asistencia o información, que gestione adecuadamente los siniestros y que se adapte a su negocio y a sus necesidades.

En relación a la siniestralidad, el 45,2% de estas empresas asegura que en alguna ocasión ha tenido que hacer uso del seguro por algún tipo de siniestro. Entre los problemas más habituales se encuentran los robos (56,5%), accidentes (37,9%), averías mecánicas (11,2%), desastres naturales (7,3%) o los incendios (5,1%).

El 68% de los empresarios y autónomos reconocen que la principal razón por que contratan un seguro es porque es obligatorio. No obstante, el 58% admite preocupación por la repercusión económica de un siniestro y el 44% por su salud y la de sus empleados.

 

Fuente: Grupo Aseguranza


El PSOE volvería a ganar en Extremadura, pero perdería hasta tres escaños

El PSOE volvería a ganar las elecciones autonómicas en Extremadura. Cuando estamos llegando al ecuador de la legislatura que comenzó en 2015, el partido que lidera Guillermo Fernández Vara mantiene su primacía en la comunidad, según la encuesta realizada por Sigma Dos para HOY.

No obstante, los socialistas perderían casi un punto y medio de apoyo respecto al que obtuvieron hace dos años, y se quedarían en un 40,1% en la intención de voto. Esa bajada se traduciría en un descenso en el número de escaños que podrían pasar de los treinta que tiene hoy a una horquilla de entre 27 y 29.

El resultado más llamativo del sondeo realizado por Sigma Dos para HOY es la fuerte subida en la intención de voto de Ciudadanos. El partido de Albert Rivera, que hoy solo dispone de un escaño en la Asamblea de Extremadura, podría alcanzar entre cuatro y cinco y convertirse en una fuerza decisiva en una situación sin mayorías absolutas.

Su porcentaje de apoyo sube más de tres puntos. El respaldo a los otros dos partidos del mapa político extremeño, Partido Popular y Podemos, se queda prácticamente idéntico. El PP repetiría el resultado que obtuvo en 2015 con un 37% de los votos, pero podría perder hasta dos escaños de los 28 que tiene hoy.

Podemos se quedaría igual, con seis diputados en el Parlamento extremeño. El porcentaje de apoyos a la formación morada sube menos de un punto respecto a 2015.

El sondeo refleja, por tanto, un mapa político sin mayorías absolutas, pendiente de eventuales pactos entre los partidos. Sería, no obstante, el PSOE el que dispondría de más opciones de gobernar.

Fernández Vara le seguiría bastando el apoyo o la abstención de Podemos para conservar el gobierno (como sucedió en 2015), y en el caso de que Ciudadanos lograse hasta cinco diputados los socialistas podrían mirar hacia la derecha y recurrir a este partido para completar su mayoría.

En la encuesta también se aprecia que Izquierda Unida, que en 2015 se quedó fuera del parlamento por poco (obtuvo un 4,2%), perdería ahora casi todos los apoyos (1,6%). Hay que tener en cuenta que en las elecciones autonómicas de 2015 Podemos e Izquierda Unida se presentaron por separado. Fue en las Generales de 2016 cuando concurrieron en coalición.

 

Sánchez obtiene el doble de apoyo que López y Díaz entre los votantes socialistas extremeños

El PSOE volvería a ganar en Extremadura, pero perdería hasta tres escaños

Guillermo Fernández Vara o Pedro Sánchez mejor que Susana Díaz o Patxi López. Los votantes socialistas extremeños preferirían a los primeros como futuro secretario general del PSOE antes que a la política andaluza o el vasco. El sondeo realizado por Sigma Dos para HOY preguntó a los encuestados su opinión sobre los candidatos a ocupar la máxima responsabilidad del PSOE.

 

Además del nombre de los tres oficiales se añadió el nombre de Guillermo Fernández Vara, un político que ha tenido una activa participación en la crisis socialista que dio lugar a la dimisión de Pedro Sánchez y abrió una etapa de incertidumbre en las filas socialistas que todavía no se ha cerrado.

Pues bien, la opinión es muy diferente entre la ciudadanía general y aquellos que dicen haber votado al PSOE. Cuando se pregunta quién cree que desempeñaría mejor el cargo, el 46,9% de los extremeños afirma que Fernández Vara lo haría bien o muy bien.

 

En segundo lugar quedaría Susana Díaz, que recibe la opinión favorable del 34,5% de los encuestados. El tercero, con un apoyo similar es Patxi López, con el 34% y el último lugar lo ocupa Pedro Sánchez, con el 29%. Fernández Vara es además el que recibe menos opiniones negativas entre el conjunto de la población.

 

A la pregunta de quién prefiere usted que sea el secretario general, la mayoría sigue decantándose por Fernández Vara (a pesar de que no compite). Le sigue en apoyos Pedro Sánchez con algo menos del 20% (19,8%), Susana Díaz (17,3%) y Patxi López (13,9%). Son las mujeres y los votantes de 45 a 64 años los que muestran una preferencia más acusada por Fernández Vara.

Sin embargo, cuando se analiza la opinión de los votantes socialistas –no la de los militantes, que son al fin y al cabo los que podrán votar en las primarias–, las opiniones varían. Entre quienes dicen haber votado al PSOE se produce prácticamente un empate en las preferencias, que se reparten entre Fernández Vara (30,8%) y Pedro Sánchez (31%).

 

Para los votantes socialistas extremeños la peor candidata es Susana Díaz, que con un 14% de apoyos se queda incluso detrás de Patxi López (15,7%). Quienes dan un apoyo rotundo a Pedro Sánchez son los votantes de Podemos. Nada menos que el 52% dicen que sería su preferido como secretario general. El candidato que menos gusta a quienes votan Podemos es Susana Díaz (6,9%).

 

Fuente: Diario Hoy

 

 


Rosa Díaz participa en la Jornada "Mujeres poderosas. Reflexiones en torno al poder femenino"

La Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC) organizó el 9 de marzo la jornada: “Mujeres poderosas. Reflexiones en torno al poder femenino”, en la que participaron mujeres líderes de ámbitos clave para avanzar en el progreso de las mujeres, como la educación, la política y la empresa.

En el encuentro intervinieron Imelda Rodríguez, Rectora de la UEMC; Silvia Clemente, Presidenta de las Cortes de Castilla y León; y Rosa Díaz, Directora General de Sigma Dos. También participaron José Luis Concepción Rodríguez, Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, y el periodista y analista político Antonio Naranjo. En el coloquio posterior, participó el Consejero de Educación de la Junta de Castilla y León, Fernando Rey. Todos ellos reiteraron su compromiso con la presencia de la mujer en ámbitos de poder.

La necesidad de alcanzar una sociedad verdaderamente igualitaria, eje del diálogo, fue el centro del documento Decálogo para impulsar y transformar la visibilidad del poder femenino, presentado por la UEMC, y en el que se compendian aportaciones de los participantes sobre aspectos como la igualdad efectiva entre mujeres y hombres, la educación o la conciliación laboral.

“La igualdad debe empezar por la educación desde temprana edad, y tenemos que cambiar la forma de ver la ambición de una mujer, que aún no está bien vista. En Sigma Dos la mitad más uno son mujeres”, destacó Rosa Díaz durante su intervención. La Directora General de Sigma Dos señaló que la ambición por llegar a puestos de responsabilidad y de poder, tanto en la empresa como en otros ámbitos, no está bien visto en las mujeres, algo que no ocurre en el caso de los hombres. Díaz también recalcó que ser una alta directiva es compatible con la maternidad y que la dicotomía que enfrenta responsabilidad y vida familiar es un tanto artificial. Puso como ejemplo su propio caso, describiendo la relación que mantiene con su hija: “El diálogo constante con los hijos ayuda a compensar el tiempo que no se les pueda dedicar en el día a día”, afirmó.

 


El 64% quiere a los imputados fuera de la política

 

Los españoles mantienen una elevada sensibilidad crítica ante la proliferación de casos de corrupción en los últimos años, coincidentes con la crisis económica. Esa circunstancia -según el CIS, sigue siendo el segundo problema más grave para los ciudadanos- explica los contundentes porcentajes que ofrece el sondeo de Sigma Dos para EL MUNDO cuando se pregunta a los encuestados por su valoración de la respuesta que han dado los tribunales a dos de los procedimientos de mayor relevancia pública: el caso Nóos y el de las tarjetas black de Cajamadrid.

Casi las dos terceras partes -el 64,4%- creen que los dirigentes políticos deben dimitir en cuanto son imputados en casos de corrupción, tal como pretendía Ciudadanos inicialmente en el pacto de investidura que suscribió con el PP, que de hecho apartó a la ex alcaldesa de Valencia Rita Barberá en cuanto alcanzó esa categoría procesal. De hacerse así, también el presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, tendría que abandonar.

El 23,3% de los ciudadanos opina en cambio que el momento de ser apartado del cargo tiene que esperar hasta que se dicte sentencia condenatoria, y sólo el 10,5% considera que los partidos deben forzar la salida de un dirigente imputado cuando concluya la instrucción de la causa y se ordene la apertura del juicio oral. Ésta es la posición que defiende con ciertas prevenciones el PP en su Código Ético y la que ha incluido Ciudadanos en su proposición de ley integral anticorrupción.

Los votantes a partidos de izquierda son especialmente duros al exigir que los cargos sean apartados en el momento de la imputación -así lo piden el 73,5% de los socialistas y el 82,2% de los de Podemos-. Aunque los porcentajes de esa respuesta son mayoritarios entre todos los electores, en el caso de los del PP están mucho más ajustados: el 40,2% de quienes votaron a Mariano Rajoy el 26-J piensa que debe esperarse a la condena firme.

 

En este sentido, no sorprende la abrumadora mayoría de encuestados que considera que la sentencia del caso Nóos ha sido demasiado blanda para sus principales protagonistas. El 85,9% de los encuestados por Sigma Dos lo dice respecto de Cristina de Borbón, que fue absuelta con todos los pronunciamientos favorables de los dos delitos fiscales de los que estaba acusada por la acción popular que ejercía Manos Limpias. Sólo un 11% ve adecuada su absolución.

El 87,6% afirma que los seis años y tres meses de cárcel que la Audiencia de Palma le impuso a Iñaki Urdangarin son un escaso castigo, y una cifra también muy elevada -el 76,1%- entiende que no es razonable que se le mantenga en libertad provisional hasta que el Supremo resuelva definitivamente el procedimiento. El tribunal ni siquiera consideró que procediera retirarle el pasaporte ya que se trata de un ciudadano que reside en Suiza. Apenas a un 21,7% de los encuestados le parece bien.

Por último, el 82,1% responde asimismo que es demasiado blanda la condena a ocho años de cárcel al socio de Urdangarin en Nóos, Diego Torres.

 

Una sentencia “blanda” para Rato y Blesa

Los ciudadanos preguntados por Sigma Dos para EL MUNDO tampoco están satisfechos del resultado del juicio por las tarjetas black opacas al Fisco de las que disfrutaron durante una década los consejeros de Cajamadrid para efectuar dispendios a su entera discreción. El 75,1% entiende la sentencia ha sido ‘demasiado blanda’ y sólo el 20,9% la ve ‘adecuada’. En el mismo sentido, las respuestas son inmisericordes para los dos ex presidentes de la entidad juzgados como responsables: en el caso de Miguel Blesa, condenado a seis años, el porcentaje de los que habrían esperado más castigo crece hasta el 77,1%, mientras que en el del ex vicepresidente Rodrigo Rato, sentenciado a cuatro y medio, quienes piensan que esa pena se queda demasiado corta es del 80,1%. Los encuestados que ven la condena ‘demasiado dura’ no llegan al 2%.

 

Fuente: El Mundo


Pedro Sánchez arrasa a Susana Díaz en la carrera por liderar el PSOE

El tiempo parece correr en contra de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. Ella y sus más próximos pensaban, tras el bochornoso Comité Federal en el que expulsaron a Pedro Sánchez (el 1 de octubre de 2016), que el paso de los meses consolidaría a Díaz como la opción más fuerte para dirigir el PSOE, mientras Sánchez se iría diluyendo, más fuera del Congreso y sin plataforma mediática alguna.

Sin embargo, cinco meses después de aquel Comité Federal y dos antes de las primarias del PSOE, un 75,7% de los votantes socialistas prefiere a Sánchez o al ex lehendakari Patxi López frente a un 18,6% que apuesta por Susana Díaz para liderar el PSOE. La diferencia entre el madrileño y la andaluza es abismal.

Por último, Susana Díaz, la supuesta favorita en las primarias, es la preferida por un pírrico 18,6%. Es decir, menos de uno de cada cinco votantes socialistas quiere que sea la secretaria general. El abismo que separa a Sánchez de Díaz es de más de 25 puntos.

Este resultado se produce cuando Díaz sigue midiendo sus tiempos y retrasando el anuncio de que se presentará a las primarias. El 11 de febrero se mostró con «ganas, fuerza e ilusión», pero no desveló si ya ha decidido someterse a las primarias del PSOE. El pasado sábado, en un gran acto en Sevilla, tampoco dio pistas. La mayoría de los que la apoyan, eso sí, dan por seguro que dará el paso.

 

Su tardanza está poniendo nerviosos a buena parte de quienes la quieren impulsar hacia Ferraz, especialmente fuera de Andalucía. Por eso, cada vez son más los que la urgen para que dé un paso adelante cuanto antes y no deje todo el espacio a Pedro Sánchez.

Mientras Díaz deshoja la margarita, Pedro Sánchez y Patxi López recorren España para explicar su proyecto y elaboran propuestas políticas, económicas y de modelo de partido con la participación de expertos. El ex líder socialista está congregando a miles de personas en sus mítines por toda España, incluida Andalucía, con un importante éxito de asistencia tanto en sus actos como en los de su equipo más próximo. El viernes inició una campaña de crowdfunding para financiar su proyecto con la que consiguió más de 50.000 euros en 48 horas.

El resultado de la encuesta de Sigma Dos es aún más significativo si lo comparamos con el sondeo realizado también para EL MUNDO en enero. En aquel momento, aún no se sabía que López iba a presentarse a liderar el PSOE y los encuestados sólo valoraron a Sánchez y a Díaz. Entonces, el 53,8% de los votantes socialistas prefería al ex diputado frente a un 34,7% que se decantaba por la presidenta andaluza. La irrupción de López hace que los dos bajen, pero perjudica más a Díaz, que cae 16 puntos. La diferencia que Sánchez sacó a Díaz en enero (19 puntos) se dispara hasta convertirse en una gran brecha de 25,3 puntos.

Eso sí: las primarias se deciden sólo entre los militantes, no entre votantes, así que los resultados de esta encuesta no tienen por qué parecerse al escrutinio de la consulta para elegir líder que se celebrará en mayo. Los 180.000 militantes socialistas tienen un grado de implicación mucho mayor en la vida diaria del partido. Y son más sensibles a las presiones de los aparatos regionales, provinciales y locales que, de forma mayoritaria, apoyarán a Díaz frente a Sánchez, que cuenta con muy pocos apoyos orgánicos. Casi todos los referentes históricos del partido -Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero o Alfredo Pérez Rubalcaba, entre otros- apoyan a Díaz. El pasado del PSOE está con ella.

Eso sí, los militantes tendrán muy en cuenta la opinión de la sociedad en general a la hora de decidir su voto y casi todos los sondeos reflejan que Sánchez es el preferido para los votantes socialistas.

Todo esto siempre en el caso de que la presidenta se presente, como aseguran de forma rotunda que hará casi todos los que la apoyan. Sin embargo, el camino parece estar poniéndose cada vez más cuesta arriba y los nervios, según diversas fuentes, afloran tanto en Sevilla como en muchas de las federaciones que quieren ver a Díaz en Ferraz.

Entre los votantes en general, el favorito es hoy también Pedro Sánchez. Hace sólo dos meses lo era Susana Díaz. En este caso, la diferencia es menor. El 31,3% de los españoles prefiere que el próximo secretario general del PSOE sea Sánchez; el 27,6% se decanta por Patxi López y un 25,4% por Susana Díaz.

La secretaria general del PSOE de Andalucía arrasa al ex líder entre los votantes del PP, que la prefieren en un 50,5% de los casos. Un 26% asegura que su apuesta es López y sólo un 6,9% de los votantes del PP apoya a Sánchez, que se ha convertido en la bestia negra de la derecha y del Partido Popular.

Entre los votantes de Unidos Podemos, Pedro Sánchez es el candidato favorito con una diferencia enorme. Un 62,1% de los más de cinco millones de personas que votaron la candidatura de Pablo Iglesias prefiere que el líder del PSOE sea Sánchez; un 27,6% elige a López y un ínfimo 4,7% escoge a la presidenta de la Junta de Andalucía.

Los votantes socialistas tienen una buena valoración tanto de Patxi López -le otorgan un 6,01 sobre 10- como de Pedro Sánchez (5,99), lo que supone un empate técnico. Sin embargo, los que aseguran votar al PSOE suspenden a Susana Díaz y sólo le dan un 4,79. Entre los votantes en general, el mejor valorado es López, con un 4,63; le sigue Sánchez, con un 4,28, y cierra la tabla la líder de los socialistas andaluces, con un 4,14. Díaz sólo aprueba entre los que votan al PP, que le dan un 5,2.

La encuesta que hoy publica EL MUNDO no es una excepción. Todos los sondeos de cierto tamaño difundidos por otros medios de comunicación reflejan que Sánchez es el secretario general favorito de los votantes del PSOE.

Sánchez es el líder del PSOE favorito para los hombres y para las mujeres, así como para los españoles que tienen entre 18 y 65 años. La sevillana sólo gana al madrileño entre los encuestados que superan la edad de jubilación. El 34,8% de los mayores de 65 años prefiere a Díaz frente a un 25,5% que elige a Sánchez.

El 70% cree que el congreso debería haber sido ya

La estrategia de los principales barones y de la Gestora del PSOE de retrasar el 39º Congreso Federal ocho meses, hasta junio, no es bien vista por los ciudadanos en general. Y peor aún por los votantes del PSOE. Casi el 70% de quienes se dicen votantes socialistas (el 69,6%) cree que el cónclave se debería haber celebrado antes. Sólo un 19,9% considera que el mes de junio es el momento adecuado para hacer el congreso, cuatro meses después que el PP, Podemos o Ciudadanos.

La Gestora consideraba que retrasar el congreso contribuiría a calmar los ánimos de la militancia, que tras el golpe contra Sánchez y la abstención estaban muy revueltos. Sin embargo, los nervios siguen crispados, como reconocen en la dirección del PSOE. Incluso más aún que hace unos meses, consideran algunas fuentes, porque muchos militantes creen que la Gestora está apoyando a la candidatura aún no explícita de Díaz, ha roto su neutralidad e intenta hacer un congreso a la medida de la andaluza, algo que Ferraz y el entorno de Díaz niegan con rotundidad.

 

Fuente: El Mundo


Albert Rivera persiste como el líder mejor valorado pero sólo Pablo Iglesias sube

Albert Rivera conserva su atractivo político a pesar de las vicisitudes del arranque de la legislatura y del apoyo de Ciudadanos al PP. Pero sólo Pablo Iglesias mejora su valoración, una vez que ha quedado claro que sus militantes prefieren su reinado en Podemos frente al de Íñigo Errejón. El líder de Ciudadanos es el político que mejor nota recibe, según el sondeo de Sigma Dos para EL MUNDO. Un 4,18 que le permite vencer ante el resto de dirigentes: Mariano Rajoy, Javier Fernández, presidente de la Gestora socialista, Pablo Iglesias y el coordinador de IU, Alberto Garzón. Ninguno de ellos alcanza el 4, pese a que la horquilla va del 1 al 10. Y menos Iglesias, la puntuación de todos (incluido Rivera) baja respecto a la encuesta de diciembre.

Rajoy pasa de un 4,34 a un 3,82; Fernández del 4,13 al 3,85; Rivera del 4,5 al 4,18 y Garzón del 3,94 al 3,76. La percepción de los españoles sobre el mal estado de la política española tiene también su reflejo en la evaluación de sus líderes. Sólo Iglesias mejora en dos meses: un 3,37 en diciembre y un 3,45 ahora. Apenas unas décimas y sin cosechar un éxito excesivo entre sus propios votantes que puntúan mejor a Garzón que a él. Para sus electores el líder de Podemos es merecedor de un 5,71 mientras que el coordinador de IU se le concede un 5,98. En todo caso es Rajoy quien más aplausos consigue entre los suyos que le premian con un 6,5 de valoración. El suspenso final es fruto de la baja evaluación de los electores de PSOE y Podemos.

Javier Fernández es concebido como un dirigente más equilibrado, que provoca menos rechazo. El reverso de la moneda es que ni siquiera desata la pasión de los suyos que no le dan ni un aprobado (4,81). De hecho le califican casi igual los votantes del PP (4,6) y los de Ciudadanos (4,7).

Rivera logra el apoyo de sus acólitos (6,09) y también una notable evaluación de los votantes del PP (5,1). Ni siquiera le castigan en exceso quienes respaldan al PSOE (3,9) o a Podemos (3,1). Estos últimos valoran peor al presidente de la Gestora socialista (2,52).

Tampoco los votantes del PSOE suspenden demasiado a Garzón (4,16). Fernández consigue ganarle por poco.

 

Fuente: El Mundo


Un año electoral crucial para Europa

Después de un convulso 2016, marcado por el Brexit, varios países comunitarios se darán cita en las urnas para decidir el gobierno de su país en los próximos meses. Los resultados pueden resultar cruciales para la Unión Europea.

El 15 de marzo, Holanda será el primero en celebrar unas elecciones en las que Geert Wilders, candidato del cuadro nacionalista Partido de la Libertad (PVV), es el favorito. Los sondeos pronostican un parlamento muy fragmentado. Wilders defiende la convocatoria de un referéndum para la salida de la UE y fuertes medidas de restricción a la inmigración. Sin embargo, es difícil que Wilders llegue al gobierno: su principal competidor, Mark Rutte del partido de centro-derecha VVD, está ganando apoyos tras endurecer su discurso contra los extranjeros. Además, todos los partidos parecen decididos a no pactar con Wilders, y en la fragmentada escena del parlamento holandés, las coaliciones son la regla.

El 23 de abril, se celebra en Francia la primera vuelta de las elecciones presidenciales. La victoria, según las encuestas de intención de voto, sería para Marine Le Pen. La dirigente del Frente Nacional es una convencida defensora de la salida del país galo de la Unión Europea y de establecer duras medidas contra los inmigrantes, a los que ha llegado a culpar  de los ataques terroristas sufridos por Francia.  La victoria de Le Pen no se ve tan clara en la segunda vuelta, que se celebrará en mayo, aunque los sondeos le dan un importante 44% de los apoyos.

El 4 de mayo es el turno de Reino Unido. Aunque, según las palabras de la Primera Ministra Theresa May, la desconexión con la Unión comenzará a finales de marzo, los resultados de las elecciones municipales podrían ser cruciales en el desarrollo del proceso y de los apoyos políticos para el “hard Brexit” que defiende May.

Otros países como Alemania, que irá a las urnas en septiembre, o Italia y Grecia, con un conflictivo panorama político -que augura elecciones anticipadas-, tienen partidos que postulan la ruptura con el  establishment europeísta.

La mayoría de los sondeos apunta a que la victoria de los partidos rupturistas con la UE no llegará, o que los resultados que obtengan serán insuficiente para alcanzar mayorías capaces de formar gobierno.  Sin embargo, el desafío continúa siendo el “efecto contagio”: que las posturas anticomunitarias puedan modificar las plataformas de los partidos tradicionales o influir en la agenda de los gobiernos.


Las encuestas francesas no reflejan un favorito indiscutible para ocupar la presidencia de la República.

 

 

ENCUESTAS INTENCIÓN DE VOTO (1ªvuelta)

8 FEBRERO

22 FEBRERO

VARIACIÓN

Marine Le Pen

25,5 – 26% 27 – 28%

+2

François Fillon

17 – 18% 20 – 21%

+3

Emmanuel Macron

22 – 23,5% 17 – 18,5%

-5

Benoît Hamon

15 – 15,5% 12 – 13%

-3

Jean-Luc Melenchon

12 – 13% 12 – 13%

0

 

ENCUESTAS INTENCIÓN DE VOTO (2ªvuelta)

8 FEBRERO

22 FEBRERO

VARIACIÓN

 

Le Pen vs. Fillon

 

44% vs. 56% 44% vs. 56%

0

Le Pen vs. Macron

37% vs. 63% 41% vs. 59%

4

Nuevos sondeos sobre intención de voto para las elecciones presidenciales francesas que se celebrarán el 23 de abril, han dado la vuelta a las estimaciones divulgadas a principios de mes.

¿Qué ha cambiado entre el 8 y el 22 de febrero?

  • Marine Le Pen continúa encabezando las encuestas de la primera vuelta. Sin embargo, en dos semanas ha conseguido aumentar sus valoraciones sobre intención de voto en dos puntos.
  • François Fillon, que el 8 de febrero se situaba tercero en las estimaciones, ha conseguido adelantar a su rival directo, Emmanuel Macron, que pierde cinco puntos en las encuestas. Fillon vio fuertemente afectada su popularidad a raíz del escándalo surgido en torno a las contrataciones de familiares, y desde entonces no conseguía adelantar al líder del independiente En Marcha!. Por su parte y según reflejan las encuestas, Macron se vería perjudicado por las acusaciones sobre la indefinición de su programa, además de por sus comentarios sobre la colonización francesa en Argelia.
  • Benoît Hamon, candidato elegido en primarias, lejos de mejorar las expectativas socialistas, ha perdido tres puntos en las encuestas y ahora empata con el líder de Francia Rebelde, Jean-Luc Melenchon.

¿Cuáles son las estimaciones para la segunda vuelta?

  • En las valoraciones sobre la segunda vuelta, Macron es otra vez el candidato más viable para vencer a Le Pen, pues la distancia entre esta y Fillon es mucho más estrecha. Sin embargo, la diferencia entre ambos es ahora 4 puntos más estrecha.

Con estos datos, aún no es posible determinar qué pasará en los próximos comicios franceses. Lo más probable es que Le Pen llegue a una segunda vuelta y, pese a las valoraciones para la derrota en una segunda vuelta, cuenta con una intención de voto bastante alta como para no considerar su llegada al Elíseo como una posibilidad.

 


La polarización americana en la era Trump

Cuando todavía no se ha cumplido un mes desde la investidura del 45º Presidente de los Estados Unidos, las encuestas sobre aprobación de gestión (job approval) de Donald Trump siguen reflejando la polarización de la sociedad americana en torno a su gobierno y persona.

Conviene recordar que tanto Trump como Hilary Clinton han sido los candidatos electorales menos apoyados por los votantes estadounidenses en toda la historia. Además, Trump es el presidente electo que menos aprobación ha suscitado desde que se hacen encuestas. La popularidad de Trump en los primeros días de su investidura era la mitad que la de su antecesor, Barack Obama, que superaba el 80% en 2009.

Tres semanas después de haber tomado posesión de su cargo, las encuestas más recientes muestran que un 41% de los ciudadanos apoya (fuertemente o de alguna manera) a Trump, mientras un 48% desaprueba al nuevo presidente.

Esta división se puede extrapolar a la opinión que tienen los votantes con respecto a las primeras medidas adoptadas por Trump, cargadas de polémica.

La construcción de un muro en la frontera mexicana

La construcción de un muro en la frontera sur con México era una acción anunciada en campaña. Según los sondeos de principios de febrero, esta decisión cuenta con el apoyo del 38% de la población, mientras que el 49% la desaprueba. Entre el sector que está a favor de esta iniciativa aparecen hombres y mayores de 45 años. Por el contrario, es más impopular entre las mujeres y los jóvenes menores de 45 años.

Como es de esperar, son los votantes demócratas los que más rechazan esta propuesta, casi en el mismo porcentaje,78%, de aprobación entre los votantes republicanos 77%.

Prohibición de entrada al país durante 90 días a personas procedentes de 7 países de población mayoritariamente musulmana

El 27 de enero Donald Trump firmó un decreto que vetaba la entrada a EEUU durante 90 días a personas procedentes de Siria, Irán, Irák, Sudán, Yemen y Somalia. Días después de ser aprobada, esta prohibición contaba con un 48% de apoyo, mientras que el 31% de los ciudadanos se posicionaban en contra. Con el paso de las jornadas, la acción de Trump ha perdido apoyo hasta el 45%.

Esta madrugada, la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de EEUU, que han valorado los argumentos del gobierno federal y de los estados demandantes, se han pronunciado con unanimidad a favor de mantener la suspensión del veto migratorio promulgado por Trump. La réplica del presidente ha llegado a través de Twitter, anunciando que apelará la decisión del Tribunal.

 

Resta por ver cómo reaccionan los estadounidenses durante los próximos días.


La socialdemocracia en Europa, ¿en crisis?

El pasado 29 enero, el Partido Socialista francés eligió como candidato al Elíseo a Benoît Hammon, lo que supone un giro a la izquierda (curiosamente, cuando la ultraderechista Lepen lidera los pronósticos) y representa una derrota del “aparato” del partido, representado por Manuel Valls. Sin embargo, los sondeos sitúan en quinto lugar al PS en las estimaciones sobre las elecciones presidenciales, que se celebrarán en abril, por lo que, de cumplirse ese pronóstico, no llegarían a una segunda vuelta. Un hecho llamativo, porque en 40 años los socialistas siempre han llegado a los comicios finales, salvo en 2002.

No obstante, la caída del PS francés no es un hecho aislado. Los partidos socialdemócratas europeos están atravesando una crisis y las encuestas no les auguran el papel crucial que jugaban hace unos años.

En el caso español, tal y como muestra el último estudio de Sigma Dos publicado por El Mundo a principios de enero, el PSOE habría sido superado por Unidos Podemos en intención de voto. La pérdida progresiva de votantes es una realidad desde hace varias legislaturas. Mientras que 1982 los socialistas alcanzaron su techo al lograr 202 diputados, en los últimos comicios de junio del año pasado se quedaron en 85.

Un caso similar le está sucediendo al SPD alemán. El primer partido socialdemócrata del mundo, con 150 años de historia, que diera dirigentes célebres como Willy Brandt, ha perdido la mitad de los votantes en menos de 20 años tras ser superados en varias elecciones regionalistas por Alternativa para Alemania, fundado en 2013. El país germano celebrará comicios el 24 de septiembre y los sondeos no reflejan la posibilidad de que el SPD pueda formar una alternativa de izquierdas frente al CDU de Merkel.

En Italia las expectativas no son mucho mejores para el Partido Democrático. Después de que Renzi tuviese que renunciar tras perder un referéndum crucial, las últimas encuestas publicadas, sitúan al Movimiento 5 Estrellas empatado con el PD y a ambos sin ninguna posibilidad sencilla de formar gobierno.

Sin embargo, el caso más extremo de pérdida de hegemonía socialista se vivió en Grecia, cuando el PASOK pasó de dominar entre el 35-45% de los votos a quedarse en apenas un 5% en 2012.

Las causas de esta crisis, según muchos análisis, podrían situarse en el debilitamiento del Estado de Bienestar por las políticas de austeridad que se aplicaron a raíz de la crisis económica y el cambio social impuesto por la globalización. Los partidos socialdemócratas no habrían sido capaces de ofrecer una alternativa económica real al neoliberalismo, y se habrían centrado en cuestiones identitarias y la defensa de las minorías. Una política con escasa incidencia en el reparto de la riqueza que, en época de crisis, cuando lo que está en juego es la exclusión social por motivos económicos, habría generado una pérdida del electorado y su división interna. Una segunda explicación apunta a antes de la crisis e indica que el reclamo clásico de los partidos socialdemócratas, la defensa del Estado del Bienestar, es compartida por un amplio número de partidos, incluidos los de centro derecha. El que se les haya “robado” la agenda social también habría debilitado su posición en relación a otras opciones.

En estos últimos meses se ha constatado que en los partidos donde los militantes eligen a sus líderes –PSOE, PS francés, Labours– cúpula y bases difieren, ratificando el distanciamiento que existe con el electorado.


El Partido Socialista francés se decanta por su ala izquierda

El pasado domingo 29 de enero, el Partido Socialista Francés celebró la segunda vuelta de sus primarias a las que llegaron los candidatos Manuel Valls, ex Primer Ministro del gobierno de Hollande; y Benoît Hamon, el aspirante situado ideológicamente más a la izquierda y el que ha sido elegido finalmente como candidato al Elíseo con un 60% de los votos.

Las propuestas de Hamon -derogación total de la reforma laboral, la asignación de un salario universal o la transición ecológica, entre otras- se han impuesto a la visión más conservadora de Valls en el proceso de primarias que ha registrado uno de los resultados de participación más bajos de la historia del partido.

Pese a la victoria de Hamon, los sondeos electorales publicados no vaticinan buenos resultados para el Partido Socialista en las próximas elecciones. Todo apunta a que Marine Le Pen (Frente Nacional) y François Fillon (Los Republicanos) pasarán a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales el 7 de mayo, con la posibilidad de que Emmanuel Macron (¡En marcha!) pueda alcanzarles. Más lejos y en cuarto lugar se situaría Jean-Luc Mélenchon (Francia Insumisa) con el apoyo del Partido Comunista, mientras que el PS queda relegado al quinto puesto en las encuestas.

No obstante, estos datos podrían variar debido a los últimos escándalos que está viviendo el país en torno al candidato François Fillon. El aspirante de Los Republicanos y su esposa están siendo interrogados por la policía gala debido a los supuestos empleos ficticios que habría realizado Penelope Fillon. Esta habría estado contratada por su marido durante ocho años cobrando dinero público.

Aunque François Fillon ha declarado que no piensa renunciar salvo que sea imputado, el candidato mejor situado para vencer a Le Pen ha perdido 16 puntos de popularidad desde que surgiese la noticia y actualmente más de la mitad de los franceses tienen una opinión negativa sobre él.


Los principales partidos rehacen sus equilibrios internos de aquí a verano

Tras un año marcado por la repetición de elecciones, los principales partidos políticos de nuestro país se preparan para rehacer sus equilibrios internos de cara a los próximos años, con sus respectivos congresos programados de aquí a verano.

El primer partido que celebrará un Congreso será Ciudadanos, que ha concretado los días 4 y 5 de febrero su Asamblea General. En esta cita, los miembros del partido debatirán, entre otros asuntos, la posible entrada en gobiernos locales y autonómicos, así como las enmiendas presentadas por la plataforma “Trac’sparencia”, aglutinadora del sector más crítico del partido.

Una semana después, PP y Podemos tendrán sus cónclaves. El Partido Popular se reunirá los días 10, 11 y 12 de febrero en Madrid. Descontada la ratificación por aclamación de su líder, Mariano Rajoy, indiscutido a nivel interno tras lograr la investidura, solo quedaría saber cuál será la composición del resto de órganos de dirección, con todas las miradas puestas en la actual secretaria general, María Dolores de Cospedal. En el Congreso se debatirán, además, las enmiendas presentadas por Cristina Cifuentes, sobre la implantación de primarias, y la de Íñigo Henríquez de Luna, sobre incompatibilidad en la acumulación de cargos y limitación de mandatos.

En el caso de Podemos, Pablo Iglesias llegará al II Congreso Ciudadano -que se celebrará en Vistalegre entre durante las mismas fechas que los populares- como el único candidato a la Secretaría General del partido. No obstante, en estos días se confrontarán las propuestas de los dos sectores principales, encabezados por los simpatizantes “pablistas” y “errejonistas” respectivamente. Si saliesen victoriosas las propuestas del número dos de Podemos –que plantea una mayor integración del partido en las instituciones, mantener la autonomía frente a Izquierda Unida u otros partidos, y limitar los poderes del secretario general- Iglesias ha anunciado que presentará su dimisión.

Por su parte, el PSOE –dirigido por una gestora desde octubre- esperará hasta el 17 y 18 junio para celebrar un Congreso ordinario en el que se definirá la línea ideológica y la composición de la Ejecutiva. Será, sin embargo, en mayo cuando los socialistas elijan Secretario General en un proceso de primarias con voto directo de toda la militancia. El único candidato, por el momento, es Patxi López, que anunció sus intenciones el pasado 15 de enero. Sin embargo, se espera que Susana Díaz dé un paso al frente cuando haya una fecha oficial de convocatoria. Sigue siendo duda si Pedro Sánchez se presentará o decidirá apoyar la candidatura de Patxi López, que aglutina a los críticos con la presidenta andaluza.

Estos primeros seis meses de 2017 servirán a los partidos para definirse ideológicamente en los años venidos y para trazar una hoja de ruta a seguir a lo largo de la presente legislatura.


Comienza la era 'Trump'

Este viernes 20 de enero Donald Trump se convierte en el presidente número 45 de los EEUU. La sesión de investidura es a las 18.00 horas de la tarde en España (las 12.00 en Washington) con un discurso frente al Capitolio. Jura su cargo ante el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts. Trump ha elegido como vicepresidente a Mike Pence y como secretario de Estado (equivalente a nuestro Ministro de Exteriores) a Rex Tillerson, ex CEO de Exxon Mobil.

Tras el juramento y el discurso, la Banda de los Marines tocará el himno presidencial “Hail to the Chief” y Trump será honrado con 21 salvas de cañón. En ese momento, la cantante Jackie Evancho, de 16 años y famosa por su participación en el popular programa de televisión “America’s Got Talent”, pondrá el broche de oro a la ceremonia al cantar el himno nacional. Posteriormente, se desarrolla lugar el desfile inaugural. El Departamento de Seguridad Nacional y Gestión de Emergencias de Washington estima que entre 800.000 y 900.000 personas abarrotarán el centro de la capital estadounidense para asistir a las celebraciones. El Departamento de Seguridad Nacional y Gestión de Emergencias de Washington estima que entre 800.000 y 900.000 personas llenarán el centro de Washington para asistir a las celebraciones. Finalmente, el tradicional almuerzo en el Congreso y con baile incluido, acompañado de su familia. Todo lo relacionado con la investidura, finaliza el sábado 21 con una ceremonia religiosa en la Catedral de Washington.

¿Quién es quién en el gabinete de Trump?

Mike Pence, 57, Vicepresidente

Rex Tillerson, 64 años, Secretario de Estado

Reince Priebus, 44 años, jefe de Gabinete

Steve Bannon, 62 años, estratega Jefe y Consejero

Dan Coats, 74, director de Inteligencia Nacional

Mike Pompeo, 52 años, director de la CIA

Jeff Sessions, 69 años, Fiscal General

Michael Flynn, 57 años, consejero de Seguridad Nacional

Nikki Healey, de 44 años, Embajadora de EEUU ante la ONU

Betsy DeVos, 58 años, Secretaria de Educación

Steven Mnuchin, 54, Secretario del Tesoro

Wilbur Ross, 79, Secretario de Comercio.

Elaine Chao, 63, Secretaria de Transporte

Tom Price, 62, Secretario de Sanidad

James Mattis, 66, Secretario de Defensa

Ben Carson, 65, Secretario de Vivienda y Planificación Urbana

John Kelly, 66, Secretario de Seguridad Nacional

Scott Pruitt, 48, Agencia de Protección Medioambiental

Andy Puzder, 66, Secretario de Trabajo

Rick Perry, 64 años, Secretario de Energía

Ryan Zinke, 55 años, Departamento de Interior

Sean Spicer, 45 años, Secretario de Prensa

Linda McMahon, 68 años, Directora de la Administración de Pequeñas Empresas

Jared Kushner, 35 años, Asesor Senior de la Presidencia (yerno de Trump)


El PP aumenta su ventaja en sus dos primeros meses de gobierno

14832975231224

Decía Rajoy de 2016 que ha sido el año «de las incertidumbres y los sobresaltos políticos». El presidente lo ha despedido con un suspiro de alivio. A fuerza de resistir y aguardar, el PP ha sorteado los embates. Ocupa La Moncloa, cierto que sin mayoría absoluta, pero lejos de amilanarse recompone la figura, imprime un giro claro a su estrategia e inicia la remontada. Esta es al menos la primera conclusión que se desprende de la encuesta de fin de año de Sigma Dos para EL MUNDO. Los populares emprenden 2017 con una intención de voto del 34,8%, casi dos puntos superior al resultado que obtuvieron en las urnas el pasado 26-J.

En el envés de la hoja, el PSOE. Para el partido centenario, el año que acaba de finalizar ha sido poco menos que un tormento. Golpeados por los votantes, acosados desde la izquierda por Podemos, humillados por la derecha y amotinados en su interior, los socialistas no han salido aún de la tempestad. Viven malos tiempos, sin liderazgo definitivo y sin proyecto, al albur de las olas y braceando contracorriente en busca de un salvavidas.

Hoy ni siquiera llegarían al 20% en intención de voto (19,4%). En apenas seis meses, desde las elecciones de junio, se han dejado en el camino más de tres puntos (3,3). Y no sólo: además han perdido, y en esta ocasión con claridad, la segunda posición del tablero político.

Unidos Podemos ha dado el salto y toma la delantera con claridad. Pese a su caótica vida interna y sus luchas fratricidas entre pablistas y errejonistas; pese a no haber encontrado aún una posición equilibrada entre la calle y las instituciones; pese a su falta de experiencia parlamentaria que les hace malgastar ideas y perder banderas, los del partido morado ganan empuje.

Lo hacen a costa de la debilidad extrema de los socialistas y, si bien no obtienen todos los réditos que pudieran, han conseguido colocarse, según la encuesta, como segunda fuerza política. Sus enfrentamientos por el poder no parecen pasarles de momento factura, aunque la resistencia del vínculo entre dirigentes que compiten como púgiles y votantes -«la gente», para Podemos- tiene siempre un límite que no conviene forzar.

Hoy obtienen una intención de voto del 22,5%, punto y medio (1,4) por encima de los resultados que consiguieron en las elecciones generales del pasado mes de junio. Ya están tres puntos por delante del PSOE, un partido atenazado desde ambos flancos y que pierde votos a favor tanto de Unidos Podemos como del Partido Popular.

Rajoy, a distancia de sus perseguidores

En este escenario, Rajoy comienza 2017 a 12 puntos de la formación morada, ahora la segunda en liza, y a 15 del PSOE, ya en tercera posición. Se trata, en ambos casos, de ventajas muy considerables que a medio plazo parece imposible atajar. Probablemente las distancias finales dependerían de la marcha de la legislatura que acaba de comenzar, de la habilidad de unos y otros para figurar como actores imprescindibles en el avance de un país cada vez más polifónico, de la capacidad de hacerse oír en la nueva etapa que se pretende de diálogo.

Los populares, además, prácticamente triplican en porcentaje de apoyos a Ciudadanos, el «socio preferente» que apostó en primer lugar por allanarle a Rajoy el camino de la investidura. La formación naranja liderada por Albert Riverapierde sólo medio punto respecto al 26-J. Ahora consigue una intención de voto del 12,6%.

Para ellos, quizá más que para ningún otro, resulta necesario demostrar que marcan huella, que inclinan la balanza. Es la única forma de no caer en la irrelevancia. No lo tienen fácil porque en un Parlamento en el que las dos fuerzas del bipartidismo suman todavía más de 200 diputados, el PP tiende a centrar su mirada en la bancada del PSOE, eterno rival pero viejo conocido.

La inminente negociación de los Presupuestos Generales del Estado se presenta como ocasión propicia para que unos y otros impriman carácter. Máxime cuando un 43% de los españoles sigue pensando que la situación del país es mala o muy mala y un 46% la califica sólo de regular.

Hasta el momento, en los dos meses de vida de la legislatura, populares y socialistas han capitalizado los cambios. Pero esto no ha hecho más que empezar. La labor del PSOE se presenta difícil porque aún tiene que encontrar la senda adecuada entre el «no es no» tozudo de su ex secretario general Pedro Sánchez, y el dejarse arrastrar, exangüe, por el empuje del partido en el Gobierno.

Se abren ante el socialismo meses complicados en los que deberá consolidar su puente de mando, ya sea con Susana Díaz u otro candidato. Y el tiempo no es ilimitado. Su actual líder interino, el presidente asturiano, Javier Fernández, goza de buena valoración ciudadana pero su posición, al frente de una Gestora, y las tensiones internas no le permiten marcar con firmeza el rumbo político de un partido que parece empeñado en destruirse desde dentro.

14832976957619 14832978845254

 

Fuente: El Mundo (http://www.elmundo.es/espana/2017/01/02/5869405b268e3e66288b45ce.html)


Abertis y la DGT presentan un estudio realizado por Sigma Dos sobre la percepción del riesgo por parte de los jóvenes

La Fundación Abertis y la Dirección General de Tráfico (DGT) han presentado un estudio, realizado por Sigma Dos, de seguridad vial en el que los protagonistas son los jóvenes conductores de entre 16 y 22 años. En la presentación del estudio han estado presentes el director general de Tráfico, Gregorio Serrano y el director de Relaciones Institucionales y RSC de Abertis, Sergi Loughney.

El objetivo del amplio estudio es dar a conocer a todos los actores implicados dentro del ámbito de la seguridad vial y a la sociedad en su conjunto, como piensan y que
opinión tienen sobre diversos aspectos de la movilidad tanto los conductores noveles, como los que en breve lo serán. El estudio, , elaborado por SigmaDos, se ha realizado
de forma presencial a 2.000 jóvenes de diferentes zonas del territorio español y con formaciones diversas, en los que han opinado acerca de temas como la influencia del
carnet por puntos, la velocidad en la seguridad vial o los límites de alcohol y drogas en la conducción.
Uno de los temas en el que más apoyo han mostrado los jóvenes es el actual carnet por puntos como elemento de mejora de la seguridad vial: prácticamente ocho de cada
diez considera que el actual permiso de conducir es una herramienta que ayuda a mejorar la seguridad vial.

En relación a los límites de velocidad que actualmente existen en las distintas vías españolas, la postura mayoritaria en todos los casos es que dichos límites son
adecuados. El apoyo al mantenimiento de los límites de velocidad actual es muy claro en el caso de las calles (81%) y de las carreteras convencionales (75%) y alcanza el
60,1% respecto a las autovías y el 54,7% en relación a las autopistas.

Paralelamente, el 38% de los jóvenes considera que se debería aumentar el límite de velocidad en las autopistas. Y lo mismo piensa el 32,1% respecto a las autovías. Estas
opiniones sobre los límites de velocidad están en consonancia con la valoración que los jóvenes hacen de las autopistas de peaje como las vías más seguras, seguidas de
las autovías, las calles y las carreteras convencionales. La mayoría de los jóvenes (59,5%) también considera que los actuales límites de
alcohol y drogas son adecuados para garantizar la seguridad vial. El 26,4% apuesta por endurecerlos, mientras que el 11,1% los considera excesivo y es partidario de
reducirlos.

La presencia de las fuerzas de seguridad del Estado en las carreteras y su influencia en la seguridad vial también es evaluada por los jóvenes. El 84,7% considera que su
presencia en las carreteras contribuye a mejorar la seguridad vial, el 83,8% piensa que están para ayudar, el 73,3% opina que contribuyen a facilitar la circulación, aunque
también el 68,8% cree que sólo están para multar.

Ellos mismos se definen contrastando la capacidad al volante de los más jóvenes con respecto a los conductores más maduros. En ese sentido, queda claro el valor
otorgado a la experiencia, ya que el 61,2% de los jóvenes españoles opina que los mayores de 40 años conducen mejor que los jóvenes.
Respecto al impacto ambiental que tiene la conducción, los jóvenes prefieren vehículos eléctricos o híbridos, aunque no lo ven factible a corto plazo y aceptan las medidas que
limitan los desplazamientos cuando existen altos niveles de contaminación. También, en la misma proporción, son plenamente conscientes de la importancia de llevar al día
un correcto mantenimiento del vehículo.


Manuel Mostaza Barrios: "Sin las encuestas estaríamos a ciegas en la realidad social"

El director de operaciones de Sigma Dos, Manuel Mostaza Barrios, ha afirmado este miércoles 14 de diciembre que el verbo “predecir” ha hecho daño a las encuestas, pues estas, según ha aclarado, sirven para hacer estimaciones y no para predecir.

“Es importante diferenciar entre predecir y estimar”, ha enfatizado Mostaza, quien ha ofrecido una conferencia en la Asamblea de Extremadura, organizada por el Colegio Nacional de Doctores y Licenciados en Ciencias Políticas y Sociología, bajo el título “¿Para qué sirven las encuestas?”.

En su ponencia, Mostaza ha defendido la utilidad de las encuestas, sin la cuales, según ha dicho, “estaríamos a ciegas en la realidad social”. “El único elemento que tenemos y que nos explica cómo son las cosas son las encuestas”, ha señalado.

El responsable de Organización de Sigma Dos ha asegurado que, en general, las personas no mienten al ser preguntadas en las encuestas y que frente a la investigación social, “la alternativa son los chamanes y vendedores de crece pelos”.

Mostaza ha llamado la atención sobre la importancia de la ficha técnica de las encuestas, “pues explican muchas cosas”, y ha puesto de relieve la importancia de algunas matrices para la estrategia electoral.


El peso electoral de los menores de edad no afectaría al resultado

Según un reportaje de Voz Pópuli, y en el que se pidió la opinión de Sigma Dos, los votantes de 16 y 17 años representarían el 2,31% del censo electoral.
La cuestión se planteó cuando Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) volvió al Congreso para defender el derecho de sufragio para los menores de 16 y 17 años. A pesar de que esta proposición de Ley fue presentada y aprobada en el mes de abril, durante la anterior Legislatura, en la actual legislatura y con presidente de Gobierno, ha sido rechazada.

José Miguel de Elías, director de investigación y análisis de Sigma Dos, añade además que”aunque estos menores supondrían un 2,31% del censo electoral, aproximadamente el 1,5% ejercería su derecho a voto. Pues está comprobado que los votantes más jóvenes tienen un índice de participación inferior que los más veteranos”.

De Elías apunta a la fragmentación de voto entre los más jóvenes donde el PACMA, los Verdes o inlcuso el voto en blanco serían una opción en contraste con el bipartidismo que atrae a los mayores a la hora de votar.

El director de Sigma Dos, añade a ERC en este grupo de beneficiados por la juventud. No así al PNV dado que su electorado es más veterano.

En cuanto a las cifras, los 36.518.100 españoles que fueron llamados a las urnas en las pasadas elecciones habría que sumar aquéllos que este año 2016 tengan 16 y 17 años. Según el INE, 397.632 personas nacieron en el 2000 y 380.130 un años antes. Por todo ello, el censo electoral en unas nuevas elecciones aumentaría en 777.762 personas o, en otras palabras, el impacto de los menores votantes sería del 2,31%.

Leer noticia completa.


De Elías en El Mundo, sobre encuestas nerteamericanas: "Los partidarios de Trump eran conscientes de que su opción estaba socialmente mal vista."

José Miguel de Elías, director de investigación y análisis de Sigma Dos, ha comentado en un reportaje publicado este jueves por El Mundo, y en el que han participado otros sociólogos de reconocido prestigio, el proceso de las encuestas en Estados Unidos y su dificultad para predecir el resultado con la victoria final de Trump.

De Elías destaca que, si las encuestas han fallado, ha sido en parte porque los partidarios de Trump eran conscientes de que su opción estaba socialmente mal vista. “Y para evitar esa vergüenza muchos no es que mintieran, es que declinaban participar en las encuestas. En un escenario muy ajustado, en una situación casi de empate al 50%, el no recoger el voto de esa gente puede llevar a patinar”.Con el agravante de que, a decir del director de Investigación y Análisis de Sigma dos, cada vez más vivimos en sociedades profundamente divididas casi al 50%, sociedades partidas en dos. “Lo hemos visto en las recientes elecciones en Estados Unidos, en el Brexit o en España. Y eso hace más difícil las encuestas”.

“Los sondeos en Estados Unidos decían que Hillary sacaría más votos y los ha sacado”. Sin embargo admite que las encuestas no han hecho diana al vaticinar quién sería el ganador en cada uno de los distintos estados, lo que desencadenó que pronosticaran que las llaves de la Casa Blanca irían a manos de Hillary.

“Las mejores encuestas a nivel estatal o regional se hacen con muestras de 400 o 500 personas. Y en estados como Florida o Pennsylvania, en los que Trump se ha anotado la victoria por una mayoría muy estrecha, con muestras así de reducidas no es fácil acertar”, añade de Elías, quien también reconoce que las encuestas, con frecuencia, tienen problemas a la hora de recoger con toda su intensidad los cambios de tendencia muy rápidos. Así, explica, tras los comentarios machistas de Trump las encuestas mostraron una subida importante del apoyo a Hillary Clinton.

“Pero en los últimos días ambos candidatos se igualaron. Ese movimiento se detectó, las encuestas mostraron cómo la distancia entre ambos candidatos se estrechaba y Hillary, que iba siete puntos por delante de Trump, reducía su ventaja a 1-3 puntos. Pero ese movimiento no se detectó con toda su intensidad porque es muy difícil”, afirma.