Españoles y europeos encaran el 2024 con más pesimismo, según una encuesta de Sigma Dos para Gallup International Association

  • Aun así, España tiene más optimistas que países como Italia, Alemania o Portugal. Ucrania es el país europeo más optimista.
  • Por continentes, Europa es el más pesimista, mientras que, en Asia y América, ganan los optimistas.
  • Estos son algunos de los puntos clave de la encuesta tradicional de fin de año de la Asociación Internacional Gallup (GIA).

“¿Cree usted que 2024 será mejor, igual o peor que 2023?” La encuesta, realizada en 41 países de todo el mundo a más de 40.000 ciudadanos (1.000 en España) con esta sencilla pregunta, arroja un interesante mapamundi global del optimismo y el pesimismo, donde ya es tradición que Europa se revele como el continente más pesimista del mundo.

Entre los países europeos, por ejemplo, el más optimista es Ucrania, escenario de una cruenta Guerra con Rusia, donde un 51% de los ciudadanos cree que 2024 será mejor que 2023, por un 17% que considera que será peor. Por el contrario, el más pesimista es Bosnia-Herzegovina, donde solo un 11% es optimista, frente al 56% de pesimistas.

“El optimismo es una emoción que anticipa el futuro, y por lo tanto depende mucho de cómo se haya vivido el presente año”, afirma Luis Hernández Cardona, CEO de Sigma Dos y vicepresidente de Gallup International Association. En este sentido, Hernández Cardona señala que una “elevada tasa de optimismo” es perfectamente “compatible”, e “incluso coherente”, con haber atravesado un 2023 lleno de dificultades, como en el caso de Ucrania.

En este ranking de las emociones sobre el año entrante, ¿dónde se sitúa España? En nuestro país, al igual que en la mayoría de los países de su entorno, vence ligeramente el pesimismo, pero podría decirse que nos situamos en la zona “templada” a nivel europeo: un 31% de españoles cree que 2024 será mejor; un 37%, que será peor, y un 29%, que será igual de bueno o de malo (según se mire). 

Son datos que empeoran el índice de la última encuesta, realizada a finales de 2021: entonces, el 50% de los españoles pensaba que el 2022 sería mejor que 2021, lo que supuso un incremento de 4 puntos respecto al mismo estudio de diciembre de 2020, mientras que los pesimistas se situaron en el 18%, diez puntos menos que en 2020.

Europa: gana el pesimismo

Aunque puedan parecer poco halagüeños, estos porcentajes nos convierten en uno de los países con más optimistas de Europa, solo superados claramente por Rumanía (41% de optimistas frente a un 32% de pesimistas), y, a menor distancia, por suecos y suizos, ambos países con un 35% de optimistas y un 23% y 25 % de pesimistas, respectivamente.

En el resto de los países europeos importantes, hay más pesimistas que optimistas. En la “zona baja”, tras los bosnios, se sitúa -es ya costumbre en las encuestas mundiales de Gallup International Association- Italia, donde solo el 15% es optimista, frente al 37% de pesimistas (y donde un 46% que cree que 2024 será igual). Polonia tiene un 20% de optimistas y un 32% de pesimistas; y entre nuestros vecinos portugueses, un 29% de ciudadanos encaran el 2024 con mejores perspectivas que 2024, mientras que un 44% cree que será peor. En Alemania, los optimistas son el 27%, frente al 34% de pesimistas.

Arabia Saudita, el país más optimista del mundo

Mientras que Europa es el continente con menos número de optimistas, estos tienden a ser mayoría en los países emergentes, especialmente los asiáticos. Así, el país con más proporción de personas que auguran un 2024 mejor es Arabia Saudita, con un abrumador 84% de optimistas frente a un 2% de pesimistas. Le siguen Kosovo (68% de optimistas), Indonesia (64%) e India (63%). Y, aunque pudiera parecer sorprendente si se tiene en cuenta la llegada de los talibanes, un país como Afganistán presenta un 55% de optimistas frente a solo un 8% de pesimistas.

América, más optimista que Europa

El continente americano se sitúa entre Europa y Asia, no solo geográficamente, sino también en cuanto a sus perspectivas de futuro: ni tan optimistas como los asiáticos, ni tan pesimistas como los europeos. Así, los Estados Unidos tienden al optimismo: un 39% cree que 2024 será mejor, un 33% peor, y un 23%, que será igual.

Entre los países latinoamericanos, destaca México, que se sitúan muy cerca de potencias del optimismo como India, con un 62% de optimistas, que doblan a los pesimistas (25%). Argentina, que acaba de cambiar su rumbo político, también se suma al optimismo: el 42% de los ciudadanos del país austral le ven buen aspecto al año venidero, mientras que el 24% cree que será peor. Un caso similar al de Ecuador, donde el 38% celebra la llegada de 2024 y un 25% lo ven sombrío. Perú, por su parte, se lleva la nota negativa y es el único país encuestado del continente donde los pesimistas (30%) superan, aunque por poco, a los optimistas (28%).

En África, la alegría va por barrios. Mientras en Kenya hay casi empate, con un 39% de optimistas y un 40% de pesimistas, Nigeria pone la nota entusiasta, con un 40% de optimistas frente a un 26% de pesimistas.

A nivel global, el 39% de los ciudadanos esperan un 2024 mejor que el actual, mientras que el 26% considera que será peor y el 29% espera que sea igual que el anterior. En conjunto, las cifras son ligeramente más optimistas que las de las últimas encuestas globales, aunque, como se ha visto, el optimismo varía mucho de una zona a otra del planeta.

El trabajo de campo se realizó, en España, a comienzos de diciembre. Tuvo una muestra de 1.000 personas, empleándose metodología online a través del panel Sigma Dos by Trustsurvey.

Más
noticias

Más noticias