El desafío de la IA en la investigación social

Si me preguntaran -a mí, o cualquier observador social- qué hito define nuestro tiempo, qué acontecimiento está llamado a transformar nuestro horizonte vital en todos los órdenes (económico, político, social, psicológico), diría que es la revolución de la Inteligencia Artificial. Digo Revolución porque no por esperada es menos disruptiva y porque, de alguna manera, nos resistíamos a creer que lo que empezó siendo una utopía haya terminado por convertirse en una realidad. Una realidad que, queramos o no, ha venido pada quedarse, que nos interpela como sociedad y como economía, que nos obliga a integrarla en nuestra actividad profesional.

Si me permiten la osadía, lo que podría estar en entredicho es el sentido profundo de ese viejo y sabio lema de la Universidad de Salamanca, Lo que la naturaleza no da, Salamanca no presta, toda una aceptación humanista y casi estoica de la finitud y la precariedad de la naturaleza humana. La impresionante extensión de nuestra capacidad que supone la IA podría hacernos creer, a los humanos, que lo que la naturaleza no nos da, la IA  nos lo presta: una inteligencia desprovista de los límites, las imperfecciones y las debilidades de nuestra especie.  

¿En qué se traduce, ya, todo esto? Y, en especial, a una empresa como SIGMA DOS ¿cómo puede ayudarle la IA a conocer mejor la sociedad, a hacer mejores pronósticos, a interpretar mejor los datos? ¿Es la investigación social un ámbito donde la IA tendrá algo que decir?

Cuando, desde el grupo Eurostar Mediagroup, hace ya más de diez años que integramos SIGMA DOS en nuestra estructura, comprendimos que la transferencia de tecnología e innovación iba a ser un motor para la actividad del instituto de opinión pionero en España. Se trataba de proteger el know how tradicional de la investigación social y de mercados que atesoraba SIGMA DOS rearmándolo de las herramientas propias del siglo XXI. La digitalización es una profecía: es una realidad que cultivamos cualquier empresa que trabaje en el ámbito de eso que se ha venido en denominar “economía del conocimiento”. La Inteligencia Artificial no es sino la evolución lógica de ese proceso de digitalización -de datos, de procesos, de análisis. Así surgió el pánel Trustsurvey, que ya utilizamos en nuestras encuestas de EL MUNDO – SIGMA DOS y que en este mes de febrero presentamos en el Mobile World Congress de Barcelona. Trustsurvey representa una evolución en relación a los páneles tradicionales, al integrar la inteligencia artificial, el Big Data y el Deep Learning en su metodología. Gracias a la combinación de estas técnicas, la plataforma monitoriza la huella digital de los panelistas en las redes sociales, comparando esta información con sus respuestas en las encuestas, lo que permite obtener conclusiones más completas y en tiempo real. La IA nos permite ser más rápidos, más eficientes… y más precisos, como venimos demostrando en las últimas encuestas socio-políticas, como la de Galicia, donde nuestros porcentajes, con una desviación inferior al punto para cada partido, fueron los más ajustados.

Trustsurvey fue desarrollado en colaboración con el departamento de inteligencia artificial de la Universidad de Salamanca (BISITE) que dirige el catedrático de Computación e Inteligencia Artificial Juan Manuel Corchado y con el respaldo financiero del programa RETOS del Ministerio de Innovación. Precisamente con la Universidad de Salamanca hemos dado un paso más en la aplicación de la IA a nuestra actividad. Hace pocos días presentamos, junto al rector de la Universidad, Ricardo Rivero, y al propio Corchado, la única Cátedra de Inteligencia Artificial Fiable y Reto Demográfico, respaldada por la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial (SEDIA) del Ministerio para la Transformación Digital y de la Función Pública. Además, esta cátedra ha sido reconocida a nivel internacional, como resultado, recibirá la máxima financiación por parte de SEDIA. La despoblación es, sin duda, una de las áreas de conocimiento de interés. Nuestro grupo matriz, Eurostar Mediagroup, participa en el proyecto aportando recursos humanos, técnicos y económicos. Por cierto que, sin esperar a los resultados de este grupo de trabajo, gracias a este de tipo iniciativas y a la presencia del Parque Científico de la Universidad de Salamanca, esta provincia es una de las que más empleo tecnológico crean de España, según el “Mapa del empleo tecnológico en España” desarrollado por la Fundación COTEC.

Así que, para nuestro grupo, la IA no hace tiempo que dejó de ser un mito lejano o una palabra de moda: es una herramienta real, diaria, que no solo no tememos, sino con la que nos relacionamos responsablemente, conscientes de que también la inteligencia artificial tiene unos límites y que, donde esta no llega, debemos operar las personas.

Y si ha llegado hasta aquí, le propongo un juego. Intente adivinar si he utilizado, y en qué parte de este artículo, la IA. Y luego pregúntese si Fray Luis de León, este gran humanista y profesor de Salamanca, de haber vivido hoy, habría utilizado o no la Inteligencia Artificial. 

Gerardo Iracheta Vallés

Presidente de Sigma DosA

Gerardo Iracheta Vallés

¡Comparte en redes!

Más
noticias

Más noticias