La Unión Europea y la inmunidad política – Artículo de Antonio Asencio en El Mundo

La covid-19 ha transformado nuestras vidas, pero, sorprendentemente, no ha alterado nuestras preferencias políticas y electorales. Lo observamos en España y en vecinos como Italia, Portugal, Francia, Bélgica, Polonia y otros países de la Unión Europea, independientemente del impacto del virus en cada uno de ellos.

Después de tres meses de un vendaval que ha desbordado sistemas sanitarios, se ha cobrado la vida de miles de víctimas y ha obligado a confinar a poblaciones enteras, con graves consecuencias económicas, una buena parte de los gobiernos europeos han mantenido un nivel de apoyo similar -cuando no prácticamente idéntico- al que tenían antes de marzo. Especialmente en Europa, no existe una correlación directa entre la incidencia sanitaria del virus y la erosión o fortaleza de sus gobiernos.

Los europeos no castigan a sus gobiernos: en todo caso, los premian, como pasa con la CDU de Merkel en Alemania, que desde marzo hasta ahora pasado del 27 al 39% en intención de voto. Tampoco en esto España es una excepción: el gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos mantiene un apoyo similar al que tenía a principios de marzo, como vemos en las encuestas de Sigma Dos para El Mundo. Aunque aquí, como en Portugal, el Partido Socialista está subiendo ligeramente a costa de su socio, situado más a la izquierda. Para bien o para mal, nos parecemos más de lo que creemos a los países de nuestro entorno.

Ese impacto del virus en la política sí parece darse, con más claridad, fuera de los confines estrictos de la Unión Europea. En Reino Unido, el gobierno de Boris Johnson se ha dejado 9 puntos desde abril, una caída que se corresponde con el rápido ascenso de los laboristas. En los Estados Unidos, Trump se sitúa más de diez puntos por debajo de Biden en los últimos sondeos. En mayo, Bolsonaro había perdido 9 puntos en relación a enero, situándose por debajo del 40%.

¿Está la Unión Europea actuando como factor de estabilidad política y, en cierta manera, “inmunizando” a sus gobiernos ante la crisis de la covid-19? ¿Están siendo los estímulos pactados por Merkel y Macron la “vacuna” que no tuvimos en la crisis de 2008? ¿Responde a esta respuesta económica la ligera bajada de partidos tradicionalmente críticos con la Unión Europea, como los comunistas en Portugal, de la Lega en Italia, de Podemos y Vox en España? No tenemos certezas. Solo preguntas a las que, tal vez, podremos dar respuesta dentro de unos meses.

Antonio Asencio
Director de estrategia y comunicación de Sigma Dos

¡Comparte en redes!

Más
noticias

Más noticias