Los españoles dedicamos casi 5.000 horas de nuestra vida a buscar cosas perdidas en casa

  • IKEA ha presentado el estudio “Orden y tiempo”, realizado por Sigma Dos, que pretende hacer una radiografía del comportamiento de los españoles con respecto al orden en casa y el tiempo que invertimos en la búsqueda de objetos en el hogar

IKEA ha puesto números y datos, a través de Sigma Dos, a una realidad que pocas veces nos cuestionamos y que sin embargo nos afecta mucho en nuestro día a día: ¿somos los españoles ordenados?, ¿qué variables influyen?, ¿perdemos siempre lo mismo?, ¿qué implica emocionalmente perder cosas? Y, en definitiva, ¿cuánto tiempo de nuestra vida destinamos a buscar cosas que perdemos? Así, según se desprende del estudio, los españoles dedicamos casi 5.000 horas de nuestra vida (4.683, en concreto) a buscar cosas perdidas en casa. Este dato se calcula teniendo en cuenta la frecuencia con la que perdemos objetos, el tiempo que dedicamos a encontrarlos y tomando como referencia la esperanza de vida en España de 82 años.

El estudio desvela que casi la mitad de los españoles solemos perder objetos en nuestra casa al menos una vez a la semana y un 30% reconoce que tres o más veces a la semana. Casi el 60% declara dedicar hasta 10 minutos en encontrar lo que ha perdido y un 20% hasta 20 minutos. En España de media dedicamos 65,9 minutos cada semana, 2,38 días al año y 6,5 meses en nuestra vida en encontrar objetos en nuestro hogar.  Por género, las mujeres dedican más tiempo a buscar cosas que no encuentran (7,2 meses) que los hombres (5,8 meses).

En palabras de Ana García, responsable de estudios de IKEA en España, “el objetivo de este estudio es poner «luz y taquígrafos» a lo que supone la falta de orden en nuestros hogares. Nos pasamos de media seis meses y medio de nuestra vida buscando cosas en nuestros hogares, un valiosísimo tiempo que bien podríamos dedicar a otras actividades. Sabemos que por ejemplo invertimos 46.000 horas de nuestra vida a actividades de ocio, sería estupendo poder añadir a este tiempo las 5.000 que utilizamos en buscar objetos en casa..

Ana García, responsable de estudios de IKEA en España, Laura Durán, directora de Marketing de IKEA en España, y Eduardo Sánchez de Cabezón, matemático de la Universidad de La Rioja

¿Qué perdemos y cómo nos afecta?

Pero los españoles no solo perdemos tiempo en buscar objetos, además esto supone un coste emocional: 1 de cada 2 españoles reconoce sentir estrés o ansiedad cuando pierden algo o les cuesta encontrarlo.

Según se desprende del estudio, los objetos que más perdemos los españoles son los bolígrafos (los pierde el 86,8%), las gafas (el 86,1%) y el móvil o las llaves (el 82,6%). Cuando nos centramos en la ropa, lo que más perdemos son las “camisetas o sudaderas” (53%) y los “calcetines o la ropa interior” (47%). 

“Las llaves y el móvil son los objetos que más estrés nos producen cuando los perdemos porque son objetos clave en nuestra vida diaria. Además, cuando perdemos cosas, se resiente la convivencia: la mitad de los encuestados reconoce haber discutido con un familiar por la pérdida de un objeto” explica Ana.

Radiografía del español ordenado

En general los españoles nos autocalificamos como ordenados (77,7%) mientras que solo un 22,4 % dice ser poco o nada ordenado.

En lo que respecta a la percepción que tienen del orden de su casa, los españoles se dan un notable alto, ya consideran que su casa está ordenada en un 3,71 dentro de una escala de 1 a 5 donde 5 es una casa perfectamente ordenada.

Los que tienen una mayor percepción de orden en su hogar son los mayores de 65 años, los que viven en hogares de más de 120 m2 y los que no tienen hijos. Estos perfiles son los que también declaran dedicar menos tiempo a buscar cosas en su hogar.

Por el contrario, los que se consideran menos ordenados son los menores de 55 años, los que viven en casas de menos de 90m2 y los que tienen hijos menores de 6 años. Igualmente, estos perfiles son los que declaran dedicar más tiempo a buscar objetos en su casa.

¿Qué barreras encontramos para tener la casa ordenada?

Aunque el 85,7 % está de acuerdo con que tener la casa ordenada les hace estar más a gusto, hay varias barreras que lo impiden. La falta de tiempo por motivos laborales es la principal barrera para ordenar para el 36,3% de los españoles, seguido de “porque prefiere dedicar el tiempo a otra cosa” (24,6%) y por tener demasiadas cosas para el espacio con el que cuentan (22%).

Actitudes frente al orden

El estudio también analiza algunas actitudes que revelan cómo nos relacionamos con el orden. Casi un 40% de los encuestados reconoce no hacerse la cama antes de salir de casa por las mañanas, y en el caso de los menores de 34 años este comportamiento asciende a un 54%.

En la misma línea un 33% de los españoles declara que suele acumular durante días en el perchero o en algún otro sitio ropa que va utilizando y que no recoge, cifra que asciende a un el 50% en los menores de 34 años.

Por otra parte, casi un 40% de los españoles reconoce que puede estar tranquilamente sentado en el sofá de casa si ve cosas tiradas alrededor.

Además, a los españoles nos cuesta deshacernos de cosas: un 87% guarda cosas que ya no utilizan porque tienen un valor sentimental, un 84% guarda cosas que ya no utiliza por si algún día las necesita y casi un 60% reconoce que le cuesta tirar cosas porque no sabe cómo deshacerse de ellas.

Ana García, responsable de estudios de IKEA en España, y Laura Durán, directora de Marketing de IKEA en España

¿Quién se encarga del orden en los hogares españoles?

En el 31% de los hogares la tarea del orden se reparte entre dos personas por igual, y en un 37% hay un encargado principal del orden y otro “que colabora ocasionalmente”. En este último caso son las mujeres las que en casi un 30% declaran ser las “encargadas principales”.

Con respecto a la planificación del orden, un 33% declara no tener un plan para ordenar y hacerlo cuando tienen tiempo y ganas, un 31% dedican todos los días de la semana un rato a mantener todo ordenado y un 25% declaran reservar tiempo durante el fin de semana a hacer esta tarea.


Los españoles dan un amplio aprobado a los Reyes, según el estudio de Sigma Dos para la revista ¡HOLA!

Los españoles dan un amplio aprobado a los Reyes, valorando como muy bueno el papel institucional de doña Letizia. Es la principal conclusión del estudio de Sigma Dos en colaboración con la revista ¡HOLA!, en el que se han valorado aspectos como la formación de la reina Letizia, su estilo, su popularidad y también el papel institucional que lleva a cabo. Además, se ha analizado la figura del rey Felipe y de sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, que han aprobado con nota el «examen».

El rey Don Felipe es quien mejor nota ha obtenido, un 6.91, seguido de cerca por la menor de sus hijas, Sofía, con un 6.10. La Princesa de Asturias ha obtenido un 6.08, mientras que doña Letizia también supera el aprobado con un 5,70. Hay que destacar el dato de que cerca de un 80% de los españoles valoran de manera muy positiva el papel institucional que lleva a cabo la reina Letizia en los eventos y actos públicos a los que acude. Así, los españoles tienen una percepción positiva de la Reina, que ha conseguido el aprobado en los ocho aspectos planteados en este estudio.

El estudio se ha basado en 2.000 entrevistas compuestas por 20 preguntas cerradas, formuladas entre el 22 y el 25 de julio. 


...Y al fondo, las urnas. Por Antonio Asencio

  • Antonio Asencio, director de Comunicación y Estrategia de Sigma Dos, analiza los resultados del estudio realizado por Sigma Dos para el periódico El Mundo

Si hoy se celebrasen elecciones generales, el bloque de centroizquierda afianzaría de manera clara su ventaja. La fuerte subida del PSOE, explicada en términos demoscópicos por la rocosa fidelidad de sus antiguos votantes y porque lograría pescar algunos votos nuevos en los caladeros de Unidas Podemos y de la abstención, permitiría a la suma del PSOE y Unidas Podemos llegar a la mayoría absoluta sin necesidad de recurrir al apoyo de los partidos nacionalistas.

De producirse, sería la primera vez que ambas formaciones de la izquierda superan los 176 escaños necesarios para gobernar con mayoría parlamentaria, lo que abriría un escenario muy probable, aunque insólito hasta la fecha en nuestra historia política, de Gobierno de coalición; un escenario novedoso, por tanto, que obligaría casi con toda seguridad a modificar las posiciones y los discursos de los partidos. Recordemos que uno de los argumentos que se han esgrimido contra esta fórmula de gobierno ha sido que la suma de ambas formaciones queda lejos de la mayoría absoluta que permite la estabilidad.

Por su parte, el bloque de centroderecha se dejaría 18 escaños, lastrado por la bajada de cuatro puntos de Cs y de otros dos puntos de Vox, que no lograrían compensar la mejora del PP, aupado al 19%. Aunque se produce una reorganización del voto, tendente a concentrarse en el partido de Pablo Casado desde Cs y Vox, el balance final es negativo para estos tres partidos, ya que una parte de los votantes de Rivera en las últimas elecciones estarían decantándose por la abstención e incluso, aunque en menor medida, por el PSOE. Habrá que estar atentos a la posibilidad de que PP y Cs concurran juntos bajo la marca España Suma, una opción bien vista por ambos electorados.

En coherencia con estas tendencias electorales, los españoles señalan mayoritariamente que un acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos es preferible a una repetición electoral. Esta preferencia mayoritaria se da de manera equilibrada en todos los grupos de edad y tanto en hombres (55,6%) como en mujeres (54,3%). Por votantes, sólo los del PP, Cs y Vox prefieren un adelanto electoral a un acuerdo entre los dos partidos de izquierdas, que es abrumadoramente la opción favorita, sin embargo, del electorado del PSOE y del de Unidas Podemos.

Así las cosas, conviene subrayar un matiz importante: la estimación de voto reflejada en esta encuesta de Sigma Dos (o en cualquier otra que se publique antes del 23 de septiembre) es indicativa de la temperatura electoral del actual momento, no de unas elecciones que aún no están convocadas. Un fracaso en dichas negociaciones tendrá, previsiblemente, un impacto en la opinión pública que se trasladará a la estimación de voto.

De producirse este escenario, deberemos leer detenidamente la distribución de responsabilidades que los ciudadanos realicen entre los distintos partidos. La encuesta adelanta que el PSOE, de la misma manera que es el partido que cuenta con más simpatías, sería señalado -al menos hasta el momento- como el más responsable de una hipotética repetición electoral. Así lo creen más del 40% de los españoles. Para cambiar o afianzar esa percepción se libra en estas semanas lo que conocemos como la batalla del relato.

Artículo publicado en El Mundo


El PSOE y Podemos sumarían mayoría si se celebrasen nuevas elecciones

Si hoy se celebrasen elecciones, el PSOE y Podemos sumarían la mayoría necesaria para la formación de Gobierno: el PSOE de Pedro Sánchez lograría el 33.1% de los votos y 145 escaños, 22 representantes más que en los pasados comicios del 28A, mientras que el partido liderado por Pablo Iglesias alcanzaría el 14.2% de los votos y 40 diputados, que se traduce en una reducción de 2 representantes en el Congreso de los Diputados. 

Son los resultados de la encuesta realizada por Sigma Dos para el periódico El Mundo, que también muestra el desgaste del bloque de centro derecha: el PP obtendría el apoyo del 19% del electorado y 78 escaños, un aumento de 12 representantes con respecto a los obtenidos en las últimas elecciones. Sin embargo, Ciudadanos obtendría el 11 % de los votos y 34 escaños, 23 representantes menos que el 28A, y Vox el 8.3% de los apoyos y 17 escaños, 7 menos que en los anteriores comicios. La suma de las tres formaciones de centro derecha quedaría, así, lejos de la mayoría absoluta. 

La mayoría de españoles no quiere una repetición electoral

España se encuentra en un momento de incertidumbre política, ante la disyuntiva de si comenzará un nuevo ciclo político y se formará Gobierno o si se celebrarán otras elecciones el próximo 10 de noviembre. Un escenario político que el 93% de los de los españoles califican negativamente, entre regular, malo o muy malo. Además, y en relación con esta visión negativa, el 54.9% de los ciudadanos preferiría que PSOE y Unidas Podemos llegaran a un acuerdo

La encuesta muestra que sólo el 36.9% de los encuestados optaría por la celebración de unas nuevas elecciones. Entre aquellos que se inclinan por un pacto PSOE – Unidas Podemos, son mayoría los votantes de estos partidos (71.7% del PSOE y 95% de UP)  e incluso los electores del PP (23%) y Ciudadanos (30%) abogan por la formación de un gobierno entre las dos formaciones de izquierda. 

Sin embargo, son ya cuatro meses los que el país lleva con un gobierno en funciones. Según las conclusiones del trabajo, el 42.4% de los ciudadanos cree que el PSOE es el responsable de la formación de Ejecutivo, y el 60.7% opina que Pedro Sánchez no se está esforzando lo suficiente para llegar a un acuerdo con Pablo Iglesias. 

Fuente: El Mundo. Puede leer la información completa en los siguientes enlaces:

http://bit.ly/2lpk5nZ 

http://bit.ly/2ltl9qV


Vetos frente a votos, por Gerardo Iracheta, presidente de Sigma Dos

Para entender la dificultad que se vive en España y otros países con las negociaciones para formar Gobierno, tal vez sea útil recordar lo que ocurrió en nuestra vecina Italia tras las elecciones de 2013. El PDI, partido análogo en Italia al PSOE, tuvo entonces la opción de gobernar, pero necesitaba el apoyo de otras formaciones y miró a lo que creía que era su izquierda: el Movimiento 5 Estrellas (M5S), un partido nuevo que había irrumpido en la escena italiana con un mensaje de enmienda a la totalidad del sistema. Por petición de este último, y con el argumento de garantizar la «transparencia», las negociaciones habrían de ser retransmitidas en abierto vía streaming. Bersani, el candidato socialdemócrata, aceptó. A un lado de la mesa, se sentaron el candidato Bersani y su segundo, Enrico Letta;al otro, los dos portavoces de M5S. La negociación pública (y con público), con una solemne puesta en escena propia de una película de Sorrentino, se desarrolló ante la atenta mirada de millones de italianos, atraídos por lo inédito del proceso.

El encuentro duró apenas media hora y se redujo a un intercambio sordo de argumentos: los representantes del PDI apelaban a la «estabilidad» que necesitaba Italia; los del M5S, a la necesidad de regenerar la política italiana. Dos meses después de aquel frustrado encuentro retransmitido, y tras la dimisión de Bersani, Letta llegaría a primer ministro gracias a un giro espectacular en las negociaciones que culminó en un pacto de Gobierno del PDI con las formaciones de Silvio Berlusconi y Mario Monti (se podría interpretar que la estrategia del M5S era escenificar aquella ruptura para empujar al PDI a cometer una traición a su electorado al apoyarse en los partidos del centro derecha).

Sin embargo, la negociación estaba frustrada antes de comenzar. No había intersección posible. El sentido de aquel espectáculo no era la consecución de un acuerdo, sino el espectáculo en sí mismo. Y además de constatar el enésimo bloqueo político del país transalpino, inauguró de facto una nueva fase en la política mundial: la política-reality. Una fase en la cual, en aras de la transparencia, la política adquiría una nueva cualidad: la del espectáculo total, en presente continuo, y más allá de los escenarios previstos institucionalmente.

Contra la política sostenida por las instituciones, que secuestrarían «la voluntad del pueblo» y la reducirían a la gestión administrativa de un poder preexistente, la política de la transparencia total, la política-reality se ofrece desnuda a las cámaras y las redes sociales, sin límite espacio-temporal. El valor añadido del concepto reality es la pulverización de las fronteras entre los espacios dramáticos: el político en acción es un político en representación. Su casa -a veces incluso el domicilio personal- es la casa de todos los espectadores. Frente al miedo al «pacto secreto», al «arreglo en los despachos», o «entre bambalinas», se impone la reclamación de transparencia permanente, de poner paredes de cristal que nos permitan tener el control (o nos hagan creer que podemos tenerlo), de auscultar hasta la saciedad el presente y el pasado de cada político. No nos contentamos con comer; frente a la sombra de la adulteración, queremos ver cómo se cocina cada plato, qué ingredientes y en qué proporción se utilizan.

Después del Movimiento 5 Estrellas, el mundo ha vivido un auge de la política-reality. Políticos cocidos en el horno de estos programas televisivos, que dominan el nuevo lenguaje de la gestualidad radical y el nuevo tiempo sincopado de la política en directo, cosechan éxitos electorales en todas partes del mundo. El problema es qué hacer después con ese éxito, una vez han logrado sus objetivos electorales.

 

¿Es una distopía orwelliana? Más bien su reverso. No es el poder -invisible y ubicuo, como el panóptico en el que se inspiraba 1984- el que mira y escruta cada uno de nuestros actos. Ahora somos nosotros, votantes reconvertidos en espectadores, a quienes se nos ofrece, para consumo instantáneo, cada acción de la política, cada palabra, cada gesto. Rodeada de cámaras y micrófonos durante 24 horas y 365 días al año, constantemente vigilada, en permanente sospecha de escándalo, la política se presenta como espectáculo sin obra y sin guión, como acción separada de sus efectos. Sus acontecimientos aparecen vacíos de contenido: pura forma. Habríamos pasado del fin justifica los medios, con el que Maquiavelo definió la racionalidad dominante en la política moderna, al medio justifica el fin de la política posmoderna, tamizada por su valor emocional. La política ya no sería un instrumento de transformación de una realidad cada vez más compleja e indescifrable: sería su propia y vacua finalidad.

En un contexto así, el resultado natural no es el acuerdo, vivido como una claudicación dramática. El resultado es la vetocracia, como ya señalara Francis Fukuyama para describir la crisis política en EEUU. Se instala una paradoja: cuanto más se alarga la negociación, más coste se asume, más nos alejamos del pacto y más nos acercamos al veto. El escenario abrasa. No se mira qué se pacta, sino quiénes pactan. No importa el contenido, sino el continente. La foto, por encima de los acuerdos de gobierno que han de medirse públicamente en términos, de aparente escándalo o claudicación, de ganadores y perdedores.

La negociación política (es decir, la política), para ser real, exige un espacio de discreción. Ante la mirada del gran hermano de la política, primarán la defensa de su personaje -su integridad intachable, la férrea coherencia con sus principios- a la calidad de la obra, a su resultado final. Se trata, por tanto, de una falsa transparencia, de una realidad fake, valga la contradicción. Porque no es la realidad lo que se nos muestra, sino su simulacro.

¿Y qué opinan los ciudadanos? En la última encuesta de Sigma Dos para EL MUNDO veíamos cómo más del 60% de los españoles se inclinaban por que los partidos fuesen capaces de superar los vetos e intentasen dar estabilidad al país. Más allá de su voto particular a un partido, subyace una reflexión general: dialogar para intentar acordar (sea cual sea el resultado) es un supuesto de viabilidad de la democracia representativa. Es importante el matiz: no es que no se entienda que no logren acuerdos. Lo que no se entiende es que esos acuerdos no se intenten, o que se negocie con una finalidad diferente. La democracia, al cabo, impone un procedimiento, nunca un resultado. El análisis de las opiniones nos ofrece una radiografía al margen de las percepciones dominantes. La sociedad española, al menos por ahora, no participa de esta vetocracia ni del dramatismo de la política-reality. El dilema entre votos y vetos se ha extendido sin un sustrato real. Bajo las arenas movedizas de la política-reality, sigue habiendo adoquines.

 

Artículo publicado en El Mundo


El bipartidismo avanza en detrimento de Ciudadanos, Unidas Podemos y Vox

El bipartidismo se recupera en detrimento de Ciudadanos, Unidas Podemos y Vox. Es la principal conclusión del trabajo realizado por Sigma Dos para el periódico El Mundo

Según reflejan los resultados del estudio, en un escenario de reiteración de elecciones el PSOE conseguiría el 32.6% de los votos, lo que se traduce en un aumento de 3.9 puntos en intención de votos respecto al 28.7% conseguido en las pasada elecciones generales de abril. Por su parte, el PP también subiría, hasta alcanzar un 19.4% de los apoyos, 2.7 puntos más desde abril. 

La situación cambia, sin embargo, para el resto de formaciones, Ciudadanos, Unidas Podemos y Vox. Así, el partido liderado por Albert Rivera caería casi 3 puntos, pasando del 15.9% al 13.1%, un movimiento que posicionaría a la formación naranja como cuarta fuerza política, mientras que la tercera posición pasaría a ocuparla Unidas Podemos, que pierde 1.1 puntos y se queda con el 13.2% de los votos. Vox también desciende y se deja 2,3 puntos, pasando del 10,3% al 8% de los votos.

 

Con estos datos, en un escenario de reiteración de elecciones el bloque de izquierda mejoraría sus expectativas hasta el 45.8%, 2.8 puntos más que en abril, y el bloque de centroderecha caería 2.4 puntos, del 42.9% al 40.5%

El 49.7% de los encuestados considera que volver a las urnas no favorecería a Podemos, mientras que el 36.7% cree que sería beneficioso para los socialistas. El 46% de los encuestados considera que a C’s le perjudicaría la celebración de nuevos comicios, un porcentaje idéntico al de Vox (45,9%) y mayor que el del PP (35,3%). 

De los resultados también surge que la mayoría de los españoles optan por la estabilidad. El 49.1% de los encuestados consideran que Pedro Sánchez formará un gobierno estable, mientras que el 41.3% cree que se celebrarán de nuevas elecciones

En cuanto a la formación de gobierno, el 69.9% de los votantes de Ciudadanos el 28A cree que el partido debería abstenerse o votar a favor de la investidura de Pedro Sánchez, frente al 30.1% de del electorado popular que se inclina por abstenerse y facilitar un gobierno del PSOE y un 53.7% que apuesta por votar en contra. Por su parte, el 24.4% de los que votaron al PSOE considera que estaría “mal” o “muy mal” que su partido se mantuviese en Moncloa si esto implica una mayor influencia de ERC y Bildu. 

El estudio también ha analizado la gestión del rey Felipe VI en sus primeros cinco años de reinado. La labor del monarca es considerada de forma positiva por el 62.8% de los ciudadanos, mientras que el 20.8% expresa su mala opinión y el 11.2% se afirma de forma neutral. 

Fuente: El Mundo. Puede leer la información completa en los siguientes enlaces:

Nota 1

Nota 2

Nota 3 

Nota 4


Sigma Dos presenta el II Observatorio de la Vivienda en España

¿Cuál es la previsión de futuro de  los jóvenes en España en cuanto a vivienda? Bajo esta pregunta se ha presentado el II Observatorio de la Vivienda en España, un estudio que ha analizado la situación actual a la que se enfrentan los jóvenes en su acceso a la vivienda. 

Ricardo Sousa, CEO de Century 21 España y Portugal,  ha explicado que gracias al trabajo realizado por Sigma Dos en colaboración con Century 21 sabemos que la visión de hogar de los jóvenes continúa siendo “muy tradicional”, y que la mayoría querrían continuar viviendo en su ciudad. No obstante, el contexto actual les obliga en  muchos casos a vivir de alquiler. Y es que, como el propio Sousa ha apuntado, para conocer las tendencias de acceso a la vivienda de los jóvenes se ha tenido en cuenta un espectro hasta los 34 años, debido al retraso de la emancipación, fenómeno social característico de España.

Amador Ayora, director de El Economista, Ricardo Sousa, CEO de Century 21 España y Portuga, Helena Beunza, secretaria general de Vivienda del Ministerio de Fomento, Rosa Díaz, directora general de Sigma Dos, y Pablo Caño, CEO de El Economista

Rosa Díaz, directora general de Sigma Dos, ha presentado las principales conclusiones del trabajo, que ha permitido obtener una radiografía exhaustiva de lo que piensan los jóvenes sobre la vivienda. Según expuso Díaz, el 80% de los jóvenes no vive donde le gustaría, pero valora de forma notable su situación actual. Si nos fijamos en los que ya no viven con sus padres, el 56,4% de los jóvenes vive emancipado. Sin embargo, «Vivir fuera del hogar familiar no significa que se pueda ser económicamente independiente. Tener ingresos no garantiza la independencia y ser económicamente independiente no siempre lleva a la emancipación», puntualizó.  

Los resultados apuntan a que no hay una alta frustración en cuanto a la vivienda: el grado de satisfacción de los jóvenes con su vivienda es muy alto (con una nota por encima de 7). Sin embargo, 8 de cada 10 jóvenes no viven donde querrían por falta de recursos. En cuanto a la pregunta sobre dónde querrían vivir los jóvenes, el estudio de Sigma Dos revela que la mitad querría vivir en pareja en una casa en propiedad, mientras que un 15% manifiesta que en una casa en propiedad, solo.

Rosa Díaz, directora general de Sigma Dos, presenta los resultados del estudio

Para el 72% de los encuestados, la casa deseada en el momento de su emancipación es una vivienda en propiedad, mientras que el 35% de los jóvenes hasta 24 años prefieren alquilar y el 65,8% opta por vivir en su ciudad. Sin embargo, la máxima aspiración para el futuro del total de los jóvenes tanto emancipados es vivir en un chalet independiente. 

En el acto de presentación también participaron Helena Beunza, secretaria general de Vivienda del Ministerio de Fomento, Pablo Caño, CEO de El Economista, y Amador Ayora, director de El Economista. 


ANÁLISIS SOBRE EL CICLO ELECTORAL 2019

Acabamos de terminar un ciclo electoral, novedoso en nuestro país, en el que se han sucedido elecciones generales, autonómicas y municipales y europeas. Los resultados han arrojado algunos grandes indicadores de las tendencias políticas que van a marcar la nueva legislatura a nivel nacional y que presentan dinámicas diferenciadas en los distintos niveles políticos.

En esta nota examinaremos los principales resultados en los diferentes niveles prestando atención también a los retos que, a la luz de los resultados, se plantean para la gobernabilidad.

Sin embargo, hay una serie de pautas generales que se han reflejado en las diferentes convocatorias electorales y que señalamos a continuación:

  • El PSOE se convierte en la fuerza más votada y surge de las elecciones con una posición reforzada.
    • Alejado de su rival directo por el espacio ideológico de la izquierda, Unidas Podemos, el PSOE consolida su posición como referente hegemónico de la izquierda y el centro izquierda.
    • A una distancia considerable del segundo partido más votado, el PSOE se convierte en el partido más votado en las elecciones generales, en las elecciones europeas, ha ganado en 10 de las 12 Comunidades Autónomas en las que se celebraban elecciones y se ha convertido en el partido más votado en 24 provincias frente a las 17 del PP.
    • A nivel europeo, el PSOE se convierte en el contingente más importante del grupo S&D del Parlamento Europeo y en el cuarto grupo nacional más numeroso de la cámara.
  • El PP pierde una parte importante de su poder territorial pero aleja el fantasma del sorpasso y se consolida como la alternativa de oposición al PSOE.
    • Para el PP, en estas elecciones no se medía tan solo sus posibilidades de formar gobiernos sino, especialmente, su propio futuro político. Un sorpasso de C’s podía hacer que el PP dejase de ser percibido como la alternativa al PSOE. El espectro del sorpasso se ha evitado, el PP ha superado a C’s en todas las convocatorias electorales y consolida su posición como referente del centro derecha y líder de la oposición. La dinámica parlamentaria reforzará aún más ese papel del PP como alternativa a un más que posible Gobierno de Sánchez.
    • En clave interna, si bien se mantienen diferencias entre la dirección nacional y algunos líderes territoriales, el resultado de las elecciones autonómicas y municipales, junto a las europeas, han supuesto un balón de oxígeno para Pablo Casado y su entorno más inmediato que fueron cuestionados tras elecciones generales.
    • Por otra parte, algo que no se está comentando en medios pero que reviste una importancia especial es que en esta nueva situación el PP ocupa una posición estratégica muy favorable no solo como principal partido de la oposición sino como el eje a través del que pasa cualquier alternativa al Gobierno de Sánchez toda vez que es el único capaz de sumar a Vox y a C’s. NO hay alternativa que no pase por el PP.

  • Ciudadanos sigue su ascenso pero no logra el sorpasso ni logra poder territorial.
    • Los resultados de C’s son agridulces. Por una parte, sigue ganando apoyos en todos los niveles y se convierte en una fuerza decisiva a varias Comunidades Autónomas y ayuntamientos.
    • Sin embargo, no ha alcanzado sus dos principales objetivos estratégicos: superar al PP como fuerza principal del centro derecha y consolidarse como una fuerza con poder territorial de Gobierno.
      • La no existencia del Sorpasso aboca a C’s a una decisión relevante sobre su futuro: pactar con el PP como práctica general puede llevarles a una situación de irrelevancia pero pactar puntualmente con el PSOE puede frustrar a unas bases que muy mayoritariamente proceden del PP.

  • Podemos sale de este ciclo electoral muy debilitado como partido y con un liderazgo cuestionado. En apenas cuatro años ha perdido casi todo el poder territorial que logró acumular y su posición, en el bloque de la izquierda, le aproxima al ámbito que históricamente ocupó IU.
    • Esos resultados han abierto una disputa interna sobre el liderazgo que está por resolverse y que, en buena medida, dependerá de la capacidad de Pablo Iglesias para conseguir la entrada en el Gobierno.

  • Vox surge como una fuerza nueva y potente.  Potente en primer lugar por el porcentaje de votos alcanzado: es cierto que ha sido inferior a las expectativas generadas pero es un porcentaje superior incluso al que logró Podemos en su surgimiento y que fue recibido e interpretado como una verdadera revolución electoral.
    • En todo caso, la fortaleza de Vox no depende solo ni especialmente del porcentaje de votos obtenidos sino de su situación estratégica como partido imprescindible en numerosas CCAA y municipios para configurar un bloque de centro derecha.

Un segundo elemento al que hay que prestar atención en el panorama postelectoral es a las políticas de pactos que se realicen porque de ellos dependerá en buena medida la legislatura. En este sentido hay que referirse a las políticas de pactos generales a los campos de batalla aun abiertos a nivel autonómico.

  • El PSOE, como fuerza más votada, buscará formar un gobierno en solitario con la incorporación de independientes. El objetivo es ir a una legislatura de geometría variable que le permita pactar hacia ambos flancos en diferentes iniciativas. Los argumentos de los que dispone en esa dirección son:
    • La voluntad claramente expresada por los ciudadanos de que haya un Gobierno del PSOE.
    • La debilidad de Podemos, algo que facilita la negociación en términos de fuerza.
    • El argumento de mayor peso es, no obstante, el hecho de que la suma de PSOE y UP no basta para formar Gobierno y alguno de los otros socios necesarios (CC) exigen que Podemos no esté en el Gobierno para darle su apoyo.

  • El PP se configura, tal y como se ha señalado, como la alternativa al PSOE no solo en calidad de principal partido de la oposición sino, especialmente, por ser el único partido capaz de pactar con C’s y al mismo tiempo, con Vox. Esa posición estratégica supone una fortaleza del PP que se hará notar en toda la legislatura.

  • C’s.  Tras las elecciones, se han manifestado en C’s algunas tensiones en lo que respecta a la política de pactos. La dirección nacional se pronuncia claramente por el PP como socio preferente pero en lagunas CCAA (especialmente Castilla y León) y ayuntamientos (Barcelona, con el verso suelo de Valls) se están produciendo diferencias respecto a esa posición general.
    • También puede sufrir tensiones en el nivel europeo y en su relación con el grupo liberal (ALDE) debido a una eventual participación en acuerdos en los que se encuentre Vox.

  • Del mismo modo que C’s, Vox se enfrenta a la situación de definir su propio futuro. Limitarse a seguir y apoyar al PP y C’s allí donde sea necesario puede cuestionar su relevancia pero no hacerlo y permitir gobiernos de izquierdas frustraría a muchos de sus votantes.

  • En el caso de Podemos, tras la posibilidad del apoyo a la investidura de Sánchez late la propia supervivencia del liderazgo de Iglesias o del control de su sucesión al frente del partido.
    • A la vista de los resultados obtenido en las diferentes elecciones, han empezado a surgir voces pidiendo la convocatoria de una asamblea y la asunción de responsabilidades, llegando a hablarse de Podemos como un proyecto fracasado. En ese contexto, el único argumento del que dispone Iglesias es diferir cualquier decisión debido a las negociaciones para formar Gobierno y fiarlo todo a su entrada en un eventual Gobierno de Sánchez.

De los pactos que se alcancen, tanto a nivel general como territorial, dependerá el mapa político que definirá los próximos cuatro años. En este momento, los principales escenarios de disputa son los siguientes:

Madrid: C’s tiene la llave real de la formación de Gobierno. Puede optar, como algunos líderes han señalado, por un gobierno de centro derecha junto al PP tanto en la comunidad como en el ayuntamiento. El gran obstáculo es la exigencia de Vox de participar directamente en las negociaciones e incluso en los gobiernos.

Castilla y León: esta comunidad presenta sus peculiaridades ya que la formación de Gobierno depende de C’s pero precisamente el dirigente de C’s en esta comunidad, Francisco Igea, alcanzó su posición enfrentándose a la dirección nacional por un resultado en primarias que calificó de pucherazo y que le enfrentó a Rivera. Asimismo,  Igea señaló inmediatamente tras las elecciones que la etapa de gobierno del PP había acabado. Es, probablemente, la CCAA que presenta más incertidumbre, aunque Igea y Mañueco ha mantenido reuniones y llegado a principios de acuerdo programáticos que podrían allanar el pacto.

Aragón: en este caso es el PAR el que decidirá si Lambán sigue al frente del Gobierno autonómico. Aún no están cerradas las negociaciones pero el PAR ha descartado como impensable cualquier acuerdo que incluya a Vox.

Alcaldía de Barcelona: la actual alcaldesa en funciones, Colau, se ha visto en la tesitura de elegir si optaba por un acuerdo con las fuerzas independentistas que entregaría al alcaldía a ERC (Maragall) o bien optar a la reelección al frente del consistorio, para lo cual necesitaría los votos  del PSC y el apoyo de Valls. En principio, tras su anuncio de presentar su candidatura, esta parece la opción más probable.

Finalmente hay dos notas que recalcar sobre el escenario europeo y que se suman a lo ya apuntado más arriba.

  • Si bien los grupos euroescépticos han logrado en el Parlamento Europeo una alta representación, no han cumplido las expectativas generadas. Sin embargo han sido la fuerza mayoritaria en países como Francia, Reino Unido e Italia. Por otra parte, la revelación de estas elecciones europeas han sido los partidos verdes y los liberales que, en algunos países (Alemania en el caso de los verdes y Reino Unido en el caso de los liberales) se han beneficiado de la reacción ante el ascenso del euroescepticismo y, paralelamente, de la pérdida de peso de los dos grandes grupos tradicionales (Partido Popular Europeo y Socialistas y Demócratas) que, pese a todo, siguen siendo los grupos mayoritarios en la cámara.

  • La consumación del Brexit supondrá una modificación de fuerzas en el Parlamento Europeo con la salida del nutrido grupo de diputados euroescépticos británicos. Para España, la salida de los diputados británicos supondrá la suma de cinco nuevos escaños en el Parlamento Europeo.

Miguel Ángel Simón, experto colaborador de Sigma Dos y profesor de ciencia política de la Universidad Complutense de Madrid.


Elecciones europeas: los ciudadanos europeos se identifican con la Unión, pero quieren que los políticos resuelvan el Brexit

Aunque unidos en su apego a la Unión Europea, los votantes europeos están divididos sobre lo que esperan que sea la UE. Y mientras que los votantes del Reino Unido siguen estando profundamente divididos en cuanto al Brexit, la mayoría de los que viven en el continente temen un «efecto dominó»: si el Reino Unido se va, otros países lo harán, una percepción en la que sí coinciden con los británicos. Son algunos de los resultados de la encuesta europea realizada por Gallup International, de la que forma parte Sigma Dos para España, y que se ha realizado a nivel europeo a pocos días de la celebración de las elecciones.

La mayoría de los ciudadanos europeos (un 58%, y un 62% de los británicos) cree que el Brexit es peor para la UE que para el Reino Unido. Pero ni los europeos ni los británicos están completamente convencidos de que finalmente se producirá: el 39% de los votantes del continente cree que, en última instancia, el Reino Unido permanecerá en la Unión. Asimismo, el 27% de los británicos cree que los resultados de 2016 serán revocados, y un 29 % no está seguro sobre el resultado final. En Europa del Este prevalece una actitud similar: el 48% considera que el Reino Unido permanecerá en la Unión, mientras que solo el 37% cree que se irá. Parece, por tanto, que la incertidumbre seguirá dominando la política europea.

En cuanto al acuerdo, la mayoría de los ciudadanos de ambos lados del Canal de la Mancha quieren que la UE tenga más flexibilidad en las negociaciones del Brexit –lo cual sugiere que las discrepancias sobre el acuerdo se dan entre los políticos, no entre los ciudadanos.

La mayoría de los británicos votaron por el Brexit porque solo una minoría, un 42 %, se siente europea, y es aquí donde la encuesta de Gallup International revela la gran diferencia con los votantes del continente, donde el 71% se siente, en efecto, europeo (una disparidad explicada, en parte, por décadas de retórica anti-UE en la prensa británica). El factor identitario es la clave del problema.

En cuanto a los cambios que puedan darse tras las elecciones, a apenas diez días de que se celebren los votantes de todo el continente están profundamente divididos: uno de cada dos (49 %) espera un impacto positivo, mientras que el 41% considera que las elecciones no cambiarán en nada a la UE. Las expectativas positivas aumentan a seis de cada diez entre los que se identifican como ciudadanos de la UE, mientras que las expectativas negativas dominan en el 65 % de los que se sienten más alejados de la UE. La mayoría del bloque original de la UE (los Estados Miembro del oeste y norte de la UE) no esperan ningún cambio positivo tras las elecciones, mientras que una mayoría de votantes en los estados del sur y los nuevos Estados Miembro son más optimistas.

Por afiliación política, quienes se identifican con la izquierda están divididos (45% a 44%) en sus expectativas de cambio resultante de estas elecciones, mientras que una leve mayoría de los votantes identificados con el centro (50% a 40%) tienen expectativas positivas. Por su parte, una clara mayoría de los votantes de derecha (58% a 36%) espera un desarrollo positivo, una tendencia que refleja la creciente importancia de los partidos populistas en toda la UE.

 


Sigma Dos, en la primera posición de encuestadoras permanentes

Tras los resultados del 28A, el medio especializado electomanía.es ha acreditado a Sigma Dos en la primera posición del ránking de encuestadora “permanentes”, es decir, de aquellas empresas demoscópicas que han concurrido a todas las citas desde las elecciones de diciembre de 2015.

La lista clasificatoria se obtiene a través de un estudio sistemático de las desviaciones de las distintas encuestadoras respecto al resultado final de las elecciones. Entre las consideradas demoscópicas “permanentes”, el medio destaca la solidez de todas ellas y afirma que todas tienen un balance “más que aceptable” en el pronóstico de resultados de las últimas elecciones generales.


¿Cómo ha sido el trasvase de votos en las elecciones del 28-A?

José Miguel de Elías, director de Investigación y Análisis de Sigma Dos, ha elaborado un estudio poselectoral para el diario El Mundo en el que se analizan las diferentes variaciones del electorado desde los anteriores comicios de 2016 a los celebrados este domingo.

El PSOE de Pedro Sánchez consiguió el 28-A dos millones de votos más que los logrados en 2016 y, según el análisis elaborado por nuestro experto, la movilización hacia los socialistas se produjo principalmente en los votantes de Podemos y en aquellos que optaron por la abstención hace tres años. Esta tendencia, unida a la fragmentación del electorado de centro derecha ha concluido con los resultados del fin del escrutinio. Y es que la mayor movilización de votos se ha producido dentro del bloque de centro derecha, una corriente que en los últimos años se mantenía unida en un mismo partido y que con el surgimiento de nuevas formaciones se ha fragmentado en gran medida.

Los resultados obtenidos por el Partido Popular han estado marcados por dos grandes fugas de votos, hacia Ciudadanos y Vox. El PP de Pablo Casado ha perdido más de 3.470.000 votos y, como reflejan los resultados del estudio,  1.36 millones de los votantes que eligieron a Mariano Rajoy en 2016, ahora han optado por apoyar la formación de Albert Rivera, mientras que 1.56 millones de electores se han decantado por la de Santiago Abascal. Sin embargo, el PP no sólo ha perdido votantes dentro del bloque de centro-derecha, sino que también los hay que se han movilizado hacia la izquierda e, incluso, la abstención: 348.000 votantes se han inclinado por el PSOE y 441.000 han preferido no acudir a las urnas.

Un notable cambio entre los votantes de los populares que contrasta con la fidelidad que ha mantenido el PSOE: la formación de Pedro Sánchez ha mantenido 4.2 millones de votos (78.3% de su

electorado). En cuanto a trasvase de apoyos, los socialistas ahora han recibido principalmente 1.1 millones de votos  quienes en 2016 apoyaron a Podemos y 1 millón de la abstención.

Los resultados confirman la dinámica pronosticada en los sondeos

 

 


Termómetro digital #28A

En Sigma Dos analizamos diariamente la actualidad política y la campaña electoral en redes sociales de los principales candidatos para las próximas elecciones generales del 28 de abril. ¿Cómo aumentan en número de seguidores? ¿Cuáles son sus publicaciones más destacadas? ¿Quién consigue más interacciones de los usuarios? Las respuestas, en la siguiente infografía.

 

 

 


Los bloques de izquierda y derecha, prácticamente empatados y lejos de la mayoría absoluta

A sólo una semana para las próximas elecciones generales del 28-A, los dos principales bloques políticos del país estaría prácticamente empatados y lejos de la mayoría absoluta.

Según el macrosondeo realizado por Sigma Dos para el periódico El Mundo, en la recta final de la cita en las urnas, el PSOE ganaría los próximos comicios con el 30.3% de los votos y una horquilla de entre 122-133 escaños, lejos de la mayoría absoluta. Respecto a los resultados obtenidos en junio de 2016, los socialistas anotarían siete puntos y entre 25-59 escaños más. Con estas cifras, los pactos serían necesarios y el aumento del partido de Pedro Sánchez no sería suficiente para que el bloque de centro izquierda formara gobierno: la suma de PSOE y Podemos sumaría un máximo de 174 diputados. La misma cifra lograría el eje formado por PP, Ciudadanos y Vox.

 

El PP que pasaría de 137 diputados que obtuvo en 2016 a conseguir ahora el 20.1% de los sufragios y entre 74-86 escaños en el Congreso. Ciudadanos se posicionaría como la tercera fuerza política del país con el 15% de los apoyos y una representación de 48-56 diputados, frente a los 32 que logró en los comicios de 2016. Con estos resultados, la formación naranja no sólo sería clave en una hipotética alianza con los populares, sino que también con los socialistas. Albert Rivera y Pedro Sánchez alcanzarían 170 escaños en la  peor previsión, y 189 en la mejor. Si atendemos a la media, sería una confluencia de 178 representantes, por encima de la mayoría absoluta necesaria para gobernar.

En esta previsión de resultados, la irrupción de Vox se haría efectiva y podrían obtener entre el 10.2% de los votos y entre 20-32 diputados. Por su parte, Unidas Podemos perdería más de la mitad de sus escaños, pasando de los 71 que obtuvo en 2016 a obtener ahora el 13.2% de los apoyos y una representación de entre 30-41.

 

Posibilidades de pactos

Así, con estos resultados y en este escenario de incertidumbre, los días que restan de campaña y las alianzas serán fundamentales.

 

Fuente: El Mundo. Puede leer la información completa en los siguientes enlaces:

Nota 1

Nota 2

Nota 3

Nota 4

Nota 5

 


Las amistades peligrosas y el tenis, por Gerardo Iracheta

  • Gerardo Iracheta, presidente de Sigma Dos, explica que en esta campaña tendrá más opciones quien sepa crear el efecto que rompa la inercia. Se trata de hablar, más que de política, de políticas, dirigidas a los individuos concretos

Una de las novedades de esta campaña electoral es que, dado el contexto de fragmentación, con cinco partidos con opciones de superar el 10% de los votos, según las encuestas de Sigma Dos, el debate se ha trasladado de quién va a ganar a quién va a gobernar… Y con quién. Partido Popular, Ciudadanos y Vox han convertido al unísono las amistades peligrosas de Pedro Sánchez con Podemos y los independentistas en el eje de su campaña. El relato de Cataluña, con el resultado de los comicios andaluces como precedente, parecía una carta ganadora también para España. Pero, al unirse en este relato, crearon un efecto paradójico, pues describieron una nueva alianza entre los tres partidos que, a su vez, y sobre todo a raíz de la inclusión de Vox, se ha convertido en el eje de la campaña de la izquierda.

El dilema de las amistades peligrosas del presidente Sánchez versus las amistades peligrosas del líder de los popularesPablo Casado, ha dado lugar a una campaña que recuerda a un partido de tenis en tierra batida, con interminables pases de fondo: la bola que va de un lado a otro de la red es la propia política, ante la indiferencia progresiva de los espectadores. La metapolítica es algo inédito en España que recuerda a ficciones televisivas tan conocidas como Borgen o House of cards. La televisión recibe bien -¿o contribuye a crear?- esta narrativa autorreferente: la política convertida en un fin en sí misma.

La teoría dice que en una campaña empatada por bloques, en la que se habla más de la política (politics) que de las políticas que afectan a los ciudadanos (policies), la ventaja la tiene quien está en el Ejecutivo. Viene al caso recordar lo que le dijo Giulio Andreotti a Alfonso Guerra: «Es verdad que el Gobierno desgasta al que lo ejerce, pero mucho más desgasta la oposición». Esta campaña no se está jugando en la red, sino en el fondo de la pista, un lugar cómodo para el Gobierno. En ese cruce interminable de bolas, éste, con el match ball del BOE y toda su estructura de poder, puede ir marcando algunos tantos inesperados y llegar con ventaja al break point si finalmente este se produce en una campaña igualada que puede decidirse en los últimos minutos de juego.

Frente a lo que puedan prometer el resto de los candidatos, el programa del PSOE -se esté o no de acuerdo con él- parte con el valor añadido de ser algo más que una promesa: cada viernes, el Consejo de Ministros convierte alguno de sus puntos en realidad… Se puede criticar, pero el Ejecutivo recordará que no puede abdicar de su responsabilidad, aunque sea en periodo electoral. En un momento líquido como éste, definido por su carácter cuasi virtual y evanescente como tanto nos hemos esforzado en recordar, el ejercicio real, fáctico del poder, tiene el gancho de lo sólido, de la política tangible.

Por otra parte, criticando sus viernes sociales -más allá de la obligada declaración de oficio, del canutazo-, quien lo haga corre el riesgo de poner excesivamente el foco en ellos. Criticar demasiado una medida social puede implicar un desgaste innecesario detrás de una bola que lleva un plus de fuerza y entra por el ángulo del Telediario hacia todo el fin de semana. En el tenis también cuenta el cálculo de energías disponibles. El oxígeno que pierdes se lo das al rival.

¿Puede romperse el empate táctico de este comienzo de campaña en el cual el PSOE ha sabido instalarse en una zona de confort institucional y subir, como vemos en las encuestas, aupado por ex votantes de Podemos y, en cierta medida, provenientes de la abstención? Cuando el peloteo táctico es rocoso, subir a la red comporta muchos riesgos. A principios de los años 80, Iván Lendl, el mítico tenista checo, logró romper la hegemonía de McEnroe y Jimmy Connors con perseverancia, reduciendo errores y perfeccionando una técnica que le permitía, desde el mismo fondo de la pista, devolver la bola con un efecto cambiado que rompía el juego del adversario. El tenis no volvió a ser lo mismo: bien lo asimiló Rafa Nadal años después, casi imbatible en el género. Dentro de la aparente monotonía, del dominio absoluto de la táctica, ganaba quien introducía en sus golpes un efecto diferente que abría ángulos nuevos, hacía más grande la pista, menos duro el suelo, más pequeño al rival que debía responderla.

En esta campaña de fondo de pista tendrá más opciones quien sepa crear el efecto que quiebre el ritmo y rompa la inercia. No se trata de no hablar de política: es imposible, porque la política es el marco general en el que decidimos el voto, la esfera en la que, en tanto que miembros de una comunidad inevitablemente política, reflexionamos sobre el rumbo de esta. Por eso, la política habla al votante ideal (o idealizado, según se mire), comprometido con un sistema de valores definido y claramente identificable, y por tanto apela a su responsabilidad colectiva. En cambio, las políticas hablan a los individuos concretos, preocupados por su bolsillo, su empleo, la seguridad de sus barrios o el futuro de sus pensiones (temas que, según los estudios de Sigma Dos, preocupan directamente al votante). Tan inexistente es el votante ciento por ciento ideológico como el votante completamente pragmático. En diferentes grados, somos una mezcla de ambos. Se trata, por tanto, de conectar la política con las políticas que afectan a la dimensión individual.

Ése es el efecto que, al menos hasta el momento, está faltando: el que vincula al votante (homo politicus) con el ciudadano concreto (homo economicus), el que sabe hablar al convencido y convencer al dudoso, el que construye un proyecto político desde una posición ideológica irrenunciable para conquistar al que no la tiene. Ese aparente enigma de la demoscopia que son los votantes indecisos, cuya decisión final aún no conocemos porque no la han tomado, conforma aproximadamente el 25% del electorado. Un segmento social que, como en Match point de Woody Allen, hará que la bola caiga de uno y otro lado de la cinta. El efecto ganador lo imprimirá quien sepa leer el momento político de este último tramo y acertar en su interpelación a esos votantes. El candidato que, desde la política, sepa o bien detectar o bien generar la demanda de políticas que terminarán de seducir a quienes todavía miran el partido sin tener un favorito.

Gerardo Iracheta, presidente de Sigma Dos.

Tribuna publicada en el diario El Mundo


Elecciones Europeas: El Mundo y Sigma Dos presentan en Madrid la segunda oleada de la macro encuesta para las europeas en seis países

  • En España, el PSOE encabeza la estimación de voto con el 29,6% y 19 eurodiputados, seguido del PP, con 21,8% y 14 escaños.
  • De entre los países europeos participantes en la encuesta, los españoles son los más preocupados por las consecuencias económicas del Brexit.
  • Cinco empresas europeas se han coordinado para llevar a cabo este macro-estudio cuya presentación contó con la intervención de la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y del director de El Mundo, Francisco Rosell.

El periódico El Mundo y Sigma Dos han presentado este jueves la segunda oleada de la macroencuesta para las elecciones europeas del próximo 26 de mayo, realizada simultáneamente en España, Italia, Alemania, Austria, Polonia y Francia. Además de la estimación de voto en los mencionados países, el sondeo aborda cuestiones como el Brexit o la valoración y el conocimiento que tienen los ciudadanos de estos países sobre las instituciones europeas.

El PSOE ganaría las elecciones europeas en España

En España, los resultados indican que el PSOE ganaría las elecciones europeas, con el 29.6% de los votos y una representación de 19 eurodiputados, lo que se traduce en un aumento de casi 1 punto porcentual respecto la primera oleada del estudio, presentada en Roma el 7 de marzo. De confirmarse este resultado, los socialistas habrían subido 6 puntos porcentuales y  5 diputados en relación a las elecciones europeas de 2014.

El Partido Popular estaría en segundo lugar, con el 21.8% de los votos y 14 representantes en el Parlamento Europeo (casi 2 puntos más que hace un mes, pero también 2 dos puntos porcentuales y 2 eurodiputados menos que en 2014), la tercera posición la ocuparía Ciudadanos, con el 13.8% de los votos y 9 eurodiputados, y Unidas Podemos, lograría 8 eurodiputados, con el 12.7% de los apoyosVox continuaría en su ascenso y, siguiendo la tónica nacional,  formaría parte del Parlamento Europeo con 6 representantes y el 9.6% de los apoyos.

Previsión de voto, en número de escaños, para las próximas elecciones europeas

 

Ana Pastor, Francisco Rosell y cinco empresas europeas

La presentación, realizada en el Hotel Santo Mauro, ha contado con la intervención de Ana Pastor, presidenta del Congreso de los Diputados, que ha incidido en la importancia de estas elecciones europeas para nuestro país. El director de El Mundo, Francisco Rosell, ha moderado la mesa redonda en la que los representantes de las diferentes empresas participantes en el estudio (Sigma Dos, España; INSA, Alemania y Austria; SWG, Italia; Ibris, Polonia y Opinion Way, Francia) han analizado la situación política y electoral en sus respectivos países.

Por su parte, el presidente de Sigma Dos, Gerardo Iracheta, ha remarcado “la capacidad de coordinación” de las cinco empresas europeas para “realizar estos estudios sociales a nivel europeo sobre temas europeos”. Rosa Díaz, directora general de Sigma Dos, ha resaltado el momento de “importantes transformaciones” que atraviesa la opinión pública europea, con temas que están “impactando” a nivel social como “el Brexit” y que inciden en la percepción que tenemos del proyecto europeo.

 

Gerardo Iracheta, presidente de Sigma Dos; Ana Pastor, presidenta del Congreso de los Diputados; Francisco Rosell, director de El Mundo; y Rosa Díaz, directora general de Sigma Dos.


Gallup International: El 70% de los ciudadanos mundiales prefiere preservar los intereses nacionales

La piedra angular de la campaña del presidente Trump tenía como slogan “Haremos a América grande de nuevo (Make America Great Again)”. En la última encuesta global realizada por Gallup International, se observa que los ciudadanos de todo el mundo prefieren preservar los intereses nacionales (70%) en oposición a la cooperación y globalización (21%).

África (87%), Oriente Medio (78%) y Latinoamérica (75%) junto a Etiopía (92%) son las regiones que mayor inclinación muestran hacia las prioridades nacionales. En el otro extremo, solo Japón presenta un interés internacional (42%) más fuerte que inclinación al nacionalismo (30%)

En la Unión Europea, dos de cada tres miembros están dando la espalda a la globalización, y solo Finlandia y Alemania presentan un apoyo superior al 30% a los intereses globales.

Distribución mundial en cuanto a intereses nacionales frente a la globalización. Fuente: Gallup International

La reciente detención del CFO de Huawei ha hecho saltar la alarma sobre la validación de las penalizaciones – especialmente los que han sido restaurados en Irán por los EEUU. Nuestros resultados, obtenidos de una muestra de 45.935 personas mayores de 18 años en 57 países, nos sugieren que no vemos las sanciones penales como un arma efectiva para crear un cambio en la política.

Casi la mitad de la población global (47%) cree que estas sanciones no provocan ningún cambio, frente a un tercio (33%) que sugiere que sí. La opinión difiere a través de los distintos países, con Arabia Saudí (65%), India (59%) y Brasil (55%) como las que más se posicionan a favor de las sanciones. Los ciudadanos Europeos son los más críticos con la efectividad de estas sanciones (el 52% opina que son inefectivas), especialmente Austria, Francia y Alemania. Dos tercios de los votantes opinan que regular y penalizar a países como China y Rusia sí aporta resultados positivos.

En cuanto a España, nuestro país se sitúa en el espectro menos radical de la ecuación, con un 62% que opina que hay que mirar más por los intereses nacionales frente a un 28%  que cree que debemos pensar de forma globalizada. En cuestión de sanciones, el  57% de los españoles afirma que las sanciones son efectivas para la regulación política frente a un 28% que cree que no son útiles para este fin. Aún con estos datos, España es de los países que más mira por el interés internacional y la unidad frente al nacionalismo.

Para Kancho Stoychev, presidente de Gallup International:“La mayoría de los ciudadanos del mundo están simultáneamente alejándose de la globalización y rechazando la imposición de sanciones. El mundo se está apartando cada vez más de la idea de un sistema internacional de relaciones único donde hay un único juez y sancionador. Parece ser que después del “nosotros, el mundo” el ambiente que se está imponiendo es el de “yo, después el mundo”. La historia nos ha enseñado que este enfoque acaba en una gran convulsión con consecuencias.”


HP encabeza el ranking de las mejores empresas para trabajar de Forbes-Sigma Dos

 

Por primer año, Forbes con un sondeo exclusivo de Sigma Dos, reconoce a las mejores empresas para trabajar tomando como referencia las opiniones de más de 8.000 empleados de las mayores compañías, de más de mil empleados, de todos los sectores en España.

Portada del número de Forbes en el que se ha publicado el estudio

HP España encabeza el listado, destacando especialmente la buena relación que promueve entre los compañeros, subordinados y superiores inmediatos. La farmacéutica GSK ocupa el segundo puesto con más de 2.000 empleados que han remarcado la política de diversidad entre las excelentes relaciones entre los empleados. AstraZeneca se sitúa en tercer puesto alcanzando la mayor puntuación en el capítulo de las remuneraciones. La consultora tecnológica Oesía logra la cuarta posición, y sus trabajadores subrayan las oportunidades de teletrabajar y la flexibilidad. Sanitas, la filial española de la británica Bupa, alcanza el quinto puesto siendo la segunda  empresa mejor valorada en relación a la retribución y el salario emocional.

Leroy Merlin España se convierte en el distribuidor que lidera la clasificación, situándose en el puesto número seis dentro del cómputo global. El Banco Santander alcanza la séptima posición y sus empleados destacan la fuerza de la marca. La consultora Deloitte se convierte en el mejor lugar donde trabajar de las “big four” ocupando el octavo puesto. El Grupo PepsiCo en España (GPE) se sitúa en el penúltimo puesto destacado por la flexibilidad de jornadas y trabajo que ofrece a sus profesionales. La consultora EY cierra el ‘top ten’ destacando por parte de sus trabajadores la potencia y reputación de su marca.

Metodología

Para la elaboración del listado las firmas participantes se sometieron a un exigente proceso que incluía la entrevista por cuestionario de como mínimo 80 de sus profesionales, llegando a cuantificar 34 diferentes aspectos.

Los profesionales encuestados valoraron la calidad de la retribución tanto salarial como vía complementos, incentivos y pagos en especie. En un contexto que exige la igualdad entre los distintos y premiar a los mejores, también respondieron si consideraban que el salario era o no equitativo.


Día Internacional de la Mujer: El 43.1% de los españoles se considera feminista

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, Sigma Dos ha realizado un sondeo para el periódico El Mundo para conocer en profundidad cómo se percibe la figura de la mujer en la sociedad actual. La discriminación, la brecha salarial, la precariedad laboral y las cifras de la violencia machista han sido algunas de las cuestiones que se han abordado.

Más de la mitad de los participantes en el sondeo (50,8%) no se reconoce como feminista, frente al 43,1% que sí lo hace. No obstante, lo más llamativo es que sólo el 46.8% de las mujeres se considera como tal, mientras que un 48.5% se desmarca y un 4,5% no sabe o no contesta. Entre los que sí admiten ser feministas hay, sobre todo, jóvenes (51,3%).

Ante la pregunta si su pareja es machista, sólo el 11,9% de las mujeres ha respondido afirmativamente. Y los resultados muestran que la percepción de machismo aumenta con la edad: mientras el 3,9% de los de 18-29 años ven esta actitud en su pareja, el porcentaje sube al 10.2%% entre los mayores de 65 años. En términos generales, un 81,7% de los encuestados responde que su pareja «no» es machista, con una diferencia porcentual considerable entre hombres (86,7%) y mujeres (77%).

Los resultados del estudio desprenden que más de la mitad de las mujeres (50.4%) no consideran razonable que la Ley Orgánica de Protección Integral contra la Violencia de Género (LOIVG) castigue con mayores penas a los hombres por considerar una “superioridad física” . Si se tiene en cuenta el recuerdo de voto de las últimas generales, los afines a Ciudadanos son los que más firmemente se posicionan en contra de esta interpretación de la ley (60,2%), seguidos de los de PP (57,3%), PSOE (50,7%) y Unidos Podemos (36,5%).

El trabajo de campo se realizó a finales del mes de febrero a partir de 1.000 entrevistas telefónicas.


Elecciones europeas: Sigma Dos presenta en Roma el estudio “Europa ante el desafío del cambio”

Sigma Dos ha participado en la presentación del estudio europeo “Europa ante el desafío del cambio”, en la que se analizan el contexto social y político de las decisivas  elecciones europeas del próximo 26 de mayo.

El encuentro, que ha contado con la intervención de Luciano Fontana, director del Corriere della Sera, y Frans Timmermans, candidato del Partido Socialista Europeo (PSE) a la Presidencia de la UE, ha tenido lugar en el Centro Studi Americani de Roma. Junto a Sigma Dos, que ha coordinado el desarrollo del estudio en España, también han participado algunos de los Institutos de Investigación Social más importantes de Europa: SWG (Italia), el Institut français d’opinion publique (IFOP, Francia), el Institut für neue soziale Antworten (INSA, Alemania y Austria), y el IBRiS – Market and Social Research Institute (Polonia).

A partir del análisis de los resultados del estudio, los expertos demoscópicos identificaron las coincidencias y divergencias en la intención de voto de la población de los países que hoy representan el corazón de Europa. Antonio Asencio, director de comunicación de Sigma Dos, destacó que la investigación social a nivel europeo es cada vez más necesaria, ya que la política europea común está generando de manera progresiva un  debate y “una incipiente opinión pública de ámbito europeo”. En cuanto a cómo se enfrenta España a estar elecciones europeas, los resultados de las últimas encuestas publicadas indican que los españoles son en su mayoría pro-europeos y están a favor de una mayor integración política.

 

Marcin Duma (IBRIS), Enzo Risso y Rado Fonda (SWG), Luis Hernández, Rosa Díaz y Antonio Asencio (Sigma Dos) y Thomas Philipp Reiter (INSA).

España se enfrenta a una cuádruple convocatoria de elecciones (con las autonómicas, generales, municipales y europeas) y eso va a desencadenar «una gran tensión política» que, según apuntó Asencio, podría tener dos efectos en la dinámica del voto. Por un lado, podría ocurrir “que la participación sea más alta de lo normal en las elecciones europeas, algo que podría beneficiar a los dos grandes partidos tradicionales, PSOE y PP”, mientras, por otro lado, la superposición de campañas europea, nacional, autonómica y local que se está dando en España generaría “una superposición en la intención de voto, por lo que el pronóstico para las elecciones generales es semejante a la previsión de voto para las elecciones europeas”. Y, aunque hay nuevos actores políticos en el terreno de juego, «en España los principales partidos resisten y, en el caso del Partido Socialista, incluso está creciendo», afirmó el experto de Sigma Dos.

En el encuentro también participaron Marcin Duma (IBRIS), Thomas Philipp Reiter (INSA) Enzo Risso y Rado Fonda (SWG) y Jean Philippe Dubrulle (IFOP)

El PSOE ganaría las elecciones europeas en España

Las próximas elecciones europeas se producen en una época de cambios que afectan a todos los estados miembro. Sigma Dos ha participado en esta macro encuesta de perspectiva continental, en la que se han analizado de modo particular y también comparativamente la situación política y la intención de voto de seis países europeos: Italia, Alemania, Austria, Francia, Polonia y España.

El trabajo de campo fue realizado por Sigma Dos entre el 25 y el 28 de febrero, con 1.000 entrevistas telefónicas en toda España. Los resultados indican que el PSOE ganaría las elecciones europeas, con el 28.8% de los votos y una representación de 19 eurodiputados, lo que se traduce en un aumento de 5 puntos porcentuales respecto a los resultados de 2014.

El Partido Popular estaría en segundo lugar, con el 20.3% de los votos y 13 representantes en el Parlamento Europeo (tres puntos menos que en 2014), mientras que Unidos Podemos lograría 10 eurodiputados, con el 15.6% de los apoyos. Muy cerca de la formación morada estaría Ciudadanos, que aumentaría su representación con el 15.1% de los votos y 9 representantes, frente a los 6 eurodiputados que obtuvo en 2014.

La sorpresa llegaría de la mano de Vox, que, siguiendo la tónica nacional, irrumpiría en el Parlamento Europeo con 5 representantes y el 8.4% de los apoyos. Por su parte, la coalición URC+Bildu también conseguiría representación europea, con 3 escaños y el 4.6% de los votos.

En cuanto a la percepción de los españoles sobre la Unión Europea, los resultados reflejan que España es un bastión del europeísmo: el 67% de los encuestados se muestra a favor de la UE, de una mayor integración en la forma de unos Estados Unidos de Europea o de una integración más fuera con gobiernos nacionales separados.

Los resultados también muestran que España es el país de la UE más tolerante respecto la cuestión de la migración: el 55,2 % de los encuestados en nuestro país considera que se debería integrar a los inmigrantes que entran a Europa y distribuirlos entre todos los Estados miembros de la Unión Europea (frente a un 26 % de los franceses o un 34,3% de los alemanes).

Puede leer la nota completa con los resultados del estudio aquí: http://bit.ly/2ES5qbY


Fragmentación en el Congreso y posibilidad de bloqueo político

Fragmentación en el Congreso y posibilidad de bloqueo: las próximas elecciones del 28-A parecen llamadas a trastocar definitivamente el escenario político español, en un escenario post-bipartidista.

Es el panorama que dibujan los datos del sondeo de Sigma Dos para El Mundo, realizado a dos meses de las elecciones, y que indica que el PSOE sería el partido más votado, con un 27,3% de los votos y entre 110 y 114 escaños. Entre esta y la anterior encuesta de Sigma Dos para El Mundo, realizada a finales de diciembre, los socialistas crecen cinco puntos. Más aún, en dos meses Sánchez ha pasado a ser el líder más valorado, la primera vez que ocupa ese lugar, hasta ahora ocupado por Albert Rivera.

La remontada del partido de Pedro Sánchez, que capitaliza los ocho meses al frente del Gobierno y el impacto positivo de la convocatoria a elecciones generales, no sería suficiente para que el eje de centroizquierda formara gobierno: la suma de PSOE y Podemos no llegaría a los 176 escaños de la mayoría necesaria. El partido liderado por Pablo Iglesias, sumido en una grave crisis, obtendría el 14,4% de los votos, casi 7 puntos menos que los que obtuvo en 2016, pasando de los 71 diputados actuales a entre 37 y 39, y convirtiéndose en el quinto grupo del Congreso, un resultado que impediría reeditar reeditar la mayoría de la moción de censura que llevó a Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno.

Pero alcanzar mayorías parlamentarias de centroderecha también será complejo: la irrupción de Vox, hasta ahora sin representación en el Congreso y el Senado, supondría entre 44 y 46 escaños para el partido de Santiago Abascal y la suma de una eventual coalición de centroderecha –pero no suficiente para formar Gobierno, por la desaceleración de Ciudadanos y el estancamiento del Partido Popular.

Estimación de voto para las elecciones generales. Fuente: El Mundo

En cuanto al Partido Popular, afectado por el cambio de liderazgo y por la transferencia de voto hacia Vox y Ciudadanos, se encamina hacia un resultado decepcionante: el 33% de votos obtenidos en 2016 con con Mariano Rajoy se quedarían, con Pablo Casado, en poco más de la mitad, un 19,1%, lo que implicaría perder entre 62 y 66 diputados y pasar de 137 a unos 75 escaños.

Ciudadanos sería la tercera fuerza, 11 puntos por debajo del PSOE y a tres del PP. No obstante, registraría un importante crecimiento respeto de los 32 escaños que obtuvo en 2016: la formación naranja alcanzaría el 16% del voto y entre 54 y 58 diputados, superando a Podemos. Sin embargo, en comparación con el sondeo del mes de diciembre de Sigma Dos para El Mundo, que le otorgaba un resultado de hasta 70 diputados, Ciudadanos se encuentra claramente en un momento de desaceleración y hasta de retroceso. Esto explicará el movimiento táctico de fichar para las listas al Congreso a Inés Arrimadas.

En cuanto a Vox, el estudio de Sigma Dos confirma su consolidación como opción política, traccionado por un voto de descontento y rechazo, especialmente en cuanto al papel de PP y PSOE en la cuestión del independentismo catalán. El partido de Abascal, que jugó un papel decisivo en la formación del gobierno autonómico en Andalucía, podría incluso superar a Podemos, que continúa en medio de una seria crisis de desafección y desmovilización de sus votantes.

En cuanto a los partidos indepedendistas, que jugaron un papel decisivo en la moción de censura, se consolida el desplome del PDeCAT, muy afectado por la confusión de siglas, en beneficio de ERC, que registraría una subida importante y aglutinaría el voto soberanista.

La encuesta se realizó con 1.200 entrevistas telefónicas entre el 19 y el 22 de febrero, para una muestra aleatoria con cuotas de sexo y edad.

Fuente: El Mundo

Nota completa aquí