Voto joven, voto distinto, voto decisorio

El voto joven empieza a mostrar una ruptura cada vez más clara con el resto de votantes. Sirva como ejemplo inicial, de acuerdo a los estudios realizados desde SIGMA DOS durante los tres meses anteriores a las elecciones gallegas celebradas el pasado 18 de febrero – donde el acierto de la estimación de SIGMA DOS fue la más alta con apenas unas décimas de desvío al resultado final – mostró cómo el voto entre los menores de 29 años ya rompía, de manera critica, con el voto de las personas con 30 y más edad. Mientras los jóvenes tenían una clara preferencia por la formación que lidera Ana Pontón (BNG), entre los demás grupos de votantes ganaba el PP.

En Cataluña y País Vasco, los jóvenes también votan diferente. Situándonos en primer lugar en Cataluña y partiendo de las afirmaciones anteriores, las diferencias electorales tienen que ver, mayoritariamente, con los cambios en el sentimiento de pertenencia de los más jóvenes catalanes. Parece, que los jóvenes se muestran más partidarios de formar parte de España que de vivir en una Cataluña independiente. Un sentimiento de pertenencia cuya tendencia se ha incrementado en los últimos cuatro años.

Si nos fijamos en la ilustración 1, vemos cómo entre los electores más jóvenes el sentimiento mayoritario (53,5%) en la última oleada del CEO hecha pública, es el sentimiento de “ser tan español como catalán” mientras que, en este segmento de edad, quienes dicen sentirse “sólo catalán” baja al 7,0%. Para entenderlo mejor, sirva como ejemplo el mismo estudio del CEO que señala que los catalanes de 64 años y más, que dicen sentirse “ser tan español como catalán”, desciende al 42,4%, es decir, diez puntos menos que entre los más jóvenes.

Ilustración 1- Sentimiento (18-24 años) CEO

Este hecho viene a reflejarse en la intención de voto. Mientras que los tres grandes partidos catalanes nacionalista (ERC, Junts y CUP) lograrían un apoyo del 42,1% como así indica la estimación de SIGMA DOS del pasado 24 de marzo en El Mundo, este porcentaje entre los más jóvenes (18-29 años) apenas superaría el 33,5%.

Ilustración 2 – Resultados estimación electoral Parlament Cataluña – SIGMA DOS publicada en El Mundo (24/03/24)

Por tanto, el grueso de los nuevos electores catalanes (243.003) desde las pasadas elecciones al Parlament de Cataluña, pueden ser decisivos en cuanto a la relación de fuerzas entre las formaciones nacionalistas y los partidos denominados constitucionalistas en Cataluña. 

Cabe destacar que las Comunidades Autónomas que conforman el país han venido presentando resultados electorales dispares. La diversidad política estatal se traduce en la diversidad política y de tendencias electorales. Mientras que los estudios y estimaciones electorales de Cataluña muestran una caída de seis puntos porcentuales en las formaciones políticas nacionalistas, en País Vasco la suma de las formaciones nacionalistas, PNV-EAJ y EH Bildu, en conjunto, no cedería más allá de un punto respecto a las últimas elecciones. Estos datos se entienden con dos puntales a considerar completamente diferenciados: las pérdidas de apoyos del nacionalismo entre los jóvenes en Cataluña y el creciente apoyo de los jóvenes en País Vasco a la formación de Eh Bildu.

Los datos que reflejan el último estudio realizado por SIGMA DOS para El Mundo sobre la intención de voto en Euskadi mostraba que EH Bildu lograría un apoyo del 32,3%, a penas dos puntos por debajo del PNV, mientras que esa misma formación podría alcanzar hasta el 46% entre los más jóvenes, siendo la primera fuerza política en este segmento de edad.

Ilustración 3 Resultados estimación electoral Parlamento País Vasco – SIGMA DOS publicada en El Mundo (18/03/24)

Al igual que ocurre en Cataluña, los nuevos electores en País Vasco pueden ser determinantes de cara al resultado del domingo 21 de abril. Teniendo en cuenta a los más de 75.000 nuevos votantes que podrán ir a las urnas ahora respecto al 12 de julio de 2020 y que simbolizan más del 4% del total del censo en estas elecciones, su participación puede decantar la victoria del PNV, o acercar EH Bildu al empate técnico. El voto joven importa, pero en los próximos meses, más todavía.

Como queda reflejado, al menos por ahora en las estimaciones en País Vasco y Cataluña, y en los resultados de Galicia, los jóvenes muestran un comportamiento electoral diferenciado al resto de electores. Estemos atentos: quizá, este voto sea el que marque el cambio o la continuación de los gobiernos catalán y vasco el próximo 21 de abril y 12 de mayo.

Ignacio Clemente, analista de Sigma Dos.

¡Comparte en redes!

Más
noticias

Más noticias