Mesa demoscópica: ‘Nuevos escenarios y tendencias políticas en España’

 

La Fundación José Ortega y Gasset -Gregorio Marañón ha organizado este miércoles la mesa demoscópica ‘Nuevos escenarios y tendencias políticas en España’, en la que ha participado Miguel Ángel Simón, director de operaciones de Sigma Dos. La Casa de América ha acogido este debate moderado por el periodista de RTVE Sergio Martín, y que también ha contado con la colaboración de otros expertos y representantes de las principales entidades de estudios demoscópicos: Belén Barreiro, fundadora y directora de MyWord, José Pablo Ferrándiz, vicepresidente de METROSCOPIA y Kiko Llanera, analista electoral de El País y Quantio.

La mesa se ha celebrado en el marco de las jornadas ‘Nuevas tendencias políticas en España y América Latina’, y estuvo enfocada a los nuevos escenarios políticos, el valor de las encuestas y el análisis de los datos electorales.

Durante su intervención, Miguel Ángel Simón ha querido hacer hincapié en la actualidad política nacional y en los últimos estudios publicados, destacando que ‘Ciudadanos se está convirtiendo en el receptor universal de voto’, mientras que los grandes partidos pierden un número importante de votantes. No obstante, en España siguen sobreviviendo, e incluso conservando parte de su caudal electoral, los dos partidos tradicionales PP y PSOE.

Participantes de la Mesa Demoscópica ‘Nuevos escenarios y tendencias políticas en España’

Una idea a la que también ha hecho referencia Kiko Llanera, que ha señalado que es improbable que alguno de estos partidos dejen de existir a corto plazo, y José Pablo Ferrándiz para quien ahora no hay más izquierda o derecha, sino que el electorado en España aún se está reubicando en el panorama electoral. Por su parte, y siguiendo esta misma línea, Belén Barreiro ha destacado que ‘los votantes de derecha le han perdido el miedo a Podemos, y Ciudadanos se ha visto beneficiado de esta tendencia’.

En la actual situación, no se puede dar nada por sentado. Según ha explicado Simón, aunque este trasvase de votos hacia C’s inició su auge tras las elecciones en Cataluña, aún queda tiempo para ver su evolución hasta los próximos comicios.

En referencia al papel de las encuestas, el director de operaciones de Sigma Dos ha destacado que estas ‘no son extrapolables a momentos de tensión electoral’ pero sí  permiten conocer mejor la realidad si se complementan con técnicas cualitativas y grupos de discusión. Y es que a través de estos estudios se puede llegar a conocer una visión integral del ciudadano, como ha explicado Barreiro, conocer cómo crece y desciende la popularidad de las formaciones políticas, con unos estudios que ha definido como ‘una radiografía del electorado’.

 


Italia: negociaciones de último momento para formar Gobierno

Después de más de dos meses de bloqueo político en el país y la amenaza de Sergio Mattarella de convocar nuevas elecciones, parece que Italia emprende el rumbo hacia la formación de un nuevo Ejecutivo: el Movimento 5 Stelle (M5S) y La Liga han iniciado negociaciones in extremis para conseguir acercar posturas, abocados a la formación de un nuevo Gobierno.

El vacío político ha sido la principal máxima en Italia tras las pasadas elecciones del 4 de marzo, en las que ninguna de las formaciones políticas alcanzó la mayoría necesaria para la formación de Gobierno. Este espacio político fragmentado condujo al Presidente de la República a anunciar su intención de convocar nuevas elecciones. La advertencia ha servido de aviso a Luigi Di Maio (M5S) y Matteo Salvini (La Liga) para emprender negociaciones y acercar posiciones tras meses de desacuerdo.

                    Matteo Salvini, Sergio Mattarella y Luigi Di Maio

Las nuevas negociaciones se han abierto tras la promesa de Silvio Berlusconi (socio de coalición de la Liga y con el que el M5S se negaba a formar Gobierno) de no imponer ‘vetos o prejuicios’ y de permitir a sus aliados negociar con el M5S, aunque adviertiendo que Forza Italia no votará a favor de este probable Ejecutivo.

Los representantes de M5S y La Liga tendrán que llegar a un acuerdo respecto al programa de Gobierno, ya que aunque ambos partidos coinciden en su euroescepticismo y su tendencia antisistema, así como en cuanto a políticas de inmigración o de reforma laboral, es poco probable que se llegue a un acuerdo sin renuncias en el ámbito económico.

De momento, la confianza está puesta en que ambos partidos consigan llegar a un pacto que permita iniciar un nuevo Gobierno. Di Maio y Salvini se tendrán que presentar el próximo lunes ante Mattarella para proponer una lista ministros y un Primer Ministro, cargo que presumiblemente ocupará el actual portavoz de la cámara baja, Giancarlo Giorgetti de La Liga, después de que los líderes de M5S y La Liga dieran un paso atrás y se reserven las carteras ministeriales más relevantes.

 


Tendencia a la baja del PP y Ciudadanos como segunda fuerza: el análisis de Sigma Dos sobre el barómetro del CIS

El Partido Popular continúa descendiendo en la estimación y, si se celebraran elecciones nacionales hoy, obtendría un 24%, dos puntos menos que en la pasada estimación publicada a principios de año, y casi 10 puntos por debajo de los votos obtenidos en las últimas elecciones generales de 2016.

Son datos del último barómetro del CIS, realizado durante los primeros días del mes de abril, y que recoge las reacciones del llamado “caso máster” que involucró a Cristina Cifuentes, aunque no su posterior renuncia como presidenta de la Comunidad de Madrid.

El otro dato relevante del CIS es la consolidación al alza de Ciudadanos, que obtendría el 22.4% de los votos y, así, por primera vez, se sitúa como segunda fuerza política en el país, superando al PSOE, que caería a la tercera posición, con un 22% de intención de voto.

Al mismo tiempo, Podemos y sus aliados suben ligeramente en intención electoral, alcanzando el 19.6% de los votos.

Análisis de Rosa Díaz en Espejo Público 

Rosa Díaz, directora general de Sigma Dos, ha analizado en Espejo Público, presentado por Susana Griso, los datos del último trabajo del CIS.  Ha resaltado la gran igualdad de resultados que se ha dado entre los cuatro principales partidos, PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos, con una diferencia de tan sólo cuatro puntos entre el 24% del PP y el 19’6% de Podemos. Unos datos que se deben tomar en cuenta  en los dos años que aún quedan para las próximas elecciones generales. En cuanto a la valoración de líderes, Rosa Díaz ha matizado que aunque todos suspenden con una valoración muy negativa, hay que analizar la puntuación que obtienen dentro de sus propios electores para obtener claves útiles sobre la fortaleza de cada uno de ellos.

Durante su intervención en el programa de Antena 3, Díaz ha incidido en la importancia y efectividad de las encuestas para conocer las tendencias sociales, así como su utilidad para acercar la acción política de las distintas formaciones a la ciudadanía. Ver aquí a partir del minuto 25.

 Sigma Dos en Trece TV 

Por su parte, Antonio Asencio, director de Comunicación de Sigma Dos, ha analizado en el programa Al Día, dirigido por José Luis Pérez en Trece TV, los datos del último trabajo del CIS. Asencio ha recalcado  la tendencia a la baja del Partido Popular, que obtiene su peor valoración en la serie histórica, a pesar de que lo cual esta formación continúa manteniendo la primera posición en el CIS de manera ininterrumpida desde julio de 2009. El cambio se produce, sin embargo, en la segunda posición, donde Ciudadanos supera al PSOE por 0,4 puntos. El precedente más cercano de “sorpasso” en la segunda plaza ocurrió en abril de 2015, cuando Unidos Podemos rebasó al PSOE por poco más de un punto, aunque los socialistas recuperaron, en el siguiente barómetro, la segunda posición.

En cuanto al alza del partido de Albert Rivera, el director de Comunicación de Sigma Dos ha indicado que el punto de inflexión se sitúa en octubre de 2017, coincidiendo con el momento más álgido del “procés” en Cataluña. A partir de ahí, Ciudadanos está demostrando tener una mayor capacidad para captar votos de un modo transversal, desde diferentes partidos y diversas ideologías, lo cual explicaría que logre atraer a votantes del  PP, pero también del PSOE, y que el bloque de izquierdas sea superado por el de centro derecha por 5 puntos.

De la misma manera, Asencio ha marcado como relevante el práctico empate entre los cuatro partidos, PP, Ciudadanos, PSOE y Podemos, en un entorno de cinco puntos de diferencia, los que separan al 24 % del PP del 19 % de Podemos.

Asencio también ha remarcado que es importante proceder con cautela, ya que nos encontramos en un contexto de gran volatilidad, y prácticamente todas las variables pueden revertirse en el año que resta para las elecciones autonómicas, o los dos que faltan para las próximas generales. Intervención completa aquí 

José Miguel de Elías en Onda Cero

José Miguel de Elías, director de investigación y análisis de Sigma Dos, estuvo en La Brújula, de Onda Cero. En su análisis del último barómetro del CIS, señaló que la fotografía actual no tiene por qué predecir un hipotético resultado en las próximas elecciones, debido a “la volatilidad que vemos en la política actual”. “Las encuestas sirven para saber qué opinamos los españoles en estos momentos”. Además, afirma que hay más igualdad entre los cuatro principales partidos de lo que se dice. “No se puede considerar que Unidos Podemos está descolgado”. Escuchar aquí.


El PP perdería la mitad de sus votantes y Ciudadanos sería la primera fuerza en la Comunidad de Madrid, según encuesta de Sigma Dos para El Mundo

Si se celebraran hoy elecciones autonómicas en la Comunidad de Madrid, el Partido Popular perdería la mitad de sus votantes y Ciudadanos pasaría a ser la primera fuerza del Parlamento regional, obteniendo un 30.4% de los votos y entre 42 y 43 escaños. El PSOE obtendría un 22,2 % de los votos, y Podemos, un 16,8 %, alrededor de 3 y 2 puntos menos, respectivamente, que los resultados que obtuvieron en las elecciones de 2015.

Son datos de la última encuesta de Sigma Dos para El Mundo, realizada entre el 24 y el 26 de abril, y que coincidió con la renuncia de Cristina Cifuentes como presidenta de la Comunidad de Madrid, tras las supuestas irregularidades en la obtención de su máster en Derecho Autonómica en la Universidad Rey Juan Carlos.

Aunque lejos de la mayoría absoluta, el partido de Albert Rivera pasaría de los 17 diputados actuales a entre 42 y 43, gracias a un notable trasvase de votos desde el PP pero también del PSOE.

El Partido Popular, formación mayoritaria en la Comunidad de Madrid desde hace veinte años, obtendría poco más del 22 % de los votos, 10 puntos menos que hace tres años y 30 menos que en 2011, y quedaría con el mismo número de escaños que el PSOE, que no rentabiliza la bajada de Podemos.

En cuanto a los líderes, el único que aprueba, con un 5.06, es Ángel Gabilondo, seguido del popular Ángel Garrido con un 4,74, e Íñigo Errejón, que es valorado con un 3,95. La ya expresidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, es la política peor valorada, con un 3,69.

Fuente: El Mundo

Más información aquí


CIS: los partidarios de un Estado que reconozca la posibilidad de alcanzar la independencia caen en Cataluña al 36,4%

36,4%, ese es el porcentaje de catalanes partidarios de que el Estado reconozca a las Comunidades Autónomas la posibilidad de alcanzar la independencia, según la encuesta postelectoral en Cataluña realizada por el CIS a 2.450 catalanes y catalanas entre el 28 de diciembre de 2017 y el 25 de enero de enero de 2018. Una cifra que supone una caída de 7,5 puntos desde el 44% que sostenía esa opinión antes de las elecciones.

Pese al marcado descenso, el porcentaje de quienes se manifiestan partidarios de reconocer a las Comunidades Autónomas el derecho a la independencia sigue siendo el más elevado entre las diferentes opciones que ofrece la encuesta. Le sigue el 25,9% cuyas preferencias se dirigen a un Estado que permita “mayor autonomía que en la actualidad” y que, asimismo, pierde 3,2% respecto a estudio anterior y previo a las elecciones catalanas. En tercer lugar se situarían quienes optan por mantener el Estado de las Autonomías como en la actualidad. Opción que llega casi a doblar su porcentaje pasando, del 12,4% al 23,8%. Cae también, casi hasta la mitad, el porcentaje de quienes optan por menor autonomía para las comunidades, que pasa del 5% al 2,6% y sube levemente, hasta el 6,6%, el de quienes desearían un Estado son autonomías.

 

 

Por otra parte, y preguntados por su valoración de la situación política en Cataluña, un 38,8% la considera mala o muy mala, un 32,3% la califica de regular y un 27,8% de buena o muy buena.

Otra de las cuestiones planteadas en la encuesta tiene que ver con la identificación nacional de los catalanes. Mientras que un 24,4% se siente más catalán de español, en un porcentaje que se mantiene respecto al sondeo anterior, y sube ligeramente el porcentaje de quienes señalan sentirse “únicamente catalanes” –pasando del 21,5% al 22,7%- cae el porcentaje de quienes se sienten “tan español como catalán”, que pasa de un 43,8% al 38,2%, y suben los porcentajes de quienes se sienten “más español que catalán” (del 3,85 al 6,3%) y de quienes dicen sentirse “únicamente español”, que pasa del 3,1% del sondeo anterior al 5,5%.

 

 

Unido a ello, aquellos que se consideran “nacionalistas catalanes” suman el 54,1% de la población, un porcentaje que es inferior en casi seis puntos al 60% que mantenía esa posición antes de las elecciones.

 

La encuesta del CIS también ha preguntado a los catalanes y catalanas por la importancia que consideran que tienen diferentes problemas. Así, un 43% de los encuestados cita al desempleo entre los problemas más importantes de Cataluña y un 37,7% menciona a la economía. A la preocupación por los temas económicos les seguiría la sanidad, citada por un 34,1% mientras que el autogobierno de Cataluña ocupa el cuarto puesto entre las preocupaciones más importantes, con un 26,1%.

 

 

Finalmente, y según la encuesta del CIS, Oriol Junqueras -el presidente de ERC actualmente en prisión- es el único líder que alcanza el aprobado (5,20), superando al expresidente Carles Puigdemont que se quedaría en un 4,45. Tras ellos se ubicarían el líder de Catalunya en Comú Podem, Xavier Doménech (4,30), el líder de la CUP, Carles Riera, que obtendría un 4,05, Miquel Iceta (3,68), Inés Arrimadas (3,59) y Xavier García Albiol, presidente del PPC, que obtiene un 1,55.

 


El intenso año electoral en América Latina

Para América Latina, 2018 es un año electoral especialmente intenso. Ya se han celebrado comicios presidenciales en Costa Rica y legislativas en El Salvador y Colombia. Además, con los matices del caso, también ha habido elecciones a la Asamblea Nacional del Poder Popular en Cuba, y sus integrantes tendrán como tarea investir formalmente a Miguel Díaz-Canel, quien, hoy por hoy, se perfila como el sucesor de Raúl Castro en la presidencia del país.

En los meses que vienen se disputarán las elecciones presidenciales en Paraguay (22 de abril), Venezuela (20 de mayo) Colombia (27 de mayo) México (1 de julio) y Brasil (7 de octubre).  La reciente crisis peruana, con la renuncia del presidente Pedro Pablo Kuczynski, pudiera desembocar a su vez en la convocatoria de elecciones anticipadas. Y hay que incluir, por su impacto en la región, las elecciones legislativas de medio período en Estados Unidos ante la posibilidad de que el Partido Republicano pierda su mayoría en una o en ambas cámaras.

En este panorama tan abigarrado, de países con aspectos en común pero también diferencias notables, es difícil resaltar tendencias. Alguna hay, si bien no tan extensa como en el pasado ocurrió con la llamada “ola rosada”, con gobiernos de izquierda y/o populistas en muchos países. En primer lugar, sigue la irrupción de outsiders en la política de la región. Así, en Costa Rica, la segunda vuelta la disputó un pastor evangélico de nula experiencia política y, aunque perdió frente al candidato del partido en el gobierno, alcanzó cerca del 40% de los votos.

Una segunda característica es que, salvo en Costa Rica y Paraguay, estar en el gobierno ya no da ventajas: tanto en México como en Colombia los partidos que gobiernan tienen escasas posibilidades de ser reelectos. En el caso mexicano el candidato del PRI va tercero en las encuestas, a bastante distancia de quienes le preceden, Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya, que compite al frente de una coalición entre el PAN (centro derecha) y el PRD (centro izquierda), y con la que intentan emular de manera expresa a otras coaliciones amplias y exitosas como la que gobernó 20 años en Chile. Por su parte, López Obrador dispone de una buena ventaja en los sondeos, aunque en México, al no haber segunda vuelta (se gana por mayoría simple) ya hay alguna tradición de voto útil, de manera que tanto votantes potenciales del PRI como de la candidata conservadora independiente Margarita Zavala puedan optar por Anaya, lo que haría la elección más disputada.

Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya

En el caso de Colombia, los recientes comicios legislativos han marcado algunas pautas sobre el hipotético comportamiento de los votantes en las elecciones presidenciales. La primera es el enorme apoyo de que dispone el expresidente Alvaro Uribe, enfrentado, como se sabe, al actual mandatario, Juan Manuel Santos. Uribe no solo ha sido el senador más votado, sino que su candidato para la presidencia, Iván Duque, se ha disparado en las encuestas, hasta el punto de que, siempre según los sondeos, podría ganar en la primera vuelta. Y de haber segunda vencería frente a cualquiera que fuese su contendiente.

En Paraguay el partido del gobierno tiene expectativas razonables de continuar en el poder. Claro que se trata del Partido Colorado, con el que el general Stroessner gobernó más de 30 años y que ha ganado todas menos una de las elecciones que se han celebrado tras el derrocamiento de aquel. En el Partido Colorado paraguayo, como en otros casos de partidos hegemónicos, la auténtica disputa por el poder presidencial se lleva a cabo en su interior y no en las elecciones constitucionales.

Finalmente, Venezuela y Brasil afrontan elecciones presidenciales en circunstancias críticas, si bien por razones distintas. En el caso de Brasil, la presumible inhabilitación judicial para presentarse que se dictaminará al expresidente Lula da Silva, dejaría fuera de la competencia a quien, si no fuera por dicha inhabilitación, sería un más que posible ganador. Cómo reaccionarán sus seguidores es, por ahora, una incógnita. Por otro lado, el actual presidente, Michel Temer, que sucedió a Dilma Rousseff cuando fue destituida por el Congreso, corre el riesgo de que le pase lo mismo al estar siendo investigado por presunta corrupción. Claro que todavía queda mucho para las elecciones y el panorama podría clarificarse (recuérdese, son en octubre), aunque quizás por la vía de la irrupción, también, de un outsider.  Pero resulta difícil no coincidir con el ex presidente Fernando Cardoso cuando hace unos meses señaló “Es una crisis muy grave (…) nunca he visto una crisis así, en el sentido de no saber a dónde vamos”.

Lula Da Silva, expresidente de Brasil

Y, hablando de crisis, Venezuela. La deriva autoritaria del régimen pretende legitimarse convocando unas elecciones presidenciales por sorpresa y mucho antes de lo establecido en la Constitución y manteniendo inhabilitados o encarcelados a varios dirigentes opositores. El dilema sobre si participar o no lo ha resuelto la práctica totalidad de la oposición negándose a concurrir en lo que consideran una farsa, con la excepción de Henri Falcón, un ex chavista que se integró posteriormente en la opositora Mesa de Unidad Democrática. Para los dirigentes de dicha mesa, su candidatura no sería más que un favor que Falcón le estaría haciendo a sus antiguos colegas, para legitimar un fraude anunciado.

Pero no participar también tiene sus riesgos. Matthew Franklin, en un trabajo sobre el boicot a las elecciones, usando datos de 171 casos de amenazas de no participar y casos en las que se hicieron efectivas, concluye que, con pocas excepciones, los boicots electorales han tenido consecuencias negativas para sus promotores, muchas veces han fortalecido al líder o partido gobernantes y raramente han generado atención internacional. En el caso venezolano este último efecto no se producirá, dado el intenso compromiso de la Organización de Estados Americanos, con su secretario general Luis Almagro al frente, a favor de la democracia en Venezuela. Sin embargo, el boicot ya ha debilitado a la oposición.

Es prematuro evaluar en cuanto se puede ver fortalecido Nicolás Maduro. Más bien poco, dado el deterioro acelerado de las condiciones políticas, sociales y económicas de Venezuela. Ahora bien, queda en el aire una pregunta cuyas posibles respuestas son todas inquietantes: si la crisis venezolana no tiene solución electoral, ¿cuál puede ser?

Secundino González Marrero

Profesor de Ciencia Política (UCM)


CIS de marzo: la preocupación por las pensiones continúa aumentando

La preocupación por el futuro de las pensiones continúa aumentando, hasta casi duplicarse respecto al barómetro del CIS del mes pasado: un 15.5% de los españoles considera que este es uno de sus principales problemas, casi siete puntos más que en febrero, cuando ya se alcanzó la cifra más alta de los últimos 30 años (8.9%).

Sin mostrar cambios significativos en los últimos meses, el paro continúa liderando la lista: para el 65.9% de los españoles es su principal preocupación. Le siguen la corrupción y el fraude en la segunda posición, con un 34.5% (cuatro puntos menos respecto de febrero), y en el tercer lugar se encuentra la política en general, con un 26%.

Según el último trabajo del CIS, realizado entre el 1 y el 13 de marzo, las pensiones siguen siendo uno de los principales problemas para los españoles: ha pasado del noveno al quinto lugar, un avance que ha relegado otros aspectos, como la sanidad (10.9%), la educación (9.6%), los problemas sociales (9.6%) y la calidad del empleo (9%). Este aumento en la preocupación de los españoles por el futuro de las pensiones, además, se da en un contexto posterior a las manifestaciones y reclamos del último mes.

En cuanto a la preocupación por la situación económica del país, se mantiene en el cuarto lugar, siendo el principal problema para un 19.7% de los españoles, dos puntos menos que en el mes pasado y el nivel más bajo de los últimos años. Asimismo, en cuanto a las perspectivas económicas de futuro, el 44% considera que seguirá igual.

Uno de los datos significativos de este barómetro es que, teniendo en cuenta que el estudio se realizó coincidiendo con la multitudinaria huelga feminista del 8M, tan sólo un 1% de los españoles considera como problema principal la situación de la mujer, y un 2.1 % considera la violencia machista como uno de los problemas principales.

Asimismo, la preocupación por la situación en Cataluña continúa a la baja, un 8.6%, veinte puntos menos que en los momentos de máxima tensión tras el referéndum ilegal del 1 de octubre y la aplicación del artículo 155.


Italia: el bloqueo político continúa tras una primera ronda de consultas para formar gobierno

El bloqueo político se mantiene en Italia tras una primera fase de consultas para formar gobierno, prolongando así la situación de vacío político generada después de unos comicios que no otorgaron la mayoría a ninguna de las formaciones políticas. Tras dos días de reuniones convocadas por el presidente de la República, Sergio Mattarella, ninguno de los partidos políticos italianos con opciones de gobierno han conseguido avances ni llegar a acuerdos.

El Movimento 5 Stelle (M5E), la formación más votada durante los comicios, con un 33% de los electores, no obtuvo la mayoría necesaria  para formar gobierno en solitario, y la negociación sigue siendo su única opción para llegar al poder. A pesar de que se negó a pactar y crear nuevas alianzas durante la pasada legislatura, el partido liderado por Luigi Di Maio se muestra ahora dispuesto a formar un gobierno de coalición o, como ellos mismos lo han denominado, firmar un contrato de gobierno ‘a la alemana’. Son dos sus opciones de alianza: el Partido Democrático (PD), de centroizquierda, o La Liga, coalición de centroderecha formada por Forza Italia y otros partidos. De momento, el líder de M5E está dispuesto a sentarse con ambas formaciones, negociar y encontrar puntos en común, para después elegir su alternativa más favorable.

Luigi di Maio, líder del Movimiento 5 Estrellas, y el presidente Sergio Mattarella

Hasta aquí podría parecer fácil, pero el PD ya ha adelantado que no tiene intención de negociar y que lo más probable es que pasen a la oposición. A la formación de Di Maio, entonces, solo le quedaría llegar a un acuerdo de gobierno con la coalición de centroderecha. Sin embargo,el M5E no parece dispuestos a que Forza Italia sea parte de esa alianza o, al menos, ven inviable que Silvio Berlusconi forme parte de su gobierno, directa o indirectamente..

Un fragmentado espacio político que, de momento, no vislumbra un acuerdo de gobierno ni posible candidato a Primer Ministro. La próxima semana se celebrará una nueva ronda de consultas en las que el principal objetivo será la formación de una alianza y se intentará dejar de lado la posible celebración de unas nuevas elecciones. Italia no es Alemania, al menos en cuanto a cultura política de pactos, pero resta por ver cómo continúa evolucionado la situación.


Preocupación por las pensiones: los menores de 45 años creen que no la recibirán en un futuro, según encuesta de Sigma Dos para El Mundo

La falta de confianza en el futuro de las pensiones sigue aumentado, y ya los menores de 45 años consideran que no llegarán a cobrarla cuando alcancen la edad de jubilación: el 60.7% de las personas que se encuentran entre los 30-44 años y 55.6% de los jóvenes de entre 18-29 años no ven asegurada su pensión. Son datos de la reciente encuesta de Sigma Dos para El Mundo.

En un momento marcado por manifestaciones de pensionistas en muchas ciudades de España, y tras la modificación de la fórmula de actualización de pensiones que las desligó del IPC, tan sólo el 9.1% de los encuestados consideran que el actual sistema es sostenible. El 33.9% de los encuestados cree que no es sostenible en el tiempo, y un 52.7%, que cree que se puede mantener, consideran que hay un alto riesgo de quiebra si no se administra el sistema adecuadamente, o no se realizan reformas. Una visión más negativa que sigue siendo más marcada en los jóvenes.

Percepción de los españoles sobre la sostenibilidad de las pensiones. Fuente: El Mundo

Otro dato relevante es que el 47% de los españoles es partidario de la creación de un impuesto específico destinado a garantizar la viabilidad del sistema, y, en esta línea, una amplia mayoría, casi el 70%, se muestra favorables a un aumento de las pensiones más bajas, aunque esto no repercuta en las más elevadas.

Fuente: El Mundo

Nota completa aquí


Ciudadanos continúa al alza ante el retroceso de los demás partidos: encuesta de Sigma Dos para El Mundo

Ciudadanos continúa al alza y, si se celebraran hoy elecciones generales, duplicaría los votos obtenidos en 2016: con un 26,7 % de los votos se situaría como el primer partido español, superando al PP en casi tres puntos y medio.

Son datos de la reciente encuesta de Sigma Dos para El Mundo, que se realizó entre el 23 y el 27 de marzo en todo el ámbito nacional y con 1.000 entrevistas telefónicas.

La formación que lidera Albert Rivera superaría al PP, que obtendría un 23,3 % de los votos, y se impondría por 7 y 8.3 puntos al PSOE y Podemos, respectivamente.

El ascenso de Ciudadanos, que obtendría casi 14 puntos más que en las últimas elecciones generales y 10 desde nuestra última encuesta en octubre, realizada días antes de la aplicación del artículo 155 en Cataluña, se produce a costa de populares y socialistas, en un trasvase de votos hacia posiciones más centradas y liberales: el PP pierde casi 10 puntos respecto a las elecciones generales, y el PSOE obtendría hoy 3 puntos menos que en las elecciones de 2016, perforando la barrera de los 20 puntos. Sumados los votos de Ciudadanos y PP, el centro derecha obtendría el 50 % de los votos.

Fuente: El Mundo 

Con este escenario, el PSOE perdería su condición de primer partido de la oposición y el PP, su condición de partido más votado, una situación que, en parte, se debe al desgaste sufrido por el partido de gobierno en los últimos años, en el caso del PP.

El ascenso de Ciudadanos se vincula, sobre todo, a su actuación en la crisis catalana. Los votantes ven favorablemente su posición ante el desafío independentista, una cuestión de gran interés para la opinión pública y que ocupa el centro del interés informativo desde al menos octubre. Ciudadanos ha tenido una oposición frontal al soberanismo catalán y una clara postura a favor de la aplicación del 155, que han incidido directamente en su triunfo en las elecciones autonómicas catalanas de diciembre y se traslada a su ascenso en los sondeos.

El desarrollo inverso lo protagoniza Podemos, que lograría un resultado del 18,4 % de los votos, casi 3 puntos menos que los obtenidos en las generales de 2016.

Fuente: El Mundo.

Nota completa aquí.


¿Más controles democráticos sobre las elecciones, tras el escándalo de Facebook y Cambridge Analytica?

El “Facebookleak” puede que esté dejando entrever las vulnerabilidades del sistema democrático en la era digital: una filtración de datos personales de más de 50 millones de usuarios, que fueron utilizados por la empresa Cambridge Analytica para diseñar acciones publicitarias en la campaña a favor del Brexit y en la campaña de Donald Trump para las presidenciales de los Estados Unidos.

La violación de la privacidad de los usuarios ha generado una ola de desconfianza en todo el mundo, y ha puesto a la defensiva a la red social y a Mark Zuckerberg, su fundador y principal accionista: Facebook perdió esta semana casi un 9 % de su cotización en bolsa, unos 45.000 millones de dólares, en una crisis de confianza y de reputación que continúa escalando.

Las sospechas sobre los fallos de la “democracia digital” de Facebook no son nuevas, y la filtración masiva de datos viene a sumarse a otros escándalos como el de la compra de millonarios avisos publicitarios destinados a favorecer la campaña de Trump y realizados por agentes rusos o la difusión de fake news difundidas por bots a través de la red social. En su conjunto, estas prácticas conforman una estrategia de influencia política basada en la extraordinaria capacidad de segmentación que tiene Facebook, gracias a sus volúmenes de datos sobre los más de 2.2 billones de usuarios que tiene. El caso de Cambridge Analytica es, probablemente, solo la punta del iceberg de las empresas de datos que han utilizado los loopholes, las irregularidades o inadvertencias de la seguridad de Facebook.

En una época en la que los valores asociados a la privacidad de los datos personales es tema de la agenda pública, Facebook ha respondido lentamente, por detrás de los acontecimientos. Mark Zuckerberg, tras días sin dar explicaciones públicas, finalmente concedió el miércoles una entrevista a CNN y al The New York Times, pero se limitó a indicar que estaban trabajando sobre mejoras para la red social y que se contratarían más humanos para revisar el contenido controversial. Facebook también ha lanzado en México un programa contra las fake news, de cara a las elecciones presidenciales del próximo 1 de julio, pero la iniciativa debe ser leída por lo que no dice: las noticias falsas ya han inundado los muros de los usuarios de la red social en el país latinoamericano.

La influencia de las redes sociales a través de noticias falsas y publicidad segmentada, en prácticas que rozan la ilegalidad, ya es parte del panorama electoral mundial. Así, por ejemplo, en las pasadas elecciones en Cataluña el 21 de diciembre se apuntó a la difusión masiva de mensajes electorales y noticias erróneas a través de las redes, e incluso un estudio del Real Instituto Elcano alertó sobre el poder de la desinformación como arma para socavar a las democracias occidentales, apuntando directamente a Rusia.

En el caso de Cambridge Analytica, la empresa desarrolló un sencillo sistema, a través de la instalación de una app en Facebook. La app incluía un test de personalidad al que contestaban los usuarios. Con los resultados, se clasificaba a quienes respondían en una escala conocida como “OCEAN”, iniciales en inglés para “openness”, “conscientiousness”, “extroversion”, “agreeableness”, “neuroticism”, tipos de personalidad abierta, concienzuda, extrovertida, conciliadora o neurótica. Pero además, y gracias precisamente a la brecha de seguridad de Facebook, Cambridge Analytica rastreó los likes de amigos de quienes aceptaban realizar el test de personalidad con la app. Con ello, y utilizando técnicas de big data, generó perfiles de 50 millones de usuarios, generando, para la campaña de Trump o del Brexit, modelos de votantes y mensajes políticos y electorales específicamente dirigidos a través de Facebook, sobre todo en referencia a la posesión de armas, inmigración o economía.

El uso de técnicas de big data y redes sociales no es una novedad. La campaña de Obama en 2008 y la de su reelección en 2012 utilizaron exitosamente técnicas de datos y personalización y segmentación de sus campañas, para lo que invirtieron recursos considerables. El problema surge en el momento de la violación de la privacidad de los usuarios, utilizando sus datos para fines políticos y comerciales para los que no habían dado su consentimiento.

En este contexto, comienzan a sentirse voces que piden por una regulación y control de las grandes compañías tecnológicas y de los datos que maneja, un vacío que, como todo indica, no puede ser llenado por las prácticas de autorregulación por las que Google, Facebook o Apple siempre se han inclinado.

A pesar de la dificultad de cuantificar la influencia de estas prácticas en los procesos electores, es indudable que tuvieron una incidencia decisiva en votaciones como las del Brexit o la elección de Trump, en las que los márgenes de diferencia que determinaron los resultados fueron mínimos.


Elecciones rusas: Putin se consagra ganador absoluto en unos comicios en los que participaron Crimea y Sebastopol por primera vez

Valdimir Putin ha vuelto a ganar las elecciones presidenciales rusa, esta vez con más del 70% de los votos, 10 puntos más que en 2012.

Se trató de unas elecciones marcadas por la tensión con la Unión Europea y con los Estados Unidos, y con una particularidad: ha sido la primera vez que los electores de Crimea y Sebastopol, territorios anexionados en 2014, han participado en unas elecciones rusas.

El resultado no ha sorprendido, pero sí los porcentajes. Según los datos de la Junta Electoral Central de Rusia, Putin ha recibido unos 56 millones de votos, entre los que se encontraban 1.2 millones de papeletas de votantes de Crimea y Sebastopol, un 90 %. Además, Putin ha obtenido el 100% de los votos en 205 colegios electorales, y el voto del 100% de los militares rusos destinados en Siria.

El extraordinario resultado en Crimea y Sebastopol debe ser analizado en el contexto del conflicto que Rusia mantiene con Ucrania. Recordemos que Crimea y Sebastopol fueron anexionados por Rusia tras la celebración, en 2014, de un referéndum alentado por Putin y el Kremlin.

Los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) han advertido sobre la ausencia de competencia real en estas elecciones presidenciales, así como sobre las restricciones a la libertad de opinión y de reunión durante la campaña previa. Además, y sobre todo, la Unión Europea no reconoce la celebración de elecciones en la Península de Crimea y apoya la integridad territorial y la soberanía de Ucrania.

Con este nuevo mandato, Putin pasa a formar parte de los jerarcas políticos rusos que más tiempo han pasado en el poder, sólo por detrás de Iósif Stalin. El Partido Comunista, liderado por Pavel Gruduinin, ha alcanzado un 15% de los votos, seguido del Partido Liberal Demócrata del ultranacionalista Vladimir Zhirinocski, que ha conseguido el  5.9% de los votos.


Alivio en Alemania y Europa: Merkel volverá a ser investida canciller

Nuevo mandato para la canciller Angela Merkel: se ha firmado este lunes en Berlín la “gran coalición” entre la CDU-CSU y el partido socialdemócrata, tras el visto bueno del 66% de los militantes del SPD

Con los votos combinados de la CDU, la CSU y los socialdemócratas, Merkel supera la mayoría absoluta necesaria para formar gobierno. Tras la firma del acuerdo, será investida mañana, 14 de marzo, en el Bundestag, dando inicio a una legislatura que inaugura su cuarto mandato consecutivo como canciller y el estreno de la ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD) como líder de la oposición.

A pesar de lo que se esperaba, la consulta interna del SPD tuvo una participación alta: el 78.4% de los afiliados ha votado, y el contundente rechazo al bloqueo y a unas nuevas elecciones ha sido una sorpresa para la cúpula de SPD, que se esperaba resultados más ajustados. Tras la renuncia de su ahora exlíder Martin Schulz y los malos resultados de las pasadas elecciones federales, el SPD entrará a formar parte del Gobierno de Merkel, con seis carteras, entre las que se encuentran los poderosos ministerios de Finanzas y Exteriores.

El alivio no es exclusivo del SPD. La CDU-CSU de Merkel y los principales dirigentes de Europa agradecen la tregua política que trae el acuerdo, en unos momentos en que la relación con Rusia y los resultados de las elecciones en Italia suman tensión a la Unión Europea. La nueva secretaria general de la Unión Cristianodemócrata, Annegret Kramp-Karrenbauer, ha calificado el resultado de la consulta socialista como “una buena decisión para Alemania”, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha expresado con entusiasmo que se trata de una buena noticia para Europa.

Solo el 34% de los militantes socialistas votaron en contra de la gran coalición, a pesar de los pronósticos que indicaban un rechazo más acentuado, tras las movilizaciones que llevaron a cabo los jusos, las juventudes del partido lideradas por Kevin Kühnert, contrario al acuerdo. Todo indica, sin embargo, que los resultados de la consulta no reparan la división interna que mantiene en vilo a la formación socialista, y esto a pesar de las importantes concesiones que obtuvieron en el acuerdo de coalición.

Es muy probable que este sea el último mandato de la canciller Merkel, especialmente después del desgaste de su figura por su posición durante la crisis de los refugiados y, ahora, por el bloqueo en el que el país ha estado sumergido desde las pasadas elecciones federales,  cinco meses de incertidumbre inédita en Alemania.


Barómetro del CIS: la preocupación por las pensiones, en máximos históricos

– El paro continúa liderando la lista, para el 65.5% de los españoles es el principal problema.

 

La preocupación de los españoles por las pensiones sube tres puntos y pasa de la décima a la novena posición en la lista de los principales problemas del país, según el último barómetro difundido por el CIS. En el pasado mes de enero un 4.8% de los españoles consideraban que las pensiones eran una de sus principales preocupaciones y ahora lo cree un 8%, la cifra más alta de los últimos 30 años, desde el máximo histórico de mayo de 1985, cuando alcanzaron el 11.7%.

Se trata de un dato más que llamativo, teniendo en cuenta que las encuestas se realizaron entre los días 1 y 12 de febrero, semanas antes de las multitudinarias manifestaciones en muchos puntos de España, reivindicando prestaciones más altas, y que, por otra parte, han llevado al presidente del gobierno a anunciar su comparecencia en el Congreso en un pleno monográfico sobre el asunto.

                                                                            Movilización por las pensiones en Madrid

El paro sigue siendo la principal preocupación de un 65.5% de los ciudadanos, cifra que en los últimos meses no ha variado significativamente. También se mantiene la preocupación por la situación económica, en el cuarto lugar:  para el 54.1% de los ciudadanos la situación es ‘mala’ o ‘muy mala’, un 23% creen que mejorará y el 18.9% dice que irá a peor. En un término medio se encuentran quienes creen que seguirá igual, un 44’2% frente al 41’7% de enero.

La valoración negativa de la situación económica general no se condice, sin embargo, con la percepción de los ciudadanos en cuanto a su economía personal. Si más de la mitad cree que España se encuentra en una mala situación económica, casi un 85 % considera que su situación personal es regular o buena. Más aún, de cara al futuro, esta percepción positiva de la economía personal aumenta, y el 60.9% confía que su situación se mantendrá, frente al 8.9% que cree que empeorará.

Respecto a la corrupción, con un 38.7% continúa siendo el segundo problema más importante para los españoles, una subida importante de 3 puntos respecto a enero vinculada, probablemente, a nuevas revelaciones sobre supuestas tramas corruptas.

Uno de los datos más significativos de este barómetro es la preocupación por Cataluña: con otra caída mensual y pasando de la quinta a la sexta posición, la preocupación de los españoles por la independencia de Cataluña se sitúa en un 11.3%, 18 puntos menos que en el momento de mayor preocupación, después de la consulta del 1-O y la aplicación del artículo 155.


Mesa de debate sobre el Día de la Mujer: El 82% de los españoles cree que hay brecha salarial

Las conclusiones de un estudio de Sigma Dos sobre la situación de la mujer ha dado pie a una mesa de diálogo con destacadas mujeres. Ana Pastor, presidenta del Congreso de los Diputados; María Teresa Fernández de la Vega, ex vicepresidenta del Gobierno; Inés París, directora de cine y presidenta de la Fundación SGAE, y la presentadora de A 3 Noticias, Sandra Golpe, han compartido experiencias y puntos de vista sobre la situación de la mujer en España y en el mundo. Ha moderado la mesa Rosa Díaz, directora general de Sigma Dos. Todas han coincidido en destacar que, pese a lo mucho logrado, el camino por recorrer en la igualdad real es aún muy largo.

En cuanto al estudio, presentado por José Miguel de Elías, director de investigación y análisis de Sigma Dos, las conclusiones son rotundas. Una mayoría de la población considera que existe brecha salarial entre hombres y mujeres: el 82% de los españoles piensa que hombres y mujeres no perciben el mismo salario por el mismo trabajo. Son resultados de una encuesta de Sigma Dos para El Mundo, que se ha publicado hoy, y que arroja luz sobre un aspecto importante del debate sobre el lugar de la mujer en la sociedad actual.

La percepción de la brecha es, además, independiente de la ideología: desde el 80 % de los votantes del Partido Popular al 84 % de los de Podemos, del 78 % de los votantes de Ciudadanos al 89 % de los del PSOE, la percepción sobre la brecha salarial es generalizada. Asimismo, la percepción también es independiente del género: el 79% de los hombres y el 84% de las mujeres considera que existe brecha salarial, apenas 5 puntos porcentuales de diferencia con la media.

Diferencias salariales entre hombres y mujeres. Fuente: Sigma Dos / Gráficos El Mundo

 

En un punto sí parece haber una discrepancia entre hombres y mujeres. Preguntados si “¿Los hombres y las mujeres tienen las mismas oportunidades en el desarrollo de su carrera profesional?”, un 77% de las mujeres considera que no, frente a un 63% de los hombres, 14 puntos de diferencia que conducen a una conclusión: las mujeres sí piensan que hay discriminación laboral en nuestro país.

Fuente: El Mundo. Nota completa aquí.


Elecciones en Italia: un tablero político dominado por la fragmentación

Italia y su cultura política, ¿la historia de un déja vú? Una vez más se instala la incertidumbre sobre la formación de gobierno, tras las elecciones generales celebradas este domingo, en las que unos 46 millones de italianos estaban llamados a la urnas y han tenido un índice de participación del 73%.

Y es que, a pesar de que con un 31% de los votos el Movimento 5 Stelle (M5S) ha sido la fuerza política más votada, no parece que el partido fundado por el cómico Beppe Grillo y liderado por Luigi Di Maio tenga asegurado el ejecutivo, como tampoco la coalición de centroderecha, con la Liga Norte a la cabeza, que obtuvo un 37.5 % de los votos.

Luigi di Maio, lider del Movimento 5 Stelle, y Beppe Grillo

Además del fragmentado, y ya tradicional, panorama político de Italia, la actual situación también se explica por la nueva ley electoral, que, pensada para favorecer acuerdos, penaliza las formaciones en solitario y favorece el gobierno de amplias coaliciones: es necesario alcanzar alrededor de un 40% de los votos para gobernar, una línea de corte que, como se ha visto, parece difícil de alcanzar con estos resultados.

La nueva ley podría beneficiar a la coalición de centroderecha, formada por Fratelli d’Italia, Lega Nord y Forza Italia (liderada por Silvio Berlusconi), que, como todo indica, será la primera fuerza parlamentaria. Al interior de esta coalición ha sorprendido el impulso de la formación xenófoba y euroescéptica Lega Nord, que con un 18.4% de los sufragios ha superado a sus socios de Forza Italia, la formación liderada por el inhabilitado Silvio Berlusconi, que obtuvo un 13.5% de los votos y pasa a ser, en un giro inesperado, la segunda fuerza de la derecha italiana.

Con todo, Berlusconi vuelve a ocupar un espacio importante en la política italiana. Aunque no puede postularse como jefe del ejecutivo ni ocupar ningún tipo de cargo público desde su inhabilitación en 2013 por fraude fiscal, si la coalición de la que forma parte su partido consiguiera llegar al poder, Berlusconi será el “elector palatino”, y su candidato, Antonio Tajani, actual presidente del Parlamento Europeo, se convertiría en primer ministro.

Silvio Berlusconi, lider de Forza Italia, y Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo

Pero ese es, aún, un escenario improbable. La formación de un gobierno depende de negociaciones y pactos que, con la aritmética parlamentaria actual, no parecen viables o sencillos. A pesar de la gran victoria del M5S, un gobierno en solitario de los antisistema no es viable. La formación de Di Maio ha dejado entrever que, esta vez sí, están abiertos a posibles pactos. Recordemos que en las pasadas elecciones generales de 2013 el M5S también resultó la formación más votada, pero se negaron a formar coalición con el Partito Democratico (PD), el partido de centroizquierda del exprimer ministro Matteo Renzi. El PD ha sufrido otro batacazo en estas elecciones, obteniendo tan sólo el 19% de los votos, su peor resultado desde 1948, unos resultados que no le dejan mucho margen de negociación. Otra opción sería un acuerdo, relativamente improbable, con Lega Nord, formación con la que M5S comparte su discurso euroescéptico, contrario a la inmigración y a la política tradicional.

Las encuestas publicadas antes de los comicios, como la de Ipsos para el diario Corriere della Sera o Demos para La Repubblica, ya auguraban una complicada situación en la que la nota dominante sería la incertidumbre. Y a pesar de que Italia se caracteriza por su inestabilidad política (ha tenido 63 gobiernos desde 1948), la falta de un gobierno estable sí podría afectar la débil recuperación del país, tercera economía de la Unión Europea.

La situación preocupa a la Comisión Europea, que teme un bloqueo como el que mantuvo en vilo a Alemania en los últimos cinco meses, y que solo ayer ha comenzado a solucionarse, tras el sí de los militantes socialistas a una reedición de la “gran coalición” con Angela Merkel. De hecho, el presidente de la Comisión, Jean Claude Juncker, ha adelantado que ya se preparan para un “gobierno no operativo”, y pronostica una respuesta negativa de los mercados. Una situación que preocupa, y mucho, a Bruselas, en un momento de creciente tensión económica y comercial con los Estados Unidos y la decisión del presidente Trump de aumentar las barreras arancelarias.  

Resta que el presidente de la República, Sergio Mattarella, comience la ronda de consultas para formar gobierno, y que Italia, una vez más, llegue a acuerdos de gobierno impensables en otras países y culturas políticas.


Máxima incertidumbre en Alemania: las bases socialdemócratas deciden si reeditan la “gran coalición” con Merkel

Alemania contendrá la respiración hasta el próximo 2 de marzo, día en que vence el plazo para que los militantes del SPD, el partido socialdemócrata, decidan sobre el preacuerdo de “gran coalición” con el bloque conservador de la canciller Angela MerkelCasi medio millón afiliados están llamados a participar por correo en una consulta vinculante, que puede resultar decisiva para el futuro político de Alemania y de Europa, una complicada decisión en una ya de por sí inusual situación del país centroeuropeo.

El escepticismo cunde entre las filas del SPD, y no pocos perciben el acuerdo como perjudicial para el partido, que en las últimas elecciones obtuvo el peor resultado de su historia. La renuncia del ahora exlíder, Martin Schulz, quien acordó con Merkel reeditar la “gran coalición” tras una rotunda negativa inicial, trasladó el peso de la decisión a las bases. Torsionados entre la preservación del interés partidario frente a la desafección del electorado, el avance de la ultraderechista Alternative für Deutschland (AfD) y el sentido de estado que adujo Schulz para aceptar el preacuerdo, los militantes tendrán la palabra final, que será de carácter vinculante definitivo si hay una participación mínima del 20%.

Angela Merkel

Ninguna de las dos opciones parece convencer completamente y la incertidumbre es total. En el caso de que ganara el SÍ, Merkel (que ha sufrido un desgaste importante en la anterior legislatura, especialmente por la crisis de los refugiados), podría ser investida como canciller durante la primera quincena de marzo y acceder a su cuarto mandato. Pero si se impusiera el NO, solo restaría la posibilidad de nuevas elecciones o un gobierno de minorías, opción, esta última, improbable, y para la que no existen precedentes en la historia alemana posterior a la Segunda Guerra Mundial.

De lo que no parece haber dudas es de que la consulta está marcada por la división entre las bases y las primeras filas del partido, evidenciada por llamamientos y movilizacionesPor un lado, la dirección del partido, encabezada por Andrea Nahles, que figura como la principal candidata para sustituir a Schulz y presidir el SPD, insta a los militantes a votar por el SÍ, y presenta como principal argumento las concesiones obtenidas en las negociaciones previas con Merkel, entre ellas las carteras de Finanzas y Exteriores. Por el otro, el sector que se opone al acuerdo y que reúne a un amplio sector del ala izquierda del SPD y de las juventudes del partido, los Jusos liderados por Kevin Kühnert, con un abierto rechazo al acuerdo de coalición y una apuesta por la renovación y regeneración del partido.

Martin Schulz, exlíder del SPD, y Kevin Kühnert, líder de Jusos y opositor al acuerdo de gran coalición

Con todo y a pesar del dramatismo, no es la primera votación decisiva en la que participan los militantes del SPD, ya que el acuerdo de coalición de la anterior legislatura también fue sometido a consulta interna. Entonces, el pacto con Merkel obtuvo el visto bueno del 75% de los afiliados del SPD que participaron en la votación. Sin embargo, la situación de 2018 es completamente distinta a la de 2013. No solo el SPD obtuvo en las elecciones de 2017 el peor resultado de su historia, sino que continúa cayendo en las preferencias de los alemanes. En una encuesta del Instituto demoscópico Insa para el diario Bild, realizada entre el 16 y el 19 de febrero, el SPD apenas obtuvo un 15,5 % de las preferencias, y fue superado por el AfD, que con un 16% de las preferencias resultaría segunda fuerza política en el país si se celebraran elecciones generales.

Estos datos ensombrecen aún más la situación para el SPD y colocan a los militantes ante una perspectiva nada promisoria: o unas nuevas elecciones, en las que probablemente empeorarían sus resultados, o participar en una coalición que no parece gustar completamente a nadie.


Nuevo proyecto de buenas prácticas de las fundaciones, tras conclusiones de estudio de Sigma Dos

La Fundación Lealtad, dedicada a la acreditación de buenas prácticas de las ONGs, ha presentado “Lealtad Instituciones”, un proyecto que tiene el objetivo de acreditar la transparencia de las fundaciones empresariales y patrimoniales.

El origen del proyecto han sido las conclusiones del reciente estudio de Sigma Dos para la Asociación Española de Fundaciones: “La percepción acerca de las características, fines y motivaciones de las fundaciones en España”, en el que se observaba una demanda social a las fundaciones empresariales de mayor transparencia.

En esta línea, “Lealtad Instituciones” está concebido como una herramienta para que las fundaciones difundan sus  prácticas de buen gobierno, gestión eficiente de fondos, origen de sus fuentes de financiación, y el cumplimiento de sus fines de interés general.

Fuente: La Vanguardia

Nota completa aquí


Barómetro del CIS: cae la preocupación por la independencia de Cataluña

Los resultados de la encuesta del CIS, realizada entre el 1 y el 10 del pasado mes de diciembre y publicados hoy, muestran una caída de 8 puntos de la preocupación por la independencia de Cataluña.

La diferencia supera los 12 puntos si la comparamos con el porcentaje que alcanzó en el momento de la aplicación del artículo 155, a finales del mes de octubre, cuando hasta un 29% de los españoles señalaba a la posibilidad de una Cataluña independiente como uno de los principales problemas del país. Dos meses después, un 16,7% de los españoles indica que la cuestión es uno de los principales problemas de España.

Esa caída supone que la preocupación por la independencia catalana pasa del cuarto al quinto puesto entre las principales preocupaciones de los ciudadanos.

El seguimiento de los datos de los últimos doce meses es un fiel reflejo del año más convulso del independentismo catalán. Así, en el pasado mes de enero solo un 1,4% de los encuestados lo ubicaba entre los principales problemas de España,  porcentaje que comenzó a subir con fuerza en el mes de julio (2,6%), se triplicó en el mes de septiembre (7,8%) y nuevamente en el de octubre (29%), hasta acercarse a un tercio de los españoles. Solo en el mes de noviembre la cuestión comenzó a caer como una de las preocupaciones principales de los españoles, para un 24,6%.

Se trata del cambio más destacado de un avance de resultados del CIS en el que, a excepción de la independencia de Cataluña, no se registran grandes movimientos. Así, en el primer puesto de la lista, la principal preocupación entre los ciudadanos, sigue estando ocupado por el paro. Aunque en la evolución interanual el porcentaje de españoles que sitúa desempleo como uno de los principales problemas del país muestra una caída desde el 74,7% de hace un año hasta el 66,8% actual, entre el mes de noviembre y el de diciembre ha tenido un repunte de algo más de tres puntos. Le siguen la corrupción, que es citada por el 31,7%, los partidos políticos (28,5%) y los problemas económicos (22,9%) .

También mencionados entre los principales problemas del país, aunque en unos porcentajes más modestos, se sitúan un aumento de la preocupación por la seguridad ciudadana (que pasa del 1,5 al 2,3%), la calidad del empleo (de 5,6 a 7,3%), las pensiones (de 3,2 a 5%). Además, hay pequeñas variaciones a la baja en la inquietud por la administración de Justicia, que pasa de ser considerada uno de los principales problemas por un 2,4% al  1,7%,  la educación (de 7,5 a 6,9%), y el terrorismo internacional, que había subido sensiblemente tras los atentados de Cataluña y ha bajado algo más de un punto en el último mes, pasando de un 2’9% al 1’8%.

El CIS dedica también un apartado mensual a la percepción de los ciudadanos sobre la situación política y económica general del país. Sigue siendo muy destacado el porcentaje de quienes consideran que la situación política del país es mala o muy mala, un 73,4%, aunque ese dato supone una caída de 2,3 puntos respecto al mes de noviembre. También siguen siendo más quienes consideran que la situación política empeorará (27,7%) que quienes entienden que irá a mejor (14,8%) aunque, en ese apartado, una clara mayoría, un 41,8%, entiende que no habrá grandes cambios a mejor ni a peor.

Respecto a la evolución de la economía, la opinión de los españoles es algo más sombría que en el mes de noviembre. Si entonces un 50,9% consideraba que la situación económica era mala o muy mala, hoy esa es la opinión de un 53,5%. También a este respecto, pero mirando hacia el futuro, son mayoría, un 43,5%, quienes consideran que la situación económica no presentará grandes cambios en el próximo año.

Más optimismo recoge el CIS respecto a la situación económica personal. Así, un 26,5% confía que su situación económica mejorará en los próximos doce meses mientras que solo un 5,3% cree que irá a peor.


TRUMP Y LA OPINIÓN PÚBLICA NORTEAMERICANA UN AÑO DESPUÉS

Al cumplirse un año de su elección, Donald Trump se ha convertido en el presidente que obtiene una peor valoración de la historia reciente de EEUU, sin embargo, mantiene una amplia base entre los votantes republicanos que le llevaron a la Casa Blanca.

El 8 de noviembre se cumplía el primer año de las elecciones que llevaron a Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos y no han faltado balances de lo hecho y lo no hecho, de los compromisos cumplidos e incumplidos. En estas líneas prestaremos atención a otro aspecto, la evolución de la opinión pública en este primer año de la presidencia de Trump. Un aspecto que cobra mayor relevancia si consideramos que queda algo menos de un año para las elecciones de mitad de mandato, en la que se renovará la cámara de representantes y un tercio del senado, que serán decisivas para el resto de la presidencia de Donald Trump.

Es cierto que, en política, ese año que queda hasta las elecciones de midterm es una eternidad, pero también lo es que los doce meses que han transcurrido desde su elección, parecen haberse consolidado ciertas tendencias en la opinión pública que nos pueden dar una imagen cabal de la evolución de la presidencia de Trump.

 

En primer lugar, si atendemos a las cualidades personales que, en opinión de los ciudadanos, definen a Donald Trump como presidente nos encontraremos –tal y como se puede ver en el gráfico 1- que en estos doce meses la valoración de Donald Trump presenta una caída casi generalizada. De las once variables estudiadas por Gallup, cae en nueve, mantiene la valoración en una (“competitivo”), y sube solo en una (“Preocupación por los individuos”). Una bajada aún más llamativa si consideramos que, prácticamente en todas las variables, ya presentaba un punto de salida muy bajo.

Si en el momento de su elección solo un 27% consideraba que estaba preparado para ser presidente, ahora esa cifra ha bajado al 22%. Si en 2016 un 62% consideraba el entusiasmo como un rasgo definitorio de Donald Trump, ahora lo hace un 53%. De hecho, de las once cualidades valoradas, Donald Trump solo alcanzaba el aprobado en dos, “competitividad” y “entusiasmo”, y solo en la primera se mantiene estable. El único aumento de valoración se ha producido respecto a la “preocupación por los individuos”, donde pasa de un 19 a un 31%.

 

 

Como cabía esperar, esa negativa valoración de las capacidades del presidente ha tenido un reflejo en el índice de aprobación de la opinión pública. Como se puede ver en el gráfico 2, Trump ha pasado de un 45% de aprobación al iniciar su mandato a un 38%. Siete puntos en un año no es poco, pero la justa medida de su situación la tendremos si comparamos su registro con los presidentes anteriores.

El gráfico 2 muestra que Donald Trump ya partía de una valoración más baja que sus predecesores. En enero de 2016 se encontraba a cinco puntos de Reagan o GH Bush, y algo más alejado de Clinton, Carter y Obama. Al cabo de 10 meses, esas diferencias se han acentuado y los cinco puntos de enero se han convertido en diez. Esa es la distancia que le separa del segundo presidente peor valorado.

 

 

Aún más claro se ve si comparamos el balance neto (% que le aprueba – % que le desaprueba) del presidente Trump con el de sus predecesores. En el gráfico 3 se puede comprobar que, al menos desde el final de la Segunda Guerra Mundial, Donald Trump es el único presidente que presenta un balance negativo en sus índices de aprobación un año después de ser elegido. Su distancia con el segundo peor valorado, Bill Clinton, es de 24 puntos y su distancia con el presidente republicano peor valorado en su primer año, Ronald Reagan, asciende a 37 puntos.

 

 

Si pasamos de la comparación general al detalle particular podemos comprobar además que esa pauta descendente se mantiene entre los diferentes grupos de población. Lo que se observa en el gráfico 4 es una caída prácticamente generalizada independientemente del grupo social al que miremos. Cae si nos fijamos en la edad, en ingresos, en género o en nivel educativo. De los trece grupos examinados, no hay ninguno en el que presente un balance positivo.

 

 

Aún más importante, como refleja el gráfico 5, el apoyo a Trump parece estar empezando a resentirse entre los propios votantes republicanos. En estos doce meses, el Presidente de EEUU ha perdido 8 puntos de intención de voto entre la base republicana, exactamente el mismo porcentaje que ha perdido entre los votantes independientes. Dicho lo anterior, Donald Trump sigue manteniendo un amplísimo apoyo, descendente pero superior al 80%, entre la base de votantes republicanos que le llevaron a la Casa Blanca. No se ha producido el desplome que muchos pronosticaron, sí una caída o un desgaste sostenido.

 

 

Más interesante aún es observar el detalle de sus apoyos por ubicación partidista. Si pedimos a los electores que sitúen su nivel de apoyo en una escala de 0 a 100, nos encontraremos con unas posiciones muy polarizadas en los extremos. Casi tres de cada cuatro demócratas sitúan su apoyo a Trump en valores entre el 0 y el 20 mientras que la mitad de los republicanos le dan un apoyo total y 8 de cada diez republicanos le dan un apoyo alto. Apenas queda espacio en los sectores intermedios ante una opinión pública que se ha polarizado considerablemente.

 

 

En conclusión, tras un año de su elección, Donald Trump es el presidente estadounidense peor valorado de la era contemporánea. Sin embargo, mantiene un alto –aunque decreciente- apoyo entre la base republicana que le llevo a La Casa Blanca. Por otra parte, la percepción generalizada de que estamos ante lo que en EEUU denominan una presidencia divisiva encuentra acomodo en una opinión pública que –entre un rechazo frontal y un apoyo elevado- se ha polarizado entorno a la figura del actual presidente.